Patrocinios

Deducciones de impuestos que no debes olvidar

Para pagar al IRS los impuestos que debes descubre estas 11 deducciones que mucha gente suele olvidar a la hora de hacer su declaración de hacienda.
17 Feb 2015 – 8:00 AM EST

Para pagar al IRS los impuestos que debes, y no más de ello, descubre estas 11 deducciones que mucha gente suele olvidar incluír a la hora de hacer su declaración de hacienda. ¡Que no se te pasen!

1. Contribuciones caritativas. Si has regalado ropa usada o bienes del hogar a instituciones caritativas, presta atención: posiblemente podrías deducirlos de tus impuestos.

2. Estudio. Aun si tomas una sola clase universitaria para avanzar en tu carrera, podrías deducir los costos del curso, así como el de tus libros y materiales.

3. Búsqueda de empleo. ¿Pasaste parte del año buscando un nuevo trabajo? Recuerda que podrías deducir los gastos de la impresión y distribución de tu CV, los viajes para las entrevistas, los llamados y los fees de las agencias de colocación.

4. Cuidado de los niños. ¿Contrataste a una niñera para que cuidara a tus pequeños mientras ibas a entrevistas de trabajo? Su salario podría ser deducible.

5. Pérdidas en el juego. ¿No tuviste buena suerte en el casino? Guarda los tickets y otros documentos que aseveren esto e infórmate bien, ya que tus pérdidas podrían darte un mayor reembolso de tus impuestos.

11 ideas para usar tu devolución de impuestos

Loading
Cargando galería

6 . El campamento de tus hijos. Si durante el verano tus niños asistieron a un campamento de día, mientras tú trabajabas, podrías deducir lo invertido.

7. Gastos médicos. No olvides que podrías deducir lo que pagaste en tus trayectos hacia el consultorio del médico y hasta los tratamientos relacionados con abuso de drogas o alcohol.

8. La mudanza. ¿Te cambiaste de casa para tomar tu primer trabajo? Ten presente que podrías deducir ese desembolso de tus impuestos.

9. Tu oficina en casa. ¿Utilizas parte de tu vivienda para trabajar? Posiblemente puedas deducir algunos de los gastos de tu hogar.

10. Costos de viaje. Si trabajas por tu cuenta y viajas por negocios, podrías deducir los costos de la aerolínea ¡y hasta los fees por tus valijas!

11. Préstamos estudiantiles. Aunque los hayan pagado tus padres, podrías deducirlos, siempre y cuando ellos no te declaren como dependiente.

Publicidad