null: nullpx
Cargando Video...

Como Dice el Dicho - 'A fácil perdón, frecuente ladrón'

31 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

jaime: yo no la quería lastimar,

solo la quería robar.

silvia: amor, ya voy a tomar

el camión, te veo en la parada,

¿sí?

no te tardes, por favor,

hoy me tocó la tanda y traigo

todo el dinero

esteban: no te preocupes,

mi amor.

yo estoy ahí, ¿qué crees?

te preparé la comida y te compré

una película de acción

padrísima.

silvia: ah, oye, padrísimo

para ti.

ya sabes que a mí me gustan

los musicales.

esteban: mi amor, es "feel",

tu favorita.

silvia: te amo, esteban,

chau.

contesta, esteban, por favor.

[buzón de voz]

contesta.

[grita]

¡no, mi bolsa!

[grita]

¡no, me robó, agárrenlo!

[grita]

¡agárrenlo!

esteban: mi amor,

estás sangrando.

silvia: ¡me acaba de robar

la bolsa!

esteban: ¿nadie te ayudó?

silvia: no, ya sabes

que aquí cada cual se rasca

con sus propias uñas.

esteban: a ver, ven.

silvia: me cortó.

esteban: ven, cálmate, cálmate,

ven.

jaime: igual ni le pasó nada

a la vieja esa.

>> ¿qué hubo, mi rufián?

¿y mis tacos?

jaime: se me fue la onda.

al rato te llevo.

primero tengo que encontrarme,

ya sabes cómo se pone mi vieja.

>> ¿qué no vas a ir

con la banda?

el chancla me dijo que hoy hay

movida en el metro.

jaime: híjole, no.

ahí te encargo que le digas

que no puedo, tú tampoco, ¿eh?

¿o qué?

¿te vas a perder los taquitos?

>> conste, ¿eh?

nomás no me dejes plantado.

jaime: no, no, no, ya me voy.

ya sabes cómo se pone.

>> sí, "bye".

pato: la policía anda ya

muy cerca de atrapar a la banda

de los "hunter", chavos

entre los 10 y 17 años

que se dedican al robo

callejero.

10 y 17 años.

herrera: en efecto,

mi querido pato.

estamos a nada de atraparlos.

marieta: hola, ¿le sirvo

el café de siempre?

herrera: sí, por favor.

marieta: perfecto, con permiso.

tomás: es que se han vuelto

el azote de la ciudad.

yo no entiendo cómo es que roban

y roban una y otra vez.

y a veces, como dice el dicho,

"a fácil perdón, frecuente

ladrón".

herrera: ahora las redes

sociales les facilita

la comunicación

y la coordinación entre ellos.

pero eso mismo será

su perdición, ya lo verá,

don tomás.

tomás: ay, caray.

marieta: aquí está su café.

herrera: muchas gracias.

marieta: oiga, licenciado,

¿y cómo van los juicios orales?

herrera: viento en popa, ¿eh?

pato, ya que estás en eso, a ver

si encuentras una nota que salió

sobre uno de nuestros mejores

magistrados.

pato: a ver.

herrera: ahí debe estar.

pato: aquí hay unos, vamos a ver

en "mundo".

esteban: tenemos que ir

a denunciar, silvia.

silvia: ay, sí, ¿cómo no?

como si sirviera de algo,

vivimos donde se comete el 50%

de los robos de la ciudad.

esteban: mi amor, ya sé que son

más los malos que los buenos,

pero las autoridades

están cambiando,

vamos a denunciar.

silvia: no tiene caso.

a ver, ¿qué hicieron

las autoridades con lo del robo

del departamento

de doña laurita?

dime.

¿ves?

exactamente eso, nada.

no hicieron nada.

denunciar es una pérdida

de tiempo.

esteban: claro que no, silvia.

mira, ahora están los juicios

orales.

dicen que la policía

y el ministerio público le echan

más ganas a la investigada.

además, graban los juicios,

como en las películas.

así como te gusta.

silvia: ay, sí, claro.

parece que estuvieras hablando

de otro país.

esteban: bueno, ¿qué te pasa,

silvia?

silvia: [gime]

esteban: ¿sabes qué?

vamos al hospital, para mí

que está infectada

la herida, ¿eh?

y de ahí, vamos al ministerio

público.

y no te estoy dando opciones.

hay que levantar el acta.

¿sí?

[llaman a la puerta]

jaime: hola, muñeca, ya estoy

aquí afuera.

carmen: ¡hola!

a ver, ya, espérate.

no veas, que no veas.

jaime: ¿por qué?

carmen: por favor, a ver.

derecho, ahí.

ahora te sientas, ahí, quieto.

¡"tarán"!

jaime: ah, qué buena onda,

muñeca, ya te inscribiste.

carmen: sí, ya.

jaime: guau.

carmen: ya ahí están

mis productos, ahora solamente

me falta un modelo.

jaime: ¿cómo que un modelo?

carmen: ajá, un modelo, un niño

guapo, de ojos claros, barbita,

cabellito güero, tú.

jaime: no, no, a ver.

yo no me veo con el pelo morado,

¿eh?

no, ni lo sueñes.

carmen: ay, qué mala onda.

no, sí, qué mala onda.

¿qué?

ya estoy, ya.

jaime: yo también te tengo

una sorpresa, cierra los ojos.

por favor, ciérralos.

carmen: no, si vas a sacar

tu comida--

jaime: ciérralos, espera,

todavía no.

poquito más, ya, ahora sí.

carmen: mi amor, es todo

mi estilo.

jaime: y mira este,

con un brochecito que le pongas,

va a quedar superchido.

carmen: oh, me encanta,

muchas gracias.

solo por eso te voy a pagar

con la moneda que más te gusta.

jaime: ¿segura?

carmen: segura, ¿tú estás

seguro?

jaime: sí.

herrera: señorita silvia

morales, cualquier modificación

a su declaración, por favor,

hágala saber.

silvia: esto me parece un mero

reclamo, yo lo que quiero es

que atrapen al ladrón

y lo refundan en la cárcel.

herrera: señorita morales,

estamos actuando

conforme a derecho.

y esto supone un proceso

que usted ha iniciado

al declarar los hechos.

silvia: ¿y de qué sirve?

yo vine aquí buscando justicia,

no a llenar hojas y hojas.

herrera: mire, ahora usted está

enojada y por eso piensa así.

esta declaración es la base

para poder detener al agresor.

de ahí sigue procesarlo,

sentenciarlo y finalmente

encarcelarlo.

silvia: ¿y los datos que puse

aquí no le van a servir

al delincuente para venir

en mi contra?

herrera: no, no, yo estoy

a cargo de su caso y voy a hacer

todo lo que esté en mis manos

para que se le haga justicia.

silvia: solo espero

que si lo atrapan,

si es que lo hacen,

no lo dejen libre

como el que robó a mi vecina.

¿por qué no lo encarcelaron?

herrera: desconozco ese caso,

señora.

pero debe de saber que todo

acusado es presunto

inocente y ahí es donde nosotros

tenemos que armar bien el caso

y probar

que de lo que se le acusa

es cierto.

usted confíe que estamos

haciendo nuestro trabajo.

silvia: esto es una burla.

¿de cuándo acá un delincuente

es inocente?

>> creí que ya me habías dejado

como novia de pueblo,

todo vestido y alborotado.

jaime: ¿qué pasó, changuito?

te dije que después de visitar

a mi peor es nada, te traía

tus taqueches, ¿sí o no?

tú confía en tu valedor, papá.

órale, éntrale.

pato: no, no es cierto.

tomás: bueno, ¿y ahora qué pasa,

pato?

pato: es que un amigo,

don tomás, me acaba de avisar

que la banda esta

de los "hunter" tomó por asalto

varios vagones del metro.

marieta: ¿qué?

ay, no, qué mala onda.

tomás: ¿cómo que varios vagones

del metro?

pues, ¿cuántos muchachos son?

tomás: no, son muchísimos,

don tomás, ¿se acuerda

que aquella vez que leímos

la nota decía

que chavitos desde los 10 años

se ponen ahí a robar?

marieta: ¿10 años?

ay, no, no, esto sí no lo puedo

creer.

tomás: bueno, lo que no

terminaste de leernos hace rato

es cómo le hacen.

pato: ah, vea, cada chavito

tiene su celular, se textean,

se ponen de acuerdo por mensaje

del teléfono, ya cuando están

todos así listos, cada uno

se pone en la puerta del metro,

cuando se abren las puertas,

ellos se meten y así, en bola,

desvalijan a los pasajeros.

sin que nadie se dé cuenta.

todo esto lo hacen en, no sé,

dos minutos y, mire, sin ningún

arma como de fuego.

pura arma blanca.

tomás: hasta parece que estás

hablando de una película

de policías y ladrones.

pato: no, don tomás, y lo peor

es que esto los policías

no lo pueden detener.

silvia: estoy de acuerdo

con todo.

herrera: por favor, firme usted

en la parte de abajo,

como le hace usted

en su identificación oficial,

por favor.

carmen: si hoy vas a trabajar,

¿te puedo encargar otro reloj?

es que el que tenía tuve

que venderlo para comprar

más artículos de mis catálogos.

ay, pero no te enojas, ¿verdad?

jaime: mi amor, tú puedes

pedirme lo que quieras,

eres mi reina.

es más, de hecho chance voy hoy

a la colonia high park,

ahí te consigo tu relojote.

para que se la presumas

a todas tus clientas.

carmen: uy, si vieras cómo

me lo chulean.

bueno, aunque sí hay

una que otra envidiosa

que, ay, no, no, no.

oye, ¿qué es ese dicho que dice:

"a fácil perdón,

frecuente ladrón"?.

es que no lo entiendo.

jaime: no, no sé, mi amor.

y la verdad ni me importa.

carmen: bueno.

jaime: ¿acabaste?

carmen: ya.

herrera: hola, buenos días,

buenos días, don tomás.

¿cómo están, chicos?

¿cómo andan?

tomás: ¿cómo le va, licenciado?

¿qué, lo de siempre?

herrera: no, don tomás, hoy

vamos a variarle un poco.

póngame un juguito de esos

energetizantes, anoche tuvimos

redada y dormí muy poco.

marieta: yo lo puedo preparar,

¿sí?

enseguida vuelvo, con permiso.

tomás: pasa.

jaime: pato, la cuenta.

pato: sí.

jaime: oye, muy buenos

los tamalitos, ¿eh?

también los juguitos

de hace rato.

pato: fueron dos tamales,

dos jugos, son 60 pesos.

herrera: déjame ayudarte.

jaime: no, está bien.

pato: no, no seas así.

es que no he ido al banco

a cambiar, ¿no traes

los 60 pesos?

jaime: híjole, no, "bro".

pero no te preocupes.

a mi morra le gusta venir,

ahí luego me lo pasas.

pato: ¿seguro?

bueno, entonces aquí

los esperamos.

le debo 140 de cambio.

ándale, gracias.

herrera: oiga, don tomás,

¿este joven es cliente?

nunca lo había visto.

tomás: pues, últimamente

ha venido, yo creo

que porque a su novia le gusta

nuestro café.

herrera: pues, como que están

muy jóvenes para estar

en el café a esta hora.

deberían de estar en la escuela

o en el trabajo, ¿no?

tomás: ¿ya qué, licenciado?

usted como buen profesional

de su trabajo, todo le hace

sospechar de todo.

herrera: puede ser, don tomás,

pero el miedo no anda en burro.

mire.

¿le parece que este chico

pueda ser un delincuente?

tomás: ¿con esa cara?

herrera: bueno, pues,

con esa cara acaba de despachar

a toda su familia al otro mundo.

desconfíe de los que tienen

buena cara, porque pueden ser

los peores.

gracias a su apariencia

no despiertan sospechas

y puede ser que si estás junto

a él, la pases muy mal.

[música]

[música]

>> holita.

¿qué hace usted aquí?

>> nada, hijo, no, no

te preocupes, sigue jugando.

me confundí de vecindad.

pensé que aquí vivía mi hermano.

sigue jugando.

esteban: te tengo una sorpresa.

cierra los ojos.

ciérralos.

ya, ábrelos.

[ríe]

silvia: no, no, esteban.

es demasiado, no puedo

aceptarlo.

esteban: amor, te urge

un teléfono.

no puedes estar sin uno

de estos, además, no me costó

tan caro y tiene tu mismo

número.

silvia: bueno, al menos

el ladrón que me robó el celular

no lo va a poder usar,

porque tenía clave.

esteban: claro.

silvia: lo que me preocupa es

que ya sabe dónde vivimos y sabe

dónde trabajo.

una amiga me contó que conoció

un entrenador que estuvo no sé

en qué ejército y que está dando

cursos de defensa personal.

además, me dijo que está

guapísimo.

esteban: ah, ¿sí?

pues más vale que tomes

el curso, ¿eh?

porque te voy a atacar cada vez

que te vea.

jaime: tranquila, tranquila.

sí sabe, ¿no?

siga caminando.

pero sonría, damita,

si no le voy a hacer nada.

a mí me gusta tratar muy bien

a quien se porta bien conmigo.

a ver, pásame el relojito.

rápido, rápido, rápido.

eso, muy bien.

silvia: sí, ya casi lo domino.

no está tan difícil.

eres un lindo, gracias

por preocuparte por mí.

esteban: oye, ¿ya fuiste

a tramitar las credenciales?

silvia: sí, ya voy de regreso

a la casa.

te veo más tarde, beso, te amo.

carmen: hola, ¿qué tal?

¿cómo estás?

oye, mira, vendo productos

de belleza, no sé

si te interese, son muy buenos,

importados.

buena calidad, buen precio.

piénsalo, unas brochas,

o tal vez, no sé, maquillaje.

silvia: muchas gracias,

ahora no necesito nada.

carmen: ah.

silvia: está muy bonita

tu cadenita.

carmen: ah, muchas gracias.

me la regaló mi amigovio.

[ríe]

bueno, te dejo el folleto

con mi número, cualquier cosa

me llamas, gracias.

>> no, no, a ver, pásamela,

pásamela.

jaime: dámela, dámela,

¿la lana que aposté qué?

no la voy a perder

por el tarado del árbitro.

a ver, espérate, hazte

para allá.

a ver, dámela.

tengo que ganar este partido,

si no, voy a perder toda

la lana, hombre.

silvia: yo no estoy loca,

esteban.

esteban: no digo que estés loca,

silvia.

solo digo que no creo que sea

la única cadenita con la mitad

de un corazón nada más, ven.

silvia: sí, ya sé que no es

la única, pero da la casualidad

de que esta es diferente

a las demás, trae tu nombre

grabado.

esteban: bueno, no vamos

a pelear por eso, ¿o sí?

silvia: no, yo sí voy a pelear.

a ver, quítatela.

te voy a demostrar que es

igual a la que traía esa chava.

a ver, míralo.

¿la ves?

esteban: sí.

silvia: ¿qué ves diferente?

trae el borde ligeramente

acanalado.

¿lo ves?

¿o estás ciego?

esteban: no, no estoy ciego,

¿sí?

como tú no estás loca.

silvia: me estás ofendiendo.

esteban: tú empezaste, silvia.

¿yo qué hice?

carmen: [chista]

[chista]

pato: ¿te estás desinflando?

¿o por qué el "sh, sh"?

carmen: [ríe]

oye, ¿no has visto

a mi amigovio?

con el que venía hace rato.

pato: no, sí me acuerdo de él,

pero no, no lo he visto.

¿te dejaron plantada?

[ríe]

carmen: [ríe]

sí, parece que sí.

pero oye, ¿tu baño?

pato: está aquí,

en estas puertas, a la derecha.

carmen: gracias.

pato: sí.

¿quién deja plantada

a semejante chulada de mujer?

caramba.

marieta: oye, pero es medio

vulgar, ¿no?

pato: no importa, o sea,

el chiste es si está guapa o no.

y ella está guapa.

marieta: oye, pero ¿no te parece

raro que haya venido dos veces

el mismo día?

pato: oye, tú ya te pareces

al licenciado este herrera,

ya andas sospechando de todo

el mundo.

marieta: claro que no.

pato: ay, claro que no.

marieta: ay, mira, hablando

del rey de roma.

hola.

herrera: hola, chicos, ¿cómo--?

marieta: esta silla está

ocupada, pero usted se puede

sentar en esta si quiere.

herrera: muchas gracias,

muy bien.

¿me puedes traer un cafecito,

por favor?

marieta: sí, claro,

con mucho gusto.

[celular]

pato: [tose]

herrera: hola, ¿cuál es

la situación?

¿y ya les tomaron fotos?

de acuerdo, voy para allá.

pato: ¿qué pasó?

herrera: oigan, ¿no es esa

la chica que estaba

con su amiguito en la mañana?

pato: ah, sí, pero creo

que la dejó plantada ahora.

[ríe]

herrera: bueno, quería comer

una rica ensalada, pero el deber

me llama.

marieta: sí, qué lástima.

herrera: me saludan a don tomás.

marieta: de su parte,

licenciado, hasta luego.

jaime: ya te dije que tuve

un business fuera de la ciudad.

carmen: pues a la siguiente

avísame, porque neta estaba

superpreocupada.

me tenías con el jesús

en la boca.

jaime: bueno, pero es que eso

no es novedad, ¿qué?

¿pensaste que me había

ido con otra?

carmen: no, no digas esas cosas.

solamente avísame y ya.

jaime: oye, te encantó

el relojito, ¿eh?

carmen: ay, la verdad sí.

todas mis clientas me van

a envidiar.

jaime: oye, ¿qué vamos a comer?

me estoy muriendo de hambre.

carmen: ay, bueno, está bien.

a ver.

jaime: oye.

carmen: ¿qué?

jaime: tengo dinero.

y quiero que nos vayamos

a la playa.

lo vamos a pasar bien chido.

carmen: claro que voy contigo,

¿cuándo?

jaime: no sé, el fin de semana.

¿o tienes algo mejor que hacer?

carmen: eh, tengo que entregarle

unos productos a una clienta,

pero ¿me acompañas?

jaime: va, ¿saliendo?

carmen: sí.

jaime: me encanta que seas

tan jaladora.

carmen: [ríe]

bueno, ya, ¿no que tenías

mucha hambre?

jaime: sí, ya, pues, ahí voy.

carmen: ya, sírveme, ándale.

silvia: ¿no que la policía era

tan eficiente y tan picuda?

ni siquiera una llamada,

¿no te das cuenta, esteban?

ir ahí solo fue una pérdida

de tiempo, y ahora

hasta más coraje me da.

esteban: bueno, mi amor,

cálmate, por favor.

mira, yo creo que sí están

investigando, solamente

que esas cosas toman su tiempo,

¿sí?

[celular]

¿bueno?

sí, aquí está, se la comunico.

¿ya ves?

el licenciado herrera, te dije.

silvia: ¿sí?

sí, buenas tardes.

claro.

sí, paso por ahí y lo busco.

muchas gracias.

esteban: ¿qué te dijo?

silvia: quiere que vaya

para que vea unas fotografías

a ver si puedo identificar

al asaltante.

esteban: ¿ya ves?

silvia: ¿tú crees que hayan

agarrado al ladrón?

esteban: claro que sí, bueno,

a lo mejor.

ojalá, ¿no?

[música]

[música]

silvia: este, este, es él.

es él, ¿dónde está?

¿esos son sus cómplices?

herrera: eh, eh, tranquila,

tranquila, por ahora eso es

todo.

usted estará al pendiente,

la vamos a llamar por teléfono

para continuar con el proceso.

silvia: licenciado, es que...

es que tengo que decirle

que sí tengo un poco de miedo.

luego uno denuncia

a esos delincuentes y su gente

toma represalias contra uno.

herrera: no, no, no tiene

por qué preocuparse.

silvia: claro que tengo

de qué preocuparme.

él tiene mis credenciales,

sabe dónde vivo.

herrera: a ver, señorita

morales, ¿en este tiempo

la han acosado?

¿la han amenazado?

silvia: no, no, nada de eso.

herrera: entonces puede usted

estar tranquila.

tengo a un investigador tratando

de reunir pruebas.

no se preocupe, muchas gracias

por su tiempo.

tomás: los principios rectores

de los juicios orales

dentro del nuevo sistema penal

acusatorio son oralidad,

defensa e igualdad

entre las partes, concentración

de todo el proceso

en menos tiempo y expedito.

pato: sí, pues, claro, eso está

clarísimo.

¿cómo no lo va a entender?

si está clarísimo.

marieta: a ver, el licenciado

herrera dijo que en una

audiencia pública, el juez

tiene que escuchar al que acusa,

al que defiende

y a los testigos.

y una vez que tiene la

declaración de las dos partes,

pues, entonces con base en eso,

ya se hace la sentencia.

tomás: así no hay nada

de que los inocentes se vayan

a la cárcel.

y un año después los dejen

en libertad por el consabido:

usted disculpe, esto ha sido

una lamentable equivocación.

marieta: el licenciado herrera

también dijo eso, porque hay

veces que--

pato: ya, a ver, ya, ya, a ver,

marieta, o sea, ya.

como que te gusta ¿no?

el licenciado herrera,

habla todo el tiempo de él.

marieta: sí, la verdad sí,

porque es mi amor platónico.

pero, pues, yo sé que él es

mucho más grande que yo.

aunque en el corazón

no se manda.

tomás: lo bueno es que tienes

los pies en la tierra, aunque el

corazón no se manda, para eso

se nos dio la razón y el sentido

común.

pato: siempre es bien sabido,

don tomás.

¿ya escuchaste? ¿ya escuchaste?

órale, órale.

carmen: oiga, no, suéltelo.

pero ¿por qué lo estás

agarrando? si está conmigo.

no me toques, perro.

esto no se puede hacer.

no, ¿a mí qué me enseñas

tu porquería esa?

no, espérate.

¡oigan!

herrera: vamos a grabar todo

lo que digas, tienes que mirar

a la cámara.

¿entiendes lo que acabo

de decir?

jaime: sí.

herrera: habla fuerte y claro,

¿entiendes lo que te acabo

de decir?

noah: sí, licenciado.

herrera: dime tu nombre

completo, domicilio y edad.

jaime: me llamo jaime pérez,

pero todos me conocen

como "rufián".

y vivo con mi chava.

herrera: la dirección.

jaime: calle maple 36, colonia

"el chiquito".

herrera: el nombre de tu amiga

y tu edad.

jaime: se llama carmen,

y tengo 17.

herrera: ¿puedes demostrarlo?

jaime: claro.

herrera: ya no le creo, ¿y tú?

>> yo tampoco le creo.

jaime: tengo 17.

herrera: ¿17 años?

jaime: sí.

herrera: tenemos que suspender

este interrogatorio,

apaga la cámara.

te vamos a remitir al tutelar

de menores, para que ahí juzguen

tu caso.

llévenlo al tutelar.

jaime: no me toque, a ver,

espérese.

carmen: mi amor, ¿estás bien?

no, no me toque, señor.

jaime: estoy bien.

carmen: ¿seguro?

si no, vamos a derechos humanos.

ellos defienden

a los delincuentes.

herrera: lo siento, pero

te tienen que trasladar.

carmen: ya, señor.

¿trasladar a dónde?

herrera: al joven jaime pérez

se lo va a trasladar

a las autoridades

correspondientes para

el seguimiento de la denuncia

en su contra.

el joven afirma tener 17 años.

yo no tendré que informarle nada

a usted, pero lo hago para que

se quede tranquila.

carmen: o más bien te da miedo

que te denuncie con derechos

humanos.

ay, ¿saben qué?

voy al periódico este, testigo,

que siempre dice la verdad

y con mi tocaya, para que

los ponga en su lugar.

herrera: secretario, trasládelo,

por favor.

>> adelante, por favor.

jaime: no me toque, soy menor

de edad.

carmen: qué bueno que no

tuvieron pruebas contra ti,

mi amor.

salud.

jaime: salud.

[ríen]

te dije que no me iban a poder

encerrar en el tutelar.

carmen: ¿sabes qué estoy

pensando?

deberías dejar de ir a esa casa

abandonada.

jaime: no es tan fácil, nena.

soy el encargado de la banda,

no le puedo decir al jefe así

que me voy y ya.

carmen: que se consiga otro.

jaime: no es tan fácil, bebé.

todos los que tenía

de encargados se terminan

robando la merca.

yo soy el único que le ha salido

honrado, la neta.

carmen: [ríe]

buen chiste, buen chiste.

jaime: no, no te burles.

yo robo para vivir y uno

que otro lujito, ¿no?

no soy como otros que entre más

tienen, más quieren robar.

oye, ¿tienes la lanita

que te di a guardar?

carmen: sí.

jaime: [ríe]

silvia: ¡ustedes tienen que

hacer algo! ¡yo no puedo

ni dormir del miedo!

¿a alguien de su familia

le ha pasado algo así?

no, ¿verdad?

seguro ellos sí tienen seguridad

o tienen un policía.

herrera: ya basta, srta.

morales, entiendo lo que usted

está pasando y créame

que seguimos investigando.

tenemos pruebas que pertenecen a

la llamada cadena de custodia.

tenemos que guardar y cuidar.

se encontraron cerca

del domicilio que tenemos

registrado.

estamos cerca de atraparlo.

pero como ya le dije,

no lo podemos detener

sin pruebas concluyentes.

y de momento, esto no

es suficiente.

silvia: sí, mientras ustedes

buscan y buscan pruebas yo estoy

en peligro.

ese infeliz con cara de angelito

no es menor de edad, por favor,

eso se le nota.

herrera: yo la entiendo.

pero él logró presentar un acta

de nacimiento donde muestra

que sí lo es.

silvia: licenciado, licenciado,

él tiene que pagar

por lo que me hizo a mí.

y quién sabe a cuánta gente más.

herrera: tranquilícese

y tenga confianza en nosotros.

uno de mis mejores

investigadores está buscando

las pruebas que necesitamos.

creemos que ese chico pertenece

a una banda de asaltantes.

estamos muy cerca de ellos,

vaya a su casa y déjenos

trabajar.

silvia: son unos ineptos.

[música]

pato: mire, don tomás, un video

donde asaltan los famosos

"hunter".

tomás: son muchos.

pato: sí, canijos.

tomás: qué bárbaros.

herrera: hola, hola,

¿cómo están?

tomás: hola, licenciado.

pato: mire, justo le estoy

enseñando a don tomás un video

donde asaltan los "hunter"

estos.

herrera: eso se va a terminar,

pato.

estamos a nada de capturarlos.

ni siquiera van a saber

por dónde les vamos a llegar,

ya lo verás.

tomás: bueno, son un montón.

ni cómo enfrentarlos,

licenciado.

oiga, licenciado, menudo trabajo

que tiene, ¿eh?

herrera: pero es muy

satisfactorio cuando

logramos hacer justicia

y que los ciudadanos sientan

que estamos cumpliendo

con nuestro deber.

tomás: eso me gustó.

carmen: [suspira]

viva el mundo patito.

oye, mi amor, gracias.

oye, ahora que el tutelar

de menores se quedó con tu acta

falsa, te voy a sacar otra

para cuando la necesites.

jaime: no, mi amor, no funciona

así.

mejor la saco con la edad

que me convenga.

carmen: ay, pero ¿es neta

que nunca has tenido un acta

de nacimiento?

jaime: pues, no, solo me acuerdo

que mi mamá me decía que yo

había nacido en un día malo.

herrera: gracias, don tomás.

está delicioso como siempre.

bueno, me tengo que ir.

me saludan a marieta.

tomás: hasta luego, licenciado.

qué corta visita, caray.

hasta luego, licenciado.

herrera: gracias, hasta pronto.

jaime: acuérdate que soy menor

de edad.

[ríe]

>> este asalto sí rifó, ¿no?

lo voy a subir.

esteban: ¿qué hubo? buenas,

¿cómo andan?

oye, ¿a poco son videos

de asaltos?

¿me dejas verlos? ándale.

es que soy bien fan de esos

videos, por favor.

en buena onda, ¿sí?

a ver.

oye, está bueno, ¿eh?

¿me lo mandas a mi celular?

ándale, ándale.

>> simón, nomás porque nos

caíste chido te voy a mandar

unas fotitos que también

tenemos ahí.

esteban: órale, apunta

mi celular.

>> va.

[llaman a la puerta]

carmen: pásate, amor.

>> hola, buenas tardes.

¿se encuentra, rufián?

carmen: no, está trabajando.

>> ¿y como a qué hora regresa?

carmen: no sé, no tiene hora

de llegada, pero si quiere

regresar más tarde.

>> muchas gracias.

carmen: adelante, póngale

seguro, por favor.

silvia: ¿tú crees que sí sirva

de algo el video que

le entregamos al licenciado

herrera?

esteban: claro que sí, mira,

clarita se ve la cara del tipo.

esa gente es buena grabando

con celulares.

me dijeron los vecinos que luego

usan eso para extorsionar

a la gente.

silvia: ay, dios mío, pero

¿en qué infierno vivimos?

qué horror, ¿en qué lugar

nos tocó vivir?

[celular]

¿bueno?

sí, licenciado, dígame.

¿cómo?

¿atraparon al asaltante?

ay, muchas gracias.

no lo puedo creer, voy a poder

volver a dormir tranquila.

carmen: ay, tranquila, no te voy

a robar nada.

silvia: está muy bonita

tu cadenita.

carmen: ah, muchas gracias,

me la regaló mi amigovio.

bueno, te dejo el folleto

con mi número, cualquier cosa

me llamas.

a ver, espero que agarres

la onda.

o retiras la denuncia en contra

de mi novio o tú y tu fulanito

la van a pasar muy mal, ¿eh?

silvia: ¿cuál fulano?

yo no sé de qué me habla.

carmen: ah, ¿no?

ay, pero qué tonta, ¿o te haces?

bueno, más te vale que levantes

la denuncia en contra

de mi novio.

si no, la van a pasar muy mal.

estás advertida.

silvia: este fue el volante

que me entregó cuando

nos encontramos el otro día

en la calle.

en ese momento yo no sabía

que ella era la novia

de mi agresor.

y cuando regresé

a mi departamento encontré esto.

herrera: a ver, srta. morales,

tranquilícese, por favor.

si habla usted así de rápido,

no la puedo entender.

silvia: licenciado,

cuando me amenazó, lo primero

que hice fue llamar a esteban,

pero no me contestó.

entonces, decidí regresar

a mi departamento para traerle

el volante y contarle

la amenaza.

pero cuando abrí la puerta,

encontré esa nota en el piso.

además, ella trae mi cadenita,

yo se la vi puesta.

por favor, son razones

suficientes para no dejarlos

más libres.

herrera: sí, srta. morales,

esto aún no termina.

vaya a su casa.

nosotros le seguiremos

notificando.

silvia: ¿y si me pasa algo?

herrera: no, no, no le van a

hacer nada, son unos novatos,

créeme.

silvia: créame usted que

a la policía no le importa

mi seguridad.

[música]

[música]

silvia: esteban, contesta,

¿dónde estás?

[ruido]

¿qué te pasó?

mi amor, ¿qué te pasó?

¿estás bien?

mira cómo estás.

esteban: me acorralaron

y me golpearon, pero estoy bien,

no pasa nada.

silvia: no, ¿cómo que estás

bien?

esteban: me voy a bañar y ya.

silvia: la novia del tal rufián

me amenazó si no quitaba

los cargos y ahora mira

cómo te dejaron.

voy por el botiquín, ¿eh?

esteban: ¿quién es la novia--?

¿quién es la novia

del tal rufián?

silvia: la que te dije

que el otro día me ofreció

los productos de belleza.

ella tiene mi cadenita, voy

a llamar al licenciado herrera.

licenciado herrera, enciérrelos

ya, por favor.

mi marido llegó todo golpeado

a la casa, ¿qué más necesitamos?

está bien.

los agarraron, esteban.

esteban: ¿de verdad?

ay, ¿ya ves?

juez: sr. jaime pérez, como

en las anteriores audiencias

y siguiendo el protocolo,

le vuelvo a preguntar.

¿se le han dado a conocer

sus derechos?

jaime: sí, señor juez.

juez: ¿los ha entendido?

jaime: sí, señor juez.

juez: ¿es su deseo que

el licenciado arturo bonilla

sea su abogado defensor?

jaime: sí, señor juez.

juez: ¿entiende que está

bajo arresto por el delito

de robo con violencia en contra

de la persona de silvia morales?

jaime: yo no hice nada, yo no sé

nada de ningún robo de bolsa.

silvia: mentiroso,

eres un mentiroso.

juez: srta. morales, por favor.

guarde silencio.

hablará usted cuando llegue

su turno.

pato: pues, eso me dijo esteban,

¿cómo ven?

que ya citaron a declarar

a su novia, porque según ya

agarraron al que le robó

la bolsa, según.

tomás: ¿ya ven, chicos?

cuando uno denuncia, la justicia

cumple, se aplica.

arturo: ¿dónde estaba usted

cuando ocurrieron los hechos?

jaime: ese día y a esa hora

estaba en el cine con mi novia

carmen.

arturo: ¿ha visto usted

a la srta. silvia morales

anteriormente?

jaime: no.

silvia: mírame, mírame,

malnacido.

juez: srta. silvia morales,

si no guarda usted silencio, voy

a tener que pedirle que abandone

la sala.

arturo: ¿conoce usted alguna

razón por la cual la srta.

silvia morales lo identifica

a usted como el hombre

que le robó el bolso?

jaime: no sé por qué haga algo

así, ya le dije que yo estaba

en el cine con mi novia.

arturo: no más preguntas,

señor juez.

juez: ¿desea la fiscalía

interrogar al imputado?

herrera: sí, señor juez.

juez: sr. jaime pérez, esté

atento a lo que va a decir el

agente del ministerio público.

es importante que entienda

lo que va a exponer.

herrera: ¿ha visto usted

estos objetos antes?

jaime: no, nunca los he visto.

herrera: estaban estos objetos

dentro de la bolsa

de la srta. morales que usted

mismo--

arturo: protesto, señor juez.

el ministerio público está

induciendo la respuesta.

juez: esa pregunta no constará

en los registros.

herrera: el ministerio público

va a proyectar un video

que prueba el hecho por el que

se lo acusa al indiciado.

le advierto que este video

ha pasado la prueba pericial

de explanometría facial.

que se lo explique su defensor,

por favor.

juez: por favor, tome asiento

mientras vemos el video.

herrera: señor juez, por todo

lo anterior, el ministerio

público reitera la solicitud

de que se dicte sentencia

al sr. jaime pérez.

juez: ¿existe por parte

de la defensoría alguna

objeción?

arturo: sí, señor juez,

la defensa considera que las

pruebas no son contundentes.

los peritos no han entregado

sus pruebas todavía.

juez: sr. jaime pérez,

se hace de su conocimiento

que se seguirá una investigación

exhaustiva en su contra.

todavía es de que se le imputa

el siguiente hecho: delito

de robo con violencia

y de lesiones, además del delito

instantáneo, tal como

lo establece el código penal

vigente.

¿ha entendido la imputación?

jaime: sí, señor juez.

juez: tiene derecho a declarar

o a guardar silencio.

si declara, todo lo que usted

diga será usado en su contra.

y si no declara, de ninguna

forma se tomará esta decisión

en su contra.

consúltelo con su abogado

defensor, por favor.

¿cuál es su decisión?

jaime: deseo guardar silencio.

silvia: maldito mentiroso.

están dejando ir

a un delincuente.

herrera: por favor--

pues, les cuento que el tal

rufián quedó imputado por delito

instantáneo de robo

con violencia y con lesiones.

tomás: qué pena que estos niños

se quieran aprovechar de su edad

para cometer estos crímenes.

pato: no, no, don tomás, pero

eso no es todo.

cuéntele, licenciado.

cuéntele.

herrera: bueno, después viene

la etapa de vinculación

a proceso por considerarse

que existen pruebas suficientes.

pato: y eso es como

en las películas,

¿no, licenciado?

sí, don tomás, te pregunto,

me preguntas, te pregunto,

me contestas...

herrera: bueno, bueno,

eso ya corresponde a la etapa

de audiencia de juicio oral.

la defensa y yo como ministerio

público presentamos nuestros

alegatos de apertura,

presentamos testigos, peritos

y pruebas.

arturo: ¿trató de huir usted

por la ventana cuando

le llevaron la orden de arresto?

jaime: no, bueno, no es

que tratara de huir--

juez: como ya se le instruyó al

inicio de este juicio, usted

solo deberá contestar sí o no.

jaime: no.

arturo: es todo, señor juez.

juez: ¿el ministerio público

tiene alguna pregunta?

herrera: sí, señor juez.

¿reconoce usted esta bolsa

y esta navaja?

marieta: oigan...a ver, pato,

quítate.

pato: sí, pásale, pásale.

marieta: a poco empezaron todo

esto sin mí.

pato: marietita, se me hace raro

que no hayas llegado antes,

porque te encanta atender

al licenciado, ¿no?

¿lo pensé o lo dije?

marieta: lo dijiste, pato,

como siempre.

tomás: no interrumpas, pato.

siga, licenciado, por favor.

herrera: bueno, se presentaron

todas las pruebas reunidas

en cadena de custodia

por el investigador.

el sobre con el dinero, la bolsa

y la navaja se obtuvieron

mediante una orden de cateo

en el domicilio proporcionado

por el imputado.

señor juez, el dictamen

de dactiloscopía determinó

que las huellas dactilares

del imputado son las mismas

que están en la bolsa

de la víctima y de la navaja.

este es el diagnóstico médico

que muestra que la lesión

de la afectada es grave.

y como una prueba más, presenta

usted el acta falsificada que

presentó el acusado para hacerse

parecer como un menor de edad.

juez: abriremos un espacio para

revisar las pruebas presentadas

y volver con nuestro veredicto.

este juzgado ha llegado

a un veredicto.

verificando lo anterior,

hemos tenido datos que sustentan

la acusación formulada

contra el imputado.

conforme a datos de prueba

que arroja la investigación.

sr. jaime pérez, ¿acepta usted

responsabilidad en el delito

penal en el modo de delito de

robo con violencia y lesiones

y en el delito instantáneo

tal como lo establece el código

penal vigente y de acuerdo

a datos de prueba que arroja

la investigación que

se presentó en esta sala?

jaime: sí, señor.

carmen: no, señor juez,

espéreme, tiene que saber algo.

yo soy la culpable, él es

inocente, él no se robó nada,

yo fui la que consiguió

el acta falsa.

la navaja también es mía.

yo asalté a la señora, fui yo,

él es inocente.

diles que eres inocente.

suélteme.

silvia: ella, ella tiene

mi cadenita, lo pueden comprobar

porque trae el nombre

de esteban grabado.

deténganla.

marieta: entonces, ¿al final sí

lo sentenciaron?

herrera: sí, además,

se le acumularon penas

por presentación

de documentos falsos,

por asociación delictuosa

y pandillerismo.

tomás: qué bueno que eso de

los juicios orales sí funcionan

y que recibió su merecido.

porque, como dice el dicho:

"a fácil perdón,

frecuente ladrón".

brisa: ♪ tanto amor

que me derrites el corazón

que se me va la respiración

es tanto amor

tanto amor ♪

Cargando Playlist...