null: nullpx
Canadá

Un turista hace lo "imposible" y abre en 30 segundos una caja fuerte que fue impenetrable por 40 años

La caja estaba en exhibición en un museo canadiense y ni expertos cerrajeros, ni los antiguos propietarios (que la donaron) habían podido abrirla porque la combinación se había perdido.
6 Jun 2019 – 5:50 PM EDT

Una caja fuerte que no pudo ser abierta por expertos cerrajeros durante cuatro décadas fue abierta en tan sólo 30 segundos y el autor de esta hazaña, Stephen Mills, no lo podía creer, al igual que los testigos de dicha proeza.

Según narra The Washington Post, la caja negra de metal, con un peso de unas 2,000 libras, estuvo escondida en el sótano de un museo de la pequeña ciudad de Vermilion, Canadá, desde principios de la década de 1990.

La caja fuerte perteneció al Brunswick Hotel, un establecimiento que cerró en la década de 1970. Cuando fue donada al museo de la ciudad, hubo un pequeño y a la vez gran detalle que impidió su apertura: la combinación.

Ni los funcionarios del museo, ni cerrajeros especializados pudieron abrirla. Incluso, fueron consultados tanto el fabricante como los antiguos propietarios, quienes jamás pudieron acordarse de la combinación. En consecuencia, la misión resultaba imposible.

La supuestamente ‘impenetrable’ caja permaneció exhibida en el sótano del museo hasta que en mayo de 2019. Mills y su familia, de McMurray, Alberta, hicieron una parada en el recinto durante sus vacaciones en un largo fin de semana.

Entonces, Tom Kibblewhite, voluntario del museo, les dio una visita guiada en la que habló de la caja fuerte y los esfuerzos para abrirla sin éxito, lo cual llamó la atención de Mills, quien ha trabajado como soldador y maquinista.



De esta manera, el nuevo visitante intentó lo que muchos antes habían buscado infortunadamente.

En un principio, lo hizo jugando. “Lo estaba haciendo como una broma para niños, tratando de ser como en las películas, más o menos”, expresó.

Pero después se dio cuenta que los números del dial de la caja fuerte iban del cero al 60, por lo que se le ocurrió la combinación: 20-40-60.

Según Mills, “20 tres veces a la derecha, 40 dos veces a la izquierda y 60 una vez a la derecha, y probé la puerta y se abrió”.

“Estoy bastante seguro de que mi mandíbula se cayó al suelo… Yo estaba como: ‘oh, Dios mío’”, exclamó impresionado.

La gente del museo también quedó maravillada por la acción de Mills.

Pero, ¿qué había dentro de la caja fuerte?, se preguntaban constantemente funcionarios del museo, visitantes y residentes de la cudad. No había oro ni piedras preciosas, sino papeles que datan de 1977 o 1978 y “una pila de polvo”, mencionó Mills.

Museos que todo niño debería visitar

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CanadáMuseosTurismo
Publicidad