null: nullpx
Detector de Mentiras

DeSantis calla ante una de las peores mentiras sobre las vacunas del covid-19

Un funcionario municipal dijo, delante de un micrófono y al lado del gobernador de Florida, la falsedad de que las vacunas alteran el ARN humano. DeSantis tuvo la oportunidad de desmentirlo pero no lo hizo. Analizamos el porqué de su pasividad en esta edición de “Crónicas de la desinformación”.
16 Sep 2021 – 01:35 PM EDT
Comparte
El video grabado en el evento registra no solo el silencio sino la pasividad con los que DeSantis escuchó el falso mensaje del funcionario del Ayuntamiento de Gainsville. Crédito: Arte: Arlene Fioravanti

Ni un solo músculo se movió en el rostro del gobernador de Florida, Ron DeSantis, cuando, el 13 de septiembre, un funcionario del Ayuntamiento de Gainsville que estaba al lado suyo se pusó delante de las cámaras, alcanzó un micrófono y dijo que “las vacunas contra el covid-19 alteran el ARN [el ácido ribonucleico, una molécula que se encuentra en las células humanas y que puede guardar información genética como el ADN]”. La inacción del gobernador tiene un motivo. DeSantis hizo un peligroso cálculo político y prefirió callar y otorgar. Su decisión, sin embargo, todavía puede cobrarse vidas.

Desde el punto de vista de los que luchan contra la desinformación, es desesperante descubrir que llevamos combatiendo esta falsa asociación entre las vacunas y el ARN desde el año pasado y que DeSantis desperdició la oportunidad de desmentirla.

El 24 de septiembre de 2020 es la fecha del primer artículo publicado en inglés sobre el intento de relacionar los componentes de las vacunas que se estaban creando para hacer frente al covid-19 con un cambio imaginario en la composición genética de las personas que las recibirían.

Ese día, el equipo de Science Feedback explicó con detalles que, aunque las nuevas vacunas tuvieran partes del ARN del nuevo coronavirus, jamás tendrían la capacidad de alterar la composición genética de los humanos. Era algo tan claro como dos y dos no son cinco. Pero la falsedad cruzó el planeta.

En los últimos 12 meses, más de 90 verificaciones semejantes que desmontan esa falsedad se han difundido por todo el mundo. Según la información extraída de la base de datos de la alianza # CoronaVirusFacts, esta asociación falsa entre vacunas y ARN, mayoritariamente impulsada por el movimiento antivacunas, fue desmentida otra docena de veces en inglés y muchísimas veces en idiomas como español, portugués, alemán y turco. ElDetector de Univision Noticias preparó incluso una infografía en la que explica el desmentido .

Aun así, DeSantis se mantuvo callado el 13 de septiembre.

El video grabado en el evento, archivo que circula por las redes sociales y por los apps de mensajería, registra no solo el silencio sino la pasividad con los que DeSantis escuchó este falso ataque a los programas de inmunización.

Por lo que parece, al oír la mentira esparcida por el funcionario de Gainsville, el gobernador pensó primero en la política y de forma egoísta. Calculó el número de votos que puede sumar con los antivacunas y prefirió alinearse con ellos en lugar de defender el bienestar y la vida de tantos otros.

El silencio de DeSantis se suma a muchas otras medidas que el gobernador tomó recientemente y que demuestran que el republicano trabaja para ganar los corazones negacionistas.

En junio, DeSantis minimizó el peligro de la contagiosa variante delta. Ignorando datos factuales, dijo que este era un tema que solo causaba pánico.

En agosto, cuando Florida tuvo 7,000 muertes y registró su peor mes en toda la pandemia, el gobernador afirmó que aquello no pasaba de una “ola estacional” y que muchos de los enfermos no estaban verdaderamente contagiados con covid-19.

Semanas más tarde, vino la controversia sobre el uso de mascarillas, sobre todo en las escuelas. Y DeSantis publicó una orden ejecutiva que prohibía la exigencia de protección con tapabocas en los centros educativos en su estado.


Así que el evento del 13 de septiembre debe preocupar pero no debe sorprender. El gobernador manipula datos y acepta falsedades.

A los fact-checkers nos toca seguir verificando sus discursos y difundir información sobre su grado de veracidad. Según el ranking de PolitiFact, por ejemplo, de las 27 frases de DeSantis analizadas por el equipo, un 47% eran falsas o parcialmente falsas. Casi la mitad.

Y es importante que termómetros como este se hagan populares entre los electores y que circulen por las redes sociales de forma tan amplia y sostenida como lo hace la desinformación sobre las vacunas. La mentira no puede pasar desapercibida.

¿Viste algún error o imprecisión? Ayúdanos a corregirlo. También queremos leer si hay algún mensaje o imagen que quieres que verifiquemos. Escríbenos a eldetector@univision.net

Aquí te contamos sobre nuestra metodología y política de corrección.

Loading
Cargando galería
Cargando Video...
El Detector y Factcheck.org: Verificamos el video de una profesora que hace afirmaciones infundadas sobre los efectos a largo plazo de las vacunas contra el covid-19
Comparte
Default

Default