Volkswagen

Volkswagen gastará 10,300 millones de dólares entre recompras, compensaciones y multas por el escándalo diésel

El monto es parte de un acuerdo que busca transar las querellas interpuestas por las autoridades estadounidenses a raíz del escándalo diésel.
23 Jun 2016 – 5:44 PM EDT

Una fuente relacionada al caso informó a Reuters que según los términos de un acuerdo judicial que será anunciado por el juez de distrito Charles Breyer, Volkswagen pagará cerca de 10,300 millones de dólares a fin de transar la querellas interpuestas por las autoridades estadounidenses como consecuencia del engaño perpetrado por la compañía con el propósito de encubrir el grado contaminante ilegal de las emisiones de su motor diésel 2.0 TDi.

La fuente, que habló en condición de anonimidad por estar bajo una mordaza judicial impuesta por el juez Breyer, dijo que el acuerdo incluye la recompra de los vehículos equipados con el software ilegal diseñado para engañar a las autoridades ambientales al momento de hacer las pruebas técnicas para certificar su idoneidad ambiental, compensaciones monetarias a sus dueños por la pérdida de valor de sus vehículos que podrán fluctuar entre los 1,000 y los 5,000 dólares, así como fondos para la financiación de proyectos de energía limpia y para la reparación del daño ambiental causado por el más de medio millón de vehículos equipados con el motor diésel 2.0 TDi que circulan en los Estados Unidos. La recompra o la compensación podrían ser opciones a decidir por los dueños de los vehículos afectados.

El acuerdo también podría incluir el costo de reparación de los vehículos afectados lo que, según adelantó el juez Breyer el pasado mes de abril, podría estar entre las previsiones del acuerdo final siempre y cuando las autoridades competentes aprueben el arreglo propuesto por la compañía, lo cual aún no ha ocurrido.

Volkswagen no sólo enfrenta la enorme carga económica que representa por el acuerdo judicial descrito, sino también querellas de todo tipo interpuestas en múltiples jurisdicciones a nivel global como consecuencia del escándalo diésel. Pero también a las cuentas de Volkswagen se suma el costo de una estrategia de reestructuración basada en una enorme inversión en automóviles eléctricos y autónomos dirigida a dejar atrás el escándalo diésel y restituir la confianza del público en la compañía. La carga económica que enfrenta la Volkswagen la ha llevado a considerar la eliminación de más de 40 modelos de su prolífica flota.

El pasado mes de septiembre Volkswagen admitió la existencia de un software diseñado especialmente para engañar a las autoridades ambientales a nivel mundial iniciando un escándalo de proporciones globales. Cerca de 11 millones de vehículos Volkswagen con motores diésel en todo el mundo están equipados con el controversial programa. Desde ese entonces altos ejecutivos de la compañía han perdido su empleo, las ganancias se han evaporado y tanto las ventas como la reputación de la marca se han visto afectadas.

Lea también:


RELACIONADOS:VolkswagenCaso Volkswagen

Más contenido de tu interés