null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Amor de la calle'

Univision6 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

televisa presenta...

lorenzo: chole con tus choros

de siempre, ¿no, ma?

teodora: pues es que parece

que todo lo que te digo aquí,

nada más te entra por un oído

y te sale por el otro.

lorenzo: y tú pareces

no cansarte.

teodora: estoy cansada

de que seas un bueno para nada.

igualito que tu papá

que se la pasa tomando

todo el día.

lorenzo: pues no es mi bronca,

ni que yo le diera la botella.

teodora: no me contestes así.

lorenzo: pues deja de meterte

en mi vida.

teodora: no estoy dispuesta

a batallar con otro vicioso

como tu papá.

lorenzo: iya me hartaste!

mejor me pinto de colores.

teodora: ipues rápido!

cristina: que bueno

que lo digas.

gina: sí, porque--

iay, fíjate, casi nos tiras!

cristina: ¿qué le pasará

a lorenzo, amiga?

gina: ay, que es un idiota

y no se fija.

cristina: no, gina,

casi choca con nosotros.

fue porque bajó muy enojado.

gina: déjalo, vamos a la--

cristina: no, yo no voy a ir.

gina: ¿y adónde vas entonces?

cristina: pues voy a alcanzar

a lorenzo.

gina: ay, como si no supieras

que siempre se la pasa

peleando con su mamá.

pero como estás

hasta las manitas por él,

siempre te la pasas preocupando.

cristina: pues sí, me gusta.

y no pienso dejarlo solo.

gina: icristina!

cristina: ilorenzo!

ilorenzo, espérame!

ilorenzo!

pensé que no te iba a alcanzar.

¿qué onda?

pasaste junto a mí en el pasillo

y ni me pelaste.

lorenzo: discúlpame, cristina.

otra vez me peleé con mi mamá.

te juro que me dan ganas

de no regresar a la casa.

cristina: ay, te entiendo.

pero mejor no le hagas caso.

ya sabes que doña teodora

se enoja por todo.

lorenzo: estoy tan trabado

del coraje que prefiero

no seguir hablando de lo mismo.

y ya que estás aquí,

acompáñame a casa

de mi primo braulio,

que voy para allá.

cristina: va. [ríe]

siempre nos divertimos

mucho con él.

lorenzo: ¿y tú no tenías

nada que hacer?

¿o por qué estabas ahí?

cristina: no tenía nada mejor

que hacer que estar contigo.

[celular]

lorenzo: ah, entonces por eso--

cristina: ¿bueno?

gisela: ¿hija?

oye, por favor, ve poniendo

a calentar la comida.

ya voy para el departamento.

oye, sabes qué, se me hizo tarde

por un pendiente

que tuve que hacer,

pero ya acabé.

cristina: sí, ma,

no te preocupes.

yo tengo todo listo

para cuando llegues, nos vemos.

no te voy a poder acompañar,

lorenzo, era mi mamá y me pidió

que le tuviera caliente

la comida.

lorenzo: bueno,

te voy a extrañar, nos vemos.

cristina: sí, bye.

>> gisela.

te encargo unos memos

que tienen que estar listos

para que yo los firme

cuando regrese de comer.

gisela: pero, licenciado,

mi hija me está esperando

para comer.

>> el trabajo no puede esperar.

las secretarias como tú

no deberían tener familia.

así que si no quieres

que busque otra persona

que sí pueda cumplir

con lo que le pido,

más vale que tengas el trabajo.

gisela: ni modo.

la situación no está

como para darme lujo

de quedarme sin trabajo.

voy a tener que hablarle

a cristina

para que no me espere.

gina: ay, se me hizo eterna

la primera clase,

ya me urge ir al baño.

cristina: se me hace bien raro

que lorenzo no haya llegado.

ayer ya no me fui con él

a casa de su primo,

y de a gratis,

porque mi mamá me terminó

plantando en la comida.

gina: pues ya apareció

tu adorado tormento.

yo me regreso al salón, amiga.

lorenzo: adiós.

cristina: lorenzo,

¿por qué no llegaste

a la primera hora?

el maestro me preguntó por ti.

lorenzo: me vale, vengo

de casa de braulio

y sacó las caguamas.

cristina: ¿a poco tomaron

tan temprano?

lorenzo: simón, no hay hora

para divertirse.

sabes, cuando abres los ojos

te ves muy bonita.

hasta pareces una muñequita.

cristina: solo estás jugando

conmigo, lorenzo.

lorenzo: no,

siempre te me has hecho

una chava muy bonita.

además de que eres

muy buena onda conmigo.

cristina: y si así lo crees,

¿por qué no me habías dicho

nada antes?

lorenzo: porque me daba pena.

pero ahora que me eché

las caguamas, me di valor.

hasta podría gritar

si eres mi novia.

cristina: claro que sí.

lorenzo y yo ya somos novios.

me llegó y le dije que sí.

gina: neta que no comprendo

qué le ves a alguien

como lorenzo, no estudia

y siempre se la pasa de vago.

cristina: ay, no sé, gina, pero

nos conocemos desde hace

mucho tiempo y siempre

me ha gustado.

me da mucha ternura

porque he visto

lo que ha sufrido en su casa.

>> buenos días, jóvenes.

tomen sus lugares.

¿dónde está tu proyecto,

lorenzo?

no podemos empezar la clase

si no están todos los proyectos

en la mesa.

lorenzo: pues ya estuvo

que no hubo clases, profe,

porque se me olvidó mi proyecto.

alumnos: [ríen]

>> ¿sabes qué?

ya estoy cansado

de estas situaciones contigo.

así que salte del salón

y no regreses a clases.

porque de cualquier manera,

ya estás tronado.

alumnos: [resuellan]

lorenzo: [ríe]

sale.

cristina: oye,

deberías de hablar

con el maestro de electrónica

para que te dé otro chance.

lorenzo: nel, ya no me estés

diciendo de cosas.

que el profe

ya me echó a perder el día

y mejor me voy a ir

a casa de braulio,

porque ya me está dando cruda.

cristina: te acompaño.

lorenzo: isobres!

va a estar genial.

nos la vamos a pasar súper.

¿pero qué hacemos

perdiendo el tiempo

en esta mugre escuela? vámonos.

no hay nada mejor para la cruda

que reactivarla con una caguama

y bien fría.

braulio: y así será mientras yo

siga viviendo solo aquí.

que mis papás

me mandaron a estudiar

sin saber, los muy tontos,

que me dedico a disfrutar

de la vida.

lorenzo: [ríe]

braulio: así que a chupar,

que el mundo se va acabar.

ahora vamos a tomar más fuerte.

¿no te vas negar a brindar

con nosotros, prima?

cristina: no, braulio,

yo no quiero tomar.

mi mamá se va a dar cuenta

porque voy a apestar a alcohol.

braulio: por el olor

ni te preocupes, prima,

el vodka casi ni huele.

lorenzo: además,

yo traigo chicles

para que no te cachen en tu casa

cristina: no sé, lorenzo.

lorenzo: no me puedes decir

que no, muñequita.

tenemos que festejar

que ya somos novios.

además, si ya me aceptaste,

no me desprecies ahora.

cristina: está bien,

pero solo una, ¿eh?

braulio: una no es ninguna.

y dos tampoco dan tos.

lorenzo: esa es mi novia.

a brindar.

salud.

ey, primo, saludsita.

cristina: ¿mamá?

imamá, ya llegué!

¿mamá?

[suspira] no ha llegado.

gisela: cristina.

discúlpame por no venir

a comer otra vez, hija,

pero es que mi jefe

me dio trabajo de última hora.

ya sabes que es especialista

en echarme a perder los planes.

cristina: no te apures, ma.

gisela: traje quesadillas

para cenar.

oye, mi hijita,

¿por qué no te has quitado

el uniforme?

cristina: es que como me dejaron

tanta tarea, pues me apuré

a hacerlo.

gisela: ay, me da gusto

que quieras salir adelante,

para que tengas un mejor futuro

que el mío.

oye, hija, ¿pasa algo?

te noto rara.

cristina: no, no pasa nada, ma.

son cosas tuyas,

vienes tan cansada

que estás viendo cosas que no.

voy por los platos.

gina: ¿segura que estás bien,

amiga? porque vienes

con unas ganas de hacer nada...

cristina: ya te dije que sí,

gina, solo que me desperté

sin ganas.

gina: pues más vale

que te vayan dando.

y más porque nos toca

examen de geografía.

cristina: uy, sí, cierto.

se me olvidó por completo

y no estudié nada.

pero tú me lo vas a pasar,

¿verdad?

bárbara: buenos días, jóvenes.

guarden sus cosas

porque va a empezar el examen.

no quiero ver nada

sobre sus pupitres.

¿alguien sabe por qué

no vino lorenzo si sabía

que tenía examen?

cristina: no la agarre

contra él, maestra,

tuvo un problema

y no pudo llegar.

bárbara: está bien,

luego hablaré con él.

en cuanto termine

de repartir los exámenes,

pueden comenzar a resolverlos.

cristina: me lo pasas, ¿sí?

la maestra se pasó,

estuvo bien abusada vigilando

que ninguno copiáramos el examen

y gina no me pudo pasar

ni una respuesta.

gina: no, la que se pasó

fuiste tú, cristina.

en serio, por lo menos

hubieras estudiado tantito

para responder más o menos.

cristina: ya te dije que no tuve

tiempo.

lorenzo: ay, ya dejen de estar

de aburridas y mejor

aprovechemos que ya acabaron

las clases para irnos

con mi primo braulio,

que ya nos está esperando.

gina: en serio que tú

no te preocupas ni tantito,

porque encima de que solo

llegaste a la última clase,

te perdiste del examen

de geografía.

cristina: ay, gina,

no seas tan apretada.

te va a caer bien echarte

un traguito de vodka.

gina: no, yo no quiero ir.

cristina: ya, no seas cortada.

estamos muy estresadas

por el examen y con el vodka,

pues nos vamos a relajar.

andale, no me puedes dejar sola,

vamos.

gina: está bien,

pero solo un rato, ¿eh?

cristina: bueno.

braulio: toma esta copa

para que endulces esa boquita

tan hermosa que tienes.

gina: no quiero, braulio.

braulio: si quieres

yo te puedo dar de boca a boca.

sirve que así hasta nos damos

nuestros buenos besos.

gina: brincos dieras, fíjate.

y mejor me voy porque

yo no aguanto a los tarados.

cristina: ay.

gina, la estamos pasando bien.

braulio solo está jugando.

lorenzo: tómate uno,

vas a ver que te vas a relajar.

gina: no, no, ya dije que me voy

y me voy, ahí se ven.

lorenzo: ni la peles, muñequita.

la que se lo pierde es ella

y así nos alcanza más

para los tres.

ey, primo, salud.

braulio: salud, sí, salud.

lorenzo: por el profe,

por el profe, va.

[ríen]

gisela: ay, gina, ¿qué tienes?

¿por qué vienes tan enojada?

gina: discúlpeme, señora gisela.

gisela: yo iba a la panadería

para comprar las conchas

favoritas de mi hija,

la quiero consentir.

oye, ¿y dónde está?

estaba segura que andaba contigo

gina: pues ahora no sé

dónde esté su hija, porque

como agarró calle con su novio.

gisela: ¿qué?

¿mi hija tiene novio?

gina: bueno, así parece.

gisela: bueno, ¿y quién es

ese mentado novio?

gina: lorenzo, señora gisela.

cristina es novia de lorenzo.

gisela: ¿qué?

¿lorenzo? ¿el hijo de teodora?

mi vecina.

pero ese muchacho es un vago.

gina: pues qué le puedo decir,

señora.

gisela: no, no me digas nada.

la que me tiene que dar muchas

explicaciones es cristina.

así que ahora mismo

me regreso a esperarla.

nos vemos.

gina: que le vaya bien.

gisela: ajá.

eduviges: buenas tardes,

señora gisela.

gisela: buenas tardes,

doña eduviges, con permiso.

cristina: ¿mamá?

¿qué haces aquí?

[ríe] digo, aquí vives, pero

nunca llegas de tu trabajo

a esta hora.

gisela: ¿por qué no me habías

dicho que eras novia de lorenzo?

cristina: ¿quién te lo dijo?

gisela: eso es lo de menos.

contéstame.

cristina: claro,

nadie más lo sabía y no pudiste

enterarte por otra persona

que fuera gina.

pero me las va a pagar.

gisela: estoy esperando.

cristina: no veo por qué.

y tampoco viene al caso

tu reclamo.

si no te lo dije fue porque

nunca estás en la casa.

gisela: oye, bien sabes

que si no estoy

es porque trabajo.

y hoy que por fin pude

salir a buena hora

porque mi jefe no estuvo,

ahí voy a la panadería

para darle a la señorita

la sorpresa de que íbamos

a cenar conchas de chocolate,

porque son sus favoritas.

y la que se encuentra

con una sorpresa mayor, soy yo.

cristina: pues para ser

la primera vez

que cumples con tu hija,

como que estás viendo

mucho escándalo, ¿no?, ya.

gisela: oyeme, no.

no seas majadera,

a mí no me hablas así.

además ya es muy noche

como para que apenas estés

regresando de la secundaria.

tú no te mandas sola, jovencita.

cristina: pareciera que me mando

sola, porque así estoy siempre,

sola.

gisela: ya basta

del mismo reclamo.

oye, debes ser más solidaria

conmigo.

nada más somos tú y yo solas.

cristina: lo dirás por ti,

porque yo ya estoy con lorenzo.

gisela: ¿qué tengo a lorenzo

ni qué tus narices?

vas a acabar con esa relación.

cristina: no,

no voy a terminar con él

y ya no me estés molestando.

[timbre]

alumnos: [celebran]

bárbara: la próxima clase

seguiremos revisando

los archipiélagos de europa.

pueden salir.

lorenzo, cristina,

quédense un momento.

quiero hablar con ustedes

sobre su examen.

lorenzo: ¿qué pasa

con el examen, maestra?

bárbara: para empezar, que tú

no lo presentaste, lorenzo.

y no me has dado

ni una justificación

para tu falta.

y tú dejaste el examen

en blanco.

¿qué es lo que pasa con ustedes?

sobre todo contigo, cristina,

que siempre has sido

tan buena alumna.

cristina: nada, solo que no tuve

tiempo de estudiar.

bárbara: ¿tienes problemas

en tu casa?

cristina: no, ninguno.

bárbara: ¿y tú, lorenzo?

¿qué tienes que decir?

lorenzo: que no viene

porque me dolía la panza.

y ni me pida justificante

porque no fui al médico.

así que no tengo

cómo demostrarle y...

ni modo.

bárbara: hacen muy mal

en no mostrar interés

en los asuntos de la escuela.

así es que voy a tener

que hablar con sus papás.

cristina: pero, maestra,

eso es injusto.

bárbara: les avisan

que los espero aquí

el día de mañana.

cristina: mugre maestra

que anda metiéndose

en lo que no le importa.

lorenzo: yo también estoy harto

de que me digan

lo que tengo que hacer.

braulio: ya bájenle

a su histeria, ¿no?

ni que fuera para tanto.

cristina: no, sí es para tanto,

braulio.

mi mamá, seguramente,

se va a poner peor que nunca

cuando la maestra

hable con ella.

lorenzo: que se te resbale,

muñequita,

como a mí se me resbala.

yo dejo que mi mamá

gaste saliva porque nunca

le voy a hacer caso.

braulio: ya no estén

de amargados.

que si se vinieron para mi casa

saliendo de la secundaria,

fue para olvidar el mal rato

que les hizo pasar la maestra,

¿qué no?

lorenzo: simón.

cristina: a mí como que el vodka

no me está ayudando,

sigo haciendo corajes.

braulio: no te arrugues, prima.

que yo tengo unos polvitos

mágicos que los hará volar.

para que se olviden

de sus broncas.

bárbara: les agradezco

que se hayan dado el tiempo

para venir a hablar conmigo,

porque estoy muy preocupada

por sus hijos.

gisela: yo también estoy

preocupada, maestra bárbara,

porque he notado un cambio

de actitud en mi hija

desde que se volvió novia

de lorenzo.

teodora: oiga, no le quiera

echar la culpa a mi hijo.

que nadie obligó a su hija

a que fueran novios.

bárbara: no estamos aquí

para discutir, señoras,

ni para buscar culpables.

sino para unir esfuerzos

y tratar de que cristina

y lorenzo tengan más empeño

en la escuela.

teodora: yo no puedo

con mi hijo, maestra.

ya bastante tengo con mi marido

que se la pasa tomando

todo el día.

bárbara: ¿y no le preocupa

lo que pase con lorenzo?

teodora: ay, ¿para qué?

yo traté de educarlo,

pero mi hijo nomás salió

igualito que su papá.

así que yo no voy a gastar

las fuerzas que me quedan

en ese muchacho

que no tiene remedio.

y como ya escuché suficiente,

me voy, buenos días.

bárbara: ¿y usted qué piensa,

gisela? ¿está en la misma

posición que teodora?

gisela: no, maestra.

yo sí quiero ayudar a mi hija.

pero es que me es difícil

estar tan al pendiente

de cristina porque pues,

mi trabajo no me lo permite.

bárbara: siendo así, yo trataré

de ayudarla.

me acercaré más a cristina

para hacerle entender

que debe volver a ser

la misma muchacha estudiosa

que era antes.

gisela: muchas gracias, maestra.

mire, aquí le voy a anotar

mi número de celular

para que estemos comunicadas.

cualquier cosa, ya veré yo

la manera de salirme

de mi trabajo

sin que me cause problemas.

todo sea por el bien de mi hija.

bárbara: así será.

>> llegas tarde, gisela.

gisela: discúlpeme, licenciado.

es que tuve que ir

a la escuela de mi hija.

>> ese no es mi problema.

tendrás que reponer el tiempo

que estás llegando tarde

y se te va a descontar medio día

gisela: oiga, no, no es justo.

si voy a reponer el tiempo

no tiene que descontarme nada.

>> no te estoy pidiendo

tu opinión.

las cosas se hacen como yo digo

y si no te parece, te puedes ir

cuando quieras.

luis: ¿qué está pasando?

>> don luis, buenos días.

le estoy aplicando un correctivo

a esta secretaria porque llegó

tarde.

gisela: pero no

por irresponsable sino porque

tuve que ir a ver un asunto

a la escuela de mi hija.

mire, yo le juro que siempre

he sido muy puntual.

solo en esta ocasión falté

porque mi hija se está metiendo

en muchos problemas y...

bueno, como la crío yo sola,

pues no tengo quién me ayude.

luis: entiendo tu situación,

gisela.

no quiero volver a ver

una situación similar.

desde que entré a la compañía

como nuevo director,

he estado recibiendo quejas

de las compañeras de gisela

acerca de tu comportamiento.

de seguir así voy a tener

que pedirte la renuncia.

>> está bien, don luis.

como usted diga, con permiso.

gisela: muchas gracias, señor.

luis: no te preocupes.

teodora: si no te vas

a meter en el baile,

tampoco me estés causando

problemas.

lorenzo: pues te metiste

en problemas porque quisiste.

¿para qué le vas a seguir

el juego a la maestra

que anda de metiche?

teodora: estás insoportable.

lorenzo: pues si ya sabes

que ni te pelo,

¿para qué andas diciéndome? pero

bien dicen que la que es buey

hasta la yunta lame.

teodora: icállate!

no me hables así.

lorenzo: te odio, mamá.

y nunca más me vas

a volver a ver.

gisela: no es posible que estés

fallando en la escuela, hija.

¿cómo que no respondiste

el examen?

cristina: deja de meterte

donde nadie te ha llamado, mamá.

sigue concentrada en tu trabajo

y déjame vivir mi vida.

gisela: ¿qué te sucede, hija?

tú no eras así.

oye, ¿te estás drogando?

cristina: chale. [ríe]

¿por qué todas las mamás

son tan malpensadas?

luego luego creen

que nos estamos drogando.

gisela: contéstame, cristina,

¿te drogas?

cristina: ya te dije

que me dejes vivir mi vida.

déjame en paz.

gisela: oye, no, no, no.

no te voy a dejar en paz.

porque tú eres mi hija

y me preocupas.

me duele mucho verte así.

¿a ti qué te está pasando?

cristina: isuéltame!

porque no me está pasando nada.

gisela: no, claro que sí.

tú empezaste a cambiar

desde que eres novia de ese niño

y si no quieres, no importa,

porque lo vas a terminar,

¿entendiste?

cristina: no voy a terminar

a lorenzo porque lo amo

y me la paso muy bien con él.

y tú no puedes decirme

con quién ando y con quién no.

así que aunque no quieras,

yo voy a seguir siendo su novia

y con tu pan cómetelo.

gina: ya no estés preocupada,

amiga.

no pusiste atención

a ninguna clase.

cristina: pues es que no me pude

concentrar, lorenzo no vino.

ahí viene.

gina: mejor ve tu sola

a hablar con él.

cristina: mi amor, ¿por qué

no viniste a la escuela?

lorenzo: ya no voy a estudiar,

muñequita.

me agarré con mi mamá

y me fui de la casa.

estoy viviendo con braulio.

cristina: también mi mamá

me leyó la cartilla,

se puso como loca.

quiere que termine contigo

pero por supuesto

que no lo voy a hacer.

que gaste su saliva,

como tú dices.

lorenzo: haces bien, muñequita.

estando juntos nadie

nos va a parar.

vine por ti para irnos

a casa de braulio.

bárbara: cristina,

quiero hablar contigo.

cristina: las clases

ya se acabaron y no tenemos

nada de qué hablar.

además ya le dijo todo

a mi mamá, ¿no?

ya me regañó por su culpa.

bárbara: comprende que estoy

preocupada por ti.

cristina: no necesito

una niñera, maestra.

mejor deje de meterse

en donde no la llaman.

lorenzo: ya la escuchó, maestra.

bárbara: lorenzo,

¿estás drogado?

lorenzo: a usted qué le importa.

yo ya no vengo en esta escuela.

eso fue lo que ganó

por andar de metiche.

vámonos, muñequita.

gina: hace bien en preocuparse

por mi amiga, maestra.

desde que anda con lorenzo,

cristina empezó a tomar.

bárbara: lorenzo ha sido

una mala influencia

para cristina.

y no dudo que un día

empiece a drogarse

por los consejos de lorenzo.

porque aunque no me lo confirmó,

era evidente que venía mal.

[celular]

gisela: maestra, soy--soy yo.

¿pasa algo con mi hija?

bárbara: espero que todavía

no esté pasando nada grave,

señora gisela,

pero temo que cristina

puede caer en las drogas.

gisela: sí, yo también

lo he pensado.

hay algo muy raro en mi hija,

pero es que no me quiere

escuchar.

se ha vuelto muy rebelde

y grosera conmigo y--

y no está dispuesta

a terminar con lorenzo.

bárbara: no se puede

dar por vencida,

tiene que seguir luchando

para recuperar a su hija.

lorenzo puede arrastrar

a cristina a la trampa

de las drogas, en la que él,

con toda seguridad ya cayó.

gisela: lo voy a hacer.

no habrá nada en el mundo

que me detenga para rescatar

a mi hija.

muchas gracias por,

por avisarme, maestra.

bárbara: cualquier cosa

la mantengo informada.

hasta luego.

gisela: hasta luego, maestra.

luis: gisela, ¿qué te pasa?

¿está todo bien?

gisela: ay, que pena.

que pena, señor, disculpe, yo--

yo sé que no es el lugar

para ponerme así, pero es que--

es que los problemas con mi hija

han crecido.

luis: dime si puedo ayudarte

en algo, con mucho gusto

te ayudo.

gisela: bueno,

se lo voy a confiar

porque no tengo con quién

hablar de esto, pero es que--

es que temo que mi hija

está consumiendo drogas.

luis: pues sí es un grave

problema, gisela.

voy a conseguir los datos

de un centro de apoyo

para que puedas rescatar

a tu hija.

gina: [llora] muchas gracias.

luis: se ve que eres una buena

mujer.

y quiero que sepas

que no estás sola.

gisela: ya me dijo la maestra

que lorenzo

anda metido en drogas.

y no quiero que te vaya

a convencer que también

te metas esas porquerías.

cristina: lorenzo no me va

a convencer de nada.

gisela: claro que sí, hija.

mira nada más cómo has cambiado

influida por la actitud rebelde

de ese muchacho.

cristina: no, no es por su culpa

sino por culpa tuya.

la culpa de todas las mamás

que se quieren meter en nuestras

vidas pero no se los vamos

a permitir.

gisela: pues aunque te rebeles,

me voy a seguir metiendo.

y si tú no quieres decirme nada

yo me voy a encargar de hacerte

unas pruebas médicas

para asegurarme de que en efecto

no te estás metiendo drogas.

cristina: tú no me puedes

obligar a nada.

gisela: claro que puedo.

porque soy tu mamá.

y de una vez te digo

que si el examen sale positivo

entrarás inmediatamente

en un centro de atención

del que ya me están

consiguiendo los datos.

cristina: iya me tienes harta!

iya no te soporto más!

no voy a dejar que mi mamá

me separe de lorenzo.

y me eche a perder la diversión.

antes me voy de la casa.

gisela: cristina, hija,

vamos a platicar ahora

que estamos más tranquilas.

¿cristina?

cristina se fue.

mi hija se fue de la casa.

cristina: [gime]

[gime]

me duele mucho la cabeza.

lorenzo: a mí también.

pero como sé que es la cruda,

pues ni me aguito para no correr

al hospital.

braulio: ¿sigues aquí?

¿te quedaste a dormir?

cristina: sí, ni me acuerdo

en qué momento me quedé dormida.

estaba confiada en que me podía

quedar.

braulio: seguro que en tu casa

te andan buscando.

cristina: pues no me van

a encontrar porque me salí.

voy a vivir aquí con ustedes.

braulio: no, prima.

una cosa es que vengas

de vez en cuando

y otra muy distinta

que te quedes aquí.

lorenzo: primo, no seas gacho.

cristina es mi muñequita

y no tiene adónde ir.

braulio: no voy a cargar

con ella.

una cosa eres tú,

que eres mi primo,

pero ella ni de la familia es,

así que se largue.

lorenzo: pues si ella

no se puede quedar, yo tampoco.

gisela: cristina se fue

de la casa, maestra,

y no está en el departamento

de lorenzo.

fue ahí donde la busqué

por primera vez, pero teodora

me dijo que lorenzo

también se fue.

bárbara: cálmese, gisela.

vamos a poner un alerta

en las redes sociales

por si alguien ha visto

a cristina.

gisela: caramba, ¿dónde podrá

estar mi hija?

fui a buscarte a tu departamento

pero tu mami me dijo

que ya te habías venido

a la escuela.

le pedí a la maestra

que te dejara salir

para que me dijeras si tú

sabes algo.

gina: sí, señora gisela,

tal vez yo sé dónde

encontrar a cristina.

siempre se va con lorenzo

a meter a la casa de un primo

de él, yo sé dónde vive.

gisela: bueno entonces,

¿qué esperamos?

vamos en este momento.

tengo que encontrar a mi hija.

hasta luego, maestra.

bárbara: suerte.

gisela: te exijo que llames

a mi hija y no te esfuerces

en negármela porque yo sé

muy bien que está aquí.

braulio: cristina sí estuvo aquí

pero no iba a dejar

que se quedara a vivir,

así que la corrí de la casa

junto con lorenzo.

gisela: ¿pero cómo puedes ser

tan cruel?

braulio: esa no es mi bronca.

ya parecía que yo

la iba a mantener,

después de todo

lo que me gorroneó

de alcohol y cocaína.

gisela: ¿qué?

¿qué? ¿qué dijiste?

braulio: apadriné a su hija

con sus primeras líneas

de cocaína.

viera que atascadita resultó.

cristina: ¿ahora qué vamos

a hacer?

yo pensé que braulio

iba a dejar que me quedara

con ustedes.

lorenzo: mi primo es un tarado.

cristina: ¿y si me regreso

a mi casa?

lorenzo: no, muñequita.

tú no me puedes hacer eso.

tú sabes que yo

ya no voy a regresar a mi casa.

cristina: no sé qué hacer.

sí quiero estar contigo, pero--

no que nos quedemos en la calle.

lorenzo: siempre hay

donde nos podamos quedar,

no te preocupes.

además, tú y yo nos la vamos

a pasar muy bien.

le volé a mi primo su reserva

para que se le quite

lo gandalla.

cristina: siendo así, entonces,

no tengo que regresar a mi casa.

que bueno que te la volaste,

porque ya tengo ganas.

lorenzo: vayamos a un lugar

tranquilo donde nos podamos

enfiestar a gusto.

gisela: disculpa que te haya

preocupado, tía, pero es que

como vives hasta el estado

de méxico yo pensé que mi hija

se había ido contigo para--

para estar lejos de mí.

sí, sí, sí, no te preocupes.

yo voy a seguirla buscando.

pero si tú llegas a saber algo,

por favor, avísame.

sí, bueno, hasta luego.

[timbre]

ay, señor luis, no--

no lo esperaba, pase.

luis: me enteré por compañeras

tuyas que no fuiste a trabajar.

y lo que te está pasando.

¿has tenido noticias de tu hija?

gisela: nada, señor luis.

disculpe que no haya podido

ir a trabajar.

luis: comprendo, gisela.

no vine a regañarte.

sino para decirte que te tomes

el tiempo que necesites

para encontrar a tu hija.

y no te preocupes por tu sueldo,

no te voy a descontar

ningún día.

gisela: no sé cómo agradecerle

su comprensión, señor luis.

luis: no lo hago

para que me lo agradezcas.

aunque me daría mucho gusto

que empezaras a tutearme.

gisela: sí, está bien, luis.

y no sabes cómo me ayuda saber

que cuento con el apoyo

de alguien en estos momentos

en los que yo no sé nada

de mi hija, nada.

lorenzo: hace días

que se nos acabó la reserva

que le volé a mi primo.

y desde entonces no nos hemos

metido nada.

cristina: también ya llevamos

un rato sin comer,

no aguanto el hambre, lorenzo.

lorenzo: ya sé.

se me ocurre que vayamos

por el rumbo de la merced,

igual y por ahí

podemos comer algo y hasta sacar

unos pesos para meternos cocaína

y ponernos al tiro, ¿te late?

cristina: pues nada perdemos

con intentar, vamos.

eduviges: esa muchacha

se me afiguró a cristina.

luis: no te des por vencida.

gisela: es que ya no sé

por dónde buscar a mi hija.

bárbara: yo estoy al pendiente

de mi perfil para ver

si comentan algo sobre cristina,

pero nada hasta ahora.

[timbre]

eduviges: se me afiguró

al principio, pero ahora

estoy segura, gisela.

gisela: ¿qué?

¿de qué habla, doña eduviges?

eduviges: de cristina.

le puedo jurar que vi a cristina

gisela: pues vamos ahora mismo

a buscarla, vamos, vamos.

lorenzo: no manches.

esta fruta está podrida.

cristina: está pasada,

pero al menos va a calmar

la solitaria.

>> ey, chamaca.

¿tú también estás en el negocio

como las chavas de allá?

cristina: ¿qué le pasa,

viejo marrano?

claro que no le hago al talón.

>> pues qué lástima, ¿eh?

porque con un baño,

tú y yo pasaríamos un rato

muy muy a gusto.

y de paso pues, te llevarías

una muy buena lana.

lorenzo: ¿y de cuánta lana

estamos hablando?

cristina: ilorenzo!

>> dos mil, palpantes y sonantes

nada más porque se ve

que está bien tiernita.

lorenzo: andale, cristina,

acepta la propuesta.

con eso podemos comprarnos

más droga.

nada más un ratito, cristina.

>> acepta, chamaca.

[música]

[música]

cristina: no, perdóneme, no.

lorenzo: ¿qué pasó, muñequita?

¿a poco ya?

cristina: no, no pude.

nada más de sentir sus manos

me arrepentí.

lorenzo: entonces no te importo.

no me amas.

si me amaras harías lo que sea.

¿no ves lo mal que estoy?

cristina: sí, si veo lo mal

que estás.

la que no te importa a ti soy yo

¿cómo te atreviste a venderme

con ese tipo con tal de tener

dinero para que te drogues?

lorenzo: no te hagas,

si también eres igual

de atascada que yo.

cristina: sí, pero no sería

capaz de llegar tan bajo.

porque yo sí te amo

pero tú no me amas a mí.

solo me quieres a tu lado

para no terminar de hundirte

solo.

pero ya no te quiero

cerca de mí, ya no te quiero.

[llora]

virgencita,

¿cómo pude ser tan tonta?

¿cómo pude caer tan bajo?

todo por seguir el amor

de un chavo.

perdóname,

por favor, virgencita.

perdóname por ser tan mala hija.

no pensar en mi mamá.

ella ha sido muy buena conmigo.

por favor.

por favor te pido

que mi mamá regrese.

me deje regresar a su lado.

que me perdone por haberla

cambiado

por el amor de la calle.

eduviges: iay! bendita sea

la virgen de guadalupe

que estás aquí.

tu mamá no ha dejado de buscarte

desde que te fuiste.

ha recorrido todas las calles.

y la pobre ya no puede más

con la angustia.

incluso hace rato

fuimos a buscarte

a donde me pareció verte

pero ya no había luces de ti.

cristina: por favor,

doña eduviges,

¿me da permiso de bañarme

en su casa?

no quiero que mi mamá

me vea así.

eduviges: claro que sí, mi hija.

ya después iré al mandado.

luis: que bella está la rosa

que encoraste en la recámara

de tu hija.

gisela: sí, le estoy echando

agua para que conserve así

y mi hija la pueda admirar

cuando venga, porque va a volver

luis: así va a ser, gisela,

ya lo verás.

no te desalientes por no haberla

encontrado por donde tu vecina

dijo verla.

[timbre]

luis: yo abro.

eduviges: gisela,

le tengo una sorpresa.

gisela: mi hija--

cristina: mamá.

gisela: regresaste.

cristina: perdóname, mamá.

te suplico que me perdones.

perdóname y déjame que vuelva

a tu lado, por favor.

gisela: pero cómo no te voy

a aceptar si eres el motivo

de mi vida.

cristina: gracias, mamá.

prometo que voy a cambiar.

voy a ir a ese centro de apoyo

del que me hablaste.

iré todo el tiempo

que sea necesario

para dejar el alcohol

y las drogas y nunca más volver

detrás de un amor de la calle.

gisela: me hace muy feliz

escucharte decir que quieres

dejar atrás esa vida.

y yo te voy a ayudar, mi hijita.

luis: si me lo permiten.

yo seguiré al lado de gisela,

porque desde que la conocí

siempre la he tenido

en mi mente y en mi corazón.

gisela: no sé, luis.

mi hija me necesita

más que nunca.

cristina: mamá, acepta el amor

del señor.

yo ya te he hecho sufrir mucho

y mereces ser feliz.

gisela: bueno, está bien.

cómo no amar al hombre

que me ha dado tanto

cariño y protección.

cristina: el amor

es uno de los sentimientos

que nos pegan

más intensa y fuertemente

a los seres humanos.

a veces podemos perder la razón

ante tan grande emoción.

tanto que ese amor nos puede

extraviar y no vemos

que lo depositamos

en una mala persona.

a la que seguimos ciegamente

hasta la calle.

muchas veces escuchamos decir

a nuestros papás,

que esa persona a la que amamos

no nos conviene

porque es la equivocada, pero

nuestra falta de experiencia

hace que nos cerremos

y pensemos que son ellos

los que se equivocan.

pero lo único que buscan

es que no pasemos

por el sufrimiento de aferrarnos

a un "amor de la calle".

[música]

>> desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

>> juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo... ♪

Cargando Playlist...