publicidad

Armando Hernández es El Faquir

Armando Hernández es El Faquir

Desidioso, alburero y con un ácido sentido del humor, pero con una cabellera abundante al estilo de Jim Morrison.

Fue el de la desaparecida banda Vómitopániko, originario del defectuoso (barrio de Tlatelolco, edificio Tamaulipas, departamento 501-a sección norte). De 27 años y apenas 53 kilos de peso, pero una cabellera abundante al estilo de Jim Morrison.

Es un virtuoso de la música. Con sentido del humor bastante corrosivo, de piel sensible al sol, alérgico al polvo, vegetariano por convicción (y ahora por necesidad), ex líder estudiantil de la prepa 5.

Admirador del Ché Guevara, divorciado y con una hija de 7 años. Es el guitarrista de la banda y le va al América el muy gay, sabe que le debería ir a los Pumas pero es un trauma que no ha superado.

Es el hombre del mañana, desidioso, huevón, alburero, vive como en un jet lag permanente y de pronto se nos queda en pausa. Es claustrofóbico, odia los elevadores y obvio, no se sube a un avión a menos que esté dopado (que es muy seguido).

publicidad
publicidad
INEGI revela que en el 2016 más de un millón de mujeres reportaron vivir un incidente de violencia sexual en el trabajo, mientras más de 300 mil reportaron hostigamiento en el trabajo. La cifra entre distintos delitos sexuales refleja una gran discrepancia entre la violencia vivida y la denunciada.
Luego de las declaraciones del presidente Enrique Peña Nieto en temas de seguridad, Eduardo Sánchez, Coordinador de Comunicación Social de la Presidencia y Vocero del Gobierno de la República, respondió que el mandatario es respetuoso de la ley electoral.
El dueño del pitbull que asesinó a una menor de edad en Coyoacán fue vinculado a proceso por homicidio y lesiones culposas, pero podría enfrentar juicio en libertad ya que no es considerado como un delito grave. Los padres de Sarah, están inconformes y exigen justicia por la muerte de su hija.
Cerca del Colegio de Occidente de ciudad Obregón, la maestra Rocío Romero realizó un simulacro para proteger a los alumnos del enfrentamiento que ocurria a unos metros de distancia. Desde hace 5 años en todas las escuelas y centros de trabajo en Sonora se implementa el protocolo café que significa resguardarse de una balacera tirándose al suelo en un lugar seguro.
publicidad