publicidad
Vallas con propaganda política en Des Moines, Iowa

Bienvenidos a Iowa: territorio de adictos a la política

Bienvenidos a Iowa: territorio de adictos a la política

En este estado que celebra su caucus el lunes los votantes gozan de un acceso privilegiado a los candidatos

Vallas con propaganda política en Des Moines, Iowa
Vallas con propaganda política en Des Moines, Iowa

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado desde Des Moines, Iowa

Nadie puede reprocharle a Tim Payne que no ha hecho sus deberes como votante.

Después de asistir durante meses a eventos de todos los candidatos, republicanos y demócratas, ha decidido que su voto en el caucus de este lunes en Iowa irá para el senador por Florida Marco Rubio.

"Cuanto más le veo, más me gusta", le dijo a Univision Noticias después de escuchar hablar esta semana a Rubio en un bar de West Des Moines. Cree que el senador hispano es el más presidenciable de entre los republicanos.

Payne dice que ha ido a siete u ocho eventos de Rubio en Iowa. No puede recordar la cifra exacta.

Votantes como él aprovechan la especial atención que los candidatos a las nominaciones presidenciales dedican a Iowa, el estado que da inicio al proceso de selección. Un buen resultado aquí puede ser decisivo para la suerte de los candidatos ya que a algunos los ha catapultado al éxito en el pasado.

Mientras que muchos lugares del país apenas reciben atención, los aspirantes a ocupar la Casa Blanca han llegado hasta el pueblo más remoto de este estado norteño de poco más de 3 millones de habitantes.

Selfies de Tim Payne con varios candidatos presidenciales
Selfies de Tim Payne con varios candidatos presidenciales

A finales de diciembre, el candidato Martin O'Malley se resistió a cancelar un evento a pesar de una fuerte tormenta de nieve. Solo apareció un votante identificado como Kenneth.

Estos días en Iowa, es casi imposible protegerse del bombardeo de publicidad política en vallas publicitarias a los bordes de las carreteras o anuncios de televisión y radio.

Los candidatos invierten buena parte de sus fondos en anuncios de campaña que se emiten solo en este estado. Más de $70 millones han sido destinados a publicidad en esta campaña, según la consultora SMG Delta.

El domingo los votantes del estado tendrán para elegir un menú de hasta 38 eventos de los 15 candidatos en activo, según el rastreador de candidatos del diario Des Moines Register. El sábado la oferta llegó a a ser de 56 actos.

publicidad

Aunque tiene su voto decidido, Payne asistió a tres de esos encuentros. Uno del republicano Ted Cruz en Ames, 40 minutos al norte de Des Moines, donde reside; otro en que Bill Clinton pidió el voto para su esposa, la candidata demócrata Hillary Clinton, 1 hora y 15 minutos al oeste de Ames; y finalmente concluyó el día volviendo a ver a Rubio en Des Moines.

Para él, esa accesibilidad es un privilegio pero al mismo tiempo un deber de cara al resto del país. Quien gana en Iowa, da un gran salto hacia la nominación. Los más débiles, suelen abandonar al día siguiente.

"Hace ocho años casi nadie conocía a Barack Obama y la gente de Iowa se enamoró de él. Le dieron una oportunidad y eso le ayudó a ganar impulso".

Para los activistas de Iowa, la proximidad de los candidatos es una oportunidad para promover sus causas.

La latina Mary Campos cofundó el foro Brown and Black en 1985 para que las minorías de Iowa escucharan en persona a los candidatos y les plantearan preguntas. "Mi plan era exponer los candidatos a los latinos", dice Campos. "Por entonces los candidatos solían reunirse casi únicamente con empresarios", añade.

publicidad

En campañas recientes se generalizaron los eventos de estilo asamblea de municipalidad ( townhall meeting), en que los candidatos contestan a preguntas del público.

Mary Campos muestra su foto con Bill y Hillary Clinton
Mary Campos muestra su foto con Bill y Hillary Clinton


La nuevas generaciones han continuado con esos contactos.

Dreamers como Kenia Calderón han preguntado a candidatos de uno u otro signo político sobre sus políticas de inmigración.

Calderon, que apoyó al candidato Martin O'Malley en octubre, ha tenido desde entonces un trato cercano con el exgobernador de Maryland.

"El día de mi cumpleaños me dio una sorpresa cuando me llamó por teléfono para felicitarme", dice Calderón, que apoya a O'Malley porque percibe que su defensa de los indocumentados es más auténtica que la de otros candidatos.


Ese protagonismo de Iowa genera cierto malestar. Una encuesta de Morning Consult de esta semana indicaba que el 50% de los votantes apoyaría reducir la influencia de Iowa y Nueva Hampshire (segundo estado en votar) en el proceso de nominación presidencial.

Lo sorprendente es que a pesar de tanta exposición, la politicomanía en Iowa es un fenómeno reducido. El caucus republicano de 2012 tuvo una participación de solo un 19%. En parte eso se debe a que en un caucus o asamblea electoral los participantes deben pronunciar su preferencia política delante de sus vecinos, a diferencia de una elección común en que el voto es secreto.

Pero algunos simplemente se desentienden del ajetreo de la campaña. "Conozco a estudiantes que ni se han dado cuenta de que hemos tenido debates y foros en el propio campus", dice Thalia Anguiano, alumna de la Drake University en Des Moines.

A Anguiano le resulta extraña esa falta de interés porque la Drake University tiene reputación de ser un campus políticamente activo, gracias en parte a la presencia frecuente de los candidatos.

publicidad

Pero mientras que estos días el campus está en efervescencia, tras el caucus de este lunes los candidatos harán sus maletas, se olvidarán de Iowa y centrarán su atención en otros estados. Hasta dentro de cuatro años cuando Iowa vuelva a ser protagonista principal.

Lea también: Qué tan importante es el caucus de Iowa

Por qué el caucus de Iowa pone a prueba la "rabia latina" contra Trump

Guía sobre el voto hispano en las elecciones

Conoce a Rocky de la Fuente, el candidato "secreto" que quiere dar la sorpresa

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad