null: nullpx

¿Estar a dieta te pone de malas? Todo tiene una explicación

Cada vez que alguien dice "Estoy a dieta" viene acompañada de una montaña de emociones, pero tranquila, que todo tiene una razón lógica y te decimos cuál es
9 May 2019 – 12:46 AM EDT
Reacciona
Comparte
1/15
Comparte
Estar a dieta siempre nos mentaliza a las siguientes palabras: Restricción, hambre, régimen, disciplina y seamos honestas, la verdad es que estas palabras no siempre caen en un contexto positivo.
Crédito: Shutterstock
2/15
Comparte
Sí, estar a dieta nos puede llegar a poner muy de malas y es que claro, estamos cambiando hábitos (no siempre buenos) y el cambio, aunque sabemos que es para bien, la renuencia de todo nuestro cuerpo incluida nuestra actitud se ven comprometidas. Thinkstock
3/15
Comparte
Una de las principales causas suceden cuando nos sometemos a dietas choque, que son en las que se eliminan grupos completos de alimentos y sí, casi siempre se van los azucares de nuestra vida.
Shutterstock Images LLC
4/15
Comparte
Seguro has escuchado que el azúcar es una droga, es cierto, ya que la ausencia de esta en nuestro organismo hace las veces de quien busca eliminar la adicción por el tabaco o incluso la cocaína, justo así. El consumo de azúcar se vuelve adictivo por la sensación de placer, bienestar y felicidad que nos genera.
Crédito: iStock
5/15
Comparte
Es por eso que cuando se va de nuestra dieta, nuestro cuerpo la pide a gritos y eso tiene que ver con el hecho de que la ingesta de azúcar se aloja en la parte del cerebro donde se obtienen las recompensas, sí, esa gratificación que te das en el día con un colgado “Me lo merecía”, esa parte se alimenta también con sexo y felicidad.
Shutterstock
6/15
Comparte
¡Sí, leíste bien! El sexo, la felicidad y la ingesta de azúcar, están en la misma frase y en la misma parte del cerebro.
Crédito: Shutterstock
7/15
Comparte
Pero no solo la falta de azúcar te genera mal humor, ya que factores como el hecho de no comer lo que nos gusta es razón suficiente para dejar de producir endorfinas o también conocidas como “hormonas de la felicidad”. Crédito: Thinkstock LLC/Picture Quest
8/15
Comparte
¡Así es! El simple hecho de no comer lo que te gusta en una dieta incrementa las posibilidades de que estés de malas. Crédito: Shutterstock
9/15
Comparte
Además de eso, viene el sentido de frustración por no lograr los objetivos en el tiempo que tenías previsto, misma emoción que nos lleva a la desesperación y el enojo.
Crédito: Shutterstock
10/15
Comparte
Pero no todo es negativo aquí, eso te lo prometo. Porque por ejemplo, una vez que comienzas a ver beneficios en tu dieta, comienza a disiparse la frustración y el enojo y va cambiando por emociones positivas como el ánimo y la autosuperación.
Crédito: Shutterstock
11/15
Comparte
También es importante que reconozcas que el camino no será fácil, pero siempre que tengas un rush súper poderoso de ansiedad intenta tomando agua o comiéndote un pedacito de chocolate que contenga más del 70% de cacao. ¡Te vas a sentir feliz!
Crédito: Shutterstock
12/15
Comparte
Otra cosa que no debes olvidar es combinar la alimentación con ejercicio, recuerda que mantener tu cuerpo en movimiento también es una forma de liberar endorfinas, o lo que es lo mismo liberas la felicidad.
Crédito: Shutterstock
13/15
Comparte
Además puedes ponerte una meta con algo que te guste, ponte en la mira un vestido y cómo quieres verte con él, ponte retos y mídetelo cuantas veces sea necesario hasta que llegues a verte tal como estás esperando.
Crédito: Shutterstock
14/15
Comparte
Otra gran motivación para evitar el mal humor cuando estás a dieta es buscarte ‘partners in crime’, esto quiere decir que no hagas tu dieta sola, únete con tu pareja o algún compañero de trabajo.
Crédito: Shutterstock
15/15
Comparte
Compra nueva ropa para ejercitarte, esto también te ayudará a sentir que estás en una etapa de renovación. ¡Arriba, que estás a nada de lograrlo!
Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés