publicidad
La mitad de los empleados de limpieza vive en la pobreza, dice el sindicato.

Estos empleados de limpieza que protestan contra Dell son la cara de la desigualdad en Silicon Valley

Estos empleados de limpieza que protestan contra Dell son la cara de la desigualdad en Silicon Valley

Un ingeniero de software gana lo mismo que cinco trabajadores de mantenimiento en la industria tecnológica. Muchos son hispanos.

La mitad de los empleados de limpieza vive en la pobreza, dice el sindic...
La mitad de los empleados de limpieza vive en la pobreza, dice el sindicato.

SANTA CLARA, California .— El salario promedio de un ingeniero de software ronda los 110,000 dólares anuales en Silicon Valley, la región donde están las principales compañías de tecnología y cientos de startups digitales. Son más de 52.8 dólares por hora.

A ese precio, un ingeniero cuesta casi lo mismo que cinco empleados de limpieza.

“Le da a uno una gran tristeza”, dice Maluisa Méndez, de 54 años, que limpia oficinas en la zona. Intenta frenar las lágrimas detrás de sus anteojos de sol.

“Aquí se maneja mucho dinero”.

Las mujeres y los hombres que limpian las oficinas de las empresas de la revolución digital, en su mayoría hispanos, se están quedando afuera de la bonanza económica que esta industria trae a San Francisco, San José y el resto del Área de la Bahía. La desigualdad dramática que viven quedó reflejada este jueves en una manifestación afuera de las oficinas de la fabricante de computadoras Dell.

Empleados de limpieza en Dell son la cara de la desigualdad en Silicon Valley Univision


Unos cincuenta trabajadores, casi todos hispanos, con camisetas púrpura de su sindicato, marcharon hasta la acera del complejo de edificios de Dell en una zona suburbana de Santa Clara. Bajo el sol fuerte del mediodía californiano, cantaron en inglés y en español para llamar la atención de los trabajadores que volvían de sus almuerzos y los conductores que pasaban por la avenida.

“What’s this about?”, “Worker’s rights!”. “¡Sí a la unión, no a la explotación!”.

Protestaban porque, según acusa el sindicato SEIU-USWW, Dell decidió no cumplir un acuerdo que fijaba un salario de 15 dólares por hora para los empleados de mantenimiento. Dell asegura que la decisión no fue suya, sino de CBRE, la empresa que administra esos edificios.

"Es vivir en la pobreza extrema", dice la mexicana Maluisa Méndez.
"Es vivir en la pobreza extrema", dice la mexicana Maluisa Méndez.

“El año pasado, Silicon Valley generó ganancias de más de 100,000 millones de dólares. Aun así, 48% de los empleados de mantenimiento que trabajan en Silicon Valley viven en la pobreza”, dijo en un comunicado Stephen Boardman, vocero del sindicato.

El salario medio de estos empleados en la región es de 11.76 dólares por hora, agregó: “Pero, según el Centro de Presupuesto y Políticas de California, hacen falta al menos 22.90 dólares para cubrir las necesidades básicas en Silicon Valley”.

Un contrato muy festejado

A inicios de mayo, unos 8,000 trabajadores estuvieron a punto de ir a la huelga en el Área de la Bahía en medio de una negociación con las empresas de limpieza que brindan servicios en los complejos de oficinas de la región. La medida hubiera dejado sin servicios a empresas como Google, Facebook, Intel, Cisco y otras.

publicidad

El acuerdo con 23 empresas de limpieza subió los salarios de 14.24 a 15 dólares por hora (con más aumentos previstos), agregó cobertura dental y visual a los seguros de salud y creó una línea telefónica para reportar casos de violencia sexual y capacitaciones obligatorias sobre el tema. (El año pasado, Univision Noticias reportó que las trabajadoras de este sector suelen ser víctimas de violaciones y acoso sexual).

Sin embargo, el contrato recién aprobado ya no cubrirá a los 20 empleados que limpian el complejo de cuatro edificios de Dell en Santa Clara.

“Semanas después de firmar el acuerdo, la decisión se tomó de echar a la compañía y traer una compañía que no va a respetar eso”, dice Pedro Malave, coordinador del sindicato en el Área de la Bahía.

Dell se despega

Dell asegura que no tiene nada que ver con el caso. “La protesta de SEIU-USWW no involucra a Dell ni a sus empleados”, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico a Univision Noticias. “Es un tema entre el sindicato y un subcontratista de la compañía de administración de las instalaciones, CBRE”.

CBRE explicó que el cambio de empresas de limpieza fue resultado de un concurso entre varias de ellas.

“Hubo un proceso competitivo que involucró a varias empresas, incluido el proveedor actual”, dijo un vocero de la empresa, también por correo electrónico. “ AHI, certificada como empresa propiedad de mujeres, fue seleccionada con base en la fortaleza de su propuesta y sus criterios de desempeño”.

"Hemos luchado demasiado duro", dice Pedro Malave, coordinador sindical...
"Hemos luchado demasiado duro", dice Pedro Malave, coordinador sindical (con el megáfono en la foto).

AHI no tiene trabajadores sindicalizados, según SEIU-USWW. Por lo tanto, no está obligada a respetar los salarios ni las medidas de seguridad acordados en mayo. (AHI no había respondido a un pedido de entrevista cuando publicamos este artículo).

“Hemos luchado demasiado duro para mejorar los estándares aquí, para dejar que de un día a otro ellos se laven las manos y digan: ‘no necesitamos hacer lo correcto con nuestros trabajadores’”, dice Malave, el coordinador.

Sobrevivir en el Valle

El sindicato intenta desde hace años empujar a las empresas tecnológicas a mejorar la calidad de vida de los trabajadores que les brindan servicios, aunque no sean sus empleados directos. En 2014, organizó una protesta durante un lanzamiento de productos Apple para llamar la atención a este tema.

publicidad

“Aunque hemos podido lograr un aumento de 15 dólares la hora, eso no es suficiente”, dice Malave. “Ellos tienen que trabajar dos o tres trabajos para poder sobrevivir, no pueden ni vivir en el Valle. Tienen que vivir en ciudades como Stockton, Modesto, dos, tres horas manejando, para poder llegar aquí y tener suficiente para sus familias”.

Maluisa Méndez, que nació en Michoacán, México, y vive en San José, limpia oficinas en la Universidad Stanford, en Palo Alto, de donde salen muchos de los emprendedores tecnológicos y los ingenieros en informática de la industria. Se sumó a la protesta para apoyar a sus colegas en Santa Clara, porque dice que ni siquiera el nuevo salario es suficiente para mantener una familia en la región.

“Si con 15 (dólares) no podemos sobrevivir dignamente, imagínese ganando a 11”, dice. “Es ora sí que vivir totalmente en la pobreza extrema”.

Hay más ricos... y más pobres

Esto sucede en una región en que los sueldos promedio llegaron a 110,000 dólares anuales en 2015 y el desempleo es menor que el promedio nacional. Solo un 8% de la población es pobre, contra el 16.5% de California y el 15.5% nacional.

Pero ese auge económico tiene un lado oscuro, que es el crecimiento de la desigualdad, según un informe publicado en mayo. “La clase media de la región se encogió mientras que la cantidad de hogares de ingresos bajos y altos aumentó”, escribieron sus autores, Luke Reidenbach and Chris Hoene.

publicidad

El 1% de la población que más gana vio sus ingresos trepar 83% entre 2009 y 2013.

Para gente como Méndez, todos los días hay muchos recordatorios de esa desigualdad. Los yates que navegan por la Bahía. Los convertibles Tesla que circulan por las autopistas. La escasez de alquileres por menos de 1,500 dólares en San José y el condado de Santa Clara.

“Tenemos que vivir dos o tres familias en una sola habitación”, dice Méndez. “No podemos pagar una vivienda (...) Es imposible, tenemos que pagar nuestros alimentos”.

“Es triste ver que estas compañias de grandes tecnologías decidan mejor echarse el dinero a sus bolsillos y no compartir con los trabajadores que tienen a su cargo”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad