null: nullpx
Elecciones 2018

¿Está en peligro la representación republicana de los cubanoamericanos en el Congreso?

El bastión del sur de la Florida dominado tradicionalmente por políticos de origen cubano enfrenta su mayor desafío en tres décadas el martes ante el avance de una generación más joven preocupada por otros temas y un electorado más diverso.
6 Nov 2018 – 9:19 AM EST

La representación cubanoestadounidense por el estado de Florida en la Cámara de Representantes ha aumentado en los últimos años a menudo ejerciendo una influencia sobre la política exterior de Estados Unidos, especialmente respecto a Cuba.

Rara vez se han enfrentado a la oposición de los demócratas, excepto entre 2013 y 2015, cuando el demócrata Joe García (también de origen cubano) capturó brevemente el escaño del Distrito 26, impulsado por la popular reelección de Barack Obama.

En esta elección, por primera vez, los tres escaños que ocupan los cubanoestadounidenses de Florida son contiendas muy competitivas en los distritos 25, 26 y 27, que se extienden por todo el sur del estado, incluidos los Cayos y partes de Naples y Fort Myers en la costa suroeste.

En dos de los tres distritos, 26 y 27, Hillary Clinton obtuvo la victoria en 2016 con una diferencia de dos dígitos.

Además de los republicanos cubanoamericanos de Florida, en el Congreso hay dos senadores y un representante del mismo origen.

En el Senado, están Ted Cruz, republicano por Texas y quien enfrenta una de las contiendas más seguidas del país ante su contrincante Beto O'Rourke. El otro senador cubanoamericano es el demócrata Bob Menéndez. En la Cámara de Representantes está Alvio Sires, representante por New Jersey. Ninguno de los dos últimos tendrá problemas para renovar su cargo, según los sondeos.

"Independientemente de los resultados del martes por la noche, lo que realmente nos dice es que hay un cambio en esta comunidad (de Florida)", dijo Eduardo Gamarra, encuestador y experto en América Latina de la Universidad Internacional de la Florida (FIU). "Muestra que hay un cambio generacional y que el sur de la Florida se está convirtiendo en una comunidad demócrata".

Quizás al dar por sentada esta tendencia, una de las titulares y la más veterana, Ileana Ros-Lehtinen, decidió no presentarse después de casi 30 años en el Congreso. De los otros dos, Mario Díaz-Balart ingresó al Congreso en 2003 y Carlos Curbelo en 2015. El hermano mayor del primero, Lincoln Díaz-Balart, se retiró invicto en 2011, después de cumplir ocho años.

La primera latina en el Congreso

Después de décadas de migración desde Cuba, el sur de Florida ha sido un territorio fértil para los políticos cubanos en el exilio. La primera elección de Ros-Lehtinen en 1989 marcó un hito en el sur de la Florida, acabando con la dominación blanca y masculina, y al mismo tiempo la convirtió en la primera latina en el Congreso.

Cuando se postuló en 1989 para ocupar el escaño de Claude Pepper, un demócrata legendario, el entonces presidente del Comité Nacional Republicano, Lee Atwater, declaró que el asiento "pertenecía" a un cubanoamericano. Su oponente demócrata, Gerald Richman, respondió proclamando que era "un asiento estadounidense" en un esfuerzo por reunir a los votantes negros y anglosajones.

Ros-Lehtinen prevaleció y nunca miró hacia atrás. Rápidamente hizo sentir su presencia en Washington exigiendo políticas más duras contra el gobierno comunista en Cuba, con un fuerte respaldo de la poderosa Fundación Nacional Cubano Americana en Miami.

"La realidad es que uno tenía que ser de la isla", dijo Joe García, el único demócrata para ganar uno de los distritos en 2012, refiriéndose a la ventaja política de ser cubanoestadounidense. "Nadie consideraría postularse si no tuvieras eso", agregó, y enumeró una lista de los retadores políticos anteriores, todos cubanoamericanos en los tres distritos.

Pero el crecimiento de la población en los últimos años ha hecho que el área sea más diversa, con la afluencia de hispanos de América Central y América del Sur, y grandes poblaciones afroamericanas y judías.

No todo es la dictadura cubana

Los cubanoamericanos mas jóvenes de segunda y tercera generación tienen actitudes más liberales sobre la política de Cuba, así como otros temas, desde la salud hasta la educación.

"Los cubanoamericanos más jóvenes no son tan republicanos devotos", dijo Gamarra.


Las encuestas también muestran que los votantes están interesados en otros temas además de Cuba.

"Los cubanoamericanos no son monolíticos y en este distrito tienen casi las mismas prioridades: atención médica, control de armas de sentido común y la economía", dijo Mary Barzee-Flores, una abogada de Miami y exjueza que está desafiando a Díaz-Balart en el distrito 25.

Si bien no es una fanática del gobernante Partido Comunista de Cuba, apoyó la política de Obama de acercamiento con la isla y criticó los esfuerzos de Trump para revertirla.

“Creo que hay políticos que han utilizado y manipulado el trauma de los cubanoamericanos en estos distritos. No voy a manipular su trauma", dijo Barzee Flores, quien nació y se crio en Florida y está casada con un abogado mexicanoestadounidense.

“Entiendo las dificultades que enfrentaron al tener que huir de una dictadura asesina, la gran frustración y la decepción existencial por no haber podido regresar nunca. Pero no veo esto como un problema en blanco y negro".

Incluso cuando las encuestas muestran que la vieja línea dura de la política de Cuba está perdiendo apoyo entre los exiliados, Mario Díaz-Balart continúa viéndolo como una fórmula ganadora.

Está orgulloso de sus esfuerzos con el senador Marco Rubio, un compañero cubanoestadounidense con quien puede trabajar junto a Trump para poner fin a "la política de apaciguamiento de las tiranías en Cuba, Venezuela y Nicaragua".


Combina eso con una creencia republicana para bajar impuestos. "Tenemos que seguir presionando a las dictaduras en este hemisferio, y la economía va muy bien. No podemos permitir que mi oponente quiera aumentar los impuestos", dijo.

El controversial tema de la salud

Donde los cubanoamericanos son quizás los más vulnerables es en la atención médica que se ha convertido en el foco de los ataques demócratas.

El sur de la Florida es el hogar de la mayor concentración de beneficiarios de Obamacare en el país, y los demócratas están gastando millones en anuncios de televisión recordando a los votantes los esfuerzos republicanos para derogar la Ley del Cuidado de Salud Asequible, mejor conocida como Obamacare, que creó un mercado nacional para seguros de salud a bajo precio.

Barzee Flores acusó a Díaz-Balart de recibir contribuciones de las compañías farmacéuticas, mientras que la demócrata Debbie Mucarsel-Powell, que se postula contra Curbelo en el Distrito 26, destacó su voto para revocar Obamacare.

Sin embargo, Curbelo es considerado un centrista que se ha enfrentado con frecuencia a Trump y ha sido nombrado uno de los legisladores más bipartidistas en el Congreso.

"Sé que ningún partido puede lograr grandes cosas por sí solo, por eso, en todos los asuntos busco colegas demócratas con quienes trabajar", dijo.

Mientras tanto, la tercera demócrata en el Distrito 27, Donna Shalala, ha promocionado su experiencia al dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos bajo el expresidente Bill Clinton y trató de pintar a su oponente republicana, María Elvira Salazar, como una "animadora de Trump".


Salazar, una conocida periodista de Miami y expresentadora de televisión de ascendencia cubana, se presenta para suceder a Ros-Lehtinen.

Mientras se apegaba a la línea dura sobre Cuba, ella dijo que votaría para proteger Obamacare, aunque apoya los esfuerzos para reformarla.

Pero su tono estridente en Cuba y su áspera personalidad en la televisión, pueden herirla en un distrito en el que Hillary Clinton ganó por 20 puntos.

La conexión local cubana es importante, pero no tanto como antes. Nos enteraremos el martes que valor mantiene", dijo Gamarra.


Obama vs Trump: los partidos sacan su artillería pesada en la recta final de la campaña (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Elecciones 2018

Más contenido de tu interés