null: nullpx
Eutanasia

Su último deseo era que la enterraran con su perrita y la sacrificaron aunque estaba saludable

El testamento de una mujer en Virginia dejó establecido que al morir quería que su perra Emma fuera enterrada a su lado, sin importar su estado de salud. Cuando ella falleció, la mascota fue enviada primero a un refugio para animales donde intentaron por todos los medios convencer de no hacerlo a la persona encargada de ejecutar esa última voluntad, pero no lo lograron. No importó ni que en ese estado es además ilegal sepultar restos humanos con animales.
23 May 2019 – 6:07 PM EDT

¿Hasta dónde puede llegar el 'amor' de una persona por su mascota? Para una mujer de Virginia llegó hasta la tumba, literalmente. Emma, una perrita mezcla de Shih Tzu fue sacrificada recientemente por instrucciones explícitas de su dueña, quien dejó escrito en su testamento que al morir quería ser enterrada con su mascota, aunque esta no estuviera enferma.

Emma llegó totalmente saludable al Refugio de Animales de Chersterfield el pasado 8 de marzo y allí estuvo durante dos semanas. El personal del lugar intentó convencer a la persona encargada de hacer cumplir el último deseo de la mujer de que esto no solo era cruel, sino que ellos podían buscarle un nuevo hogar al animal.

Pero por más que insistieron, no lo lograron. "Le sugerimos que podíamos inscribir al perro para adopción en numerosas ocasiones, porque es un perro al que podríamos fácilmente encontrarle casa", dijo Carrie Jones, directora del refugio de animales al canal local nbc12.

"Finalmente, volvieron el 22 de marzo y recogieron el perro", lamentó Jones y agregó que aunque volvieron a proponer que mejor lo ofrecieran en adopción, no fue posible.

Así que Emma fue llevada a un veterinario, donde le hicieron la eutanasia y la llevaron a un centro de cremación para mascotas en Richmond, Virginia, según reportó el mismo medio. Sus cenizas fueron colocadas en una urna y entregadas al representante de la herencia de la mujer.

Hay otro factor que hubiera sido suficiente impedimento para sacrificar a la perrita por cumplir el deseo de su ama: en Virginia es ilegal sepultar a una persona con su mascota. Los cementerios en Estados Unidos están regulados por las leyes estatales y en este estado en 2004 se firmó una prohibición de esa práctica.

"No es legal poner las cenizas de un perro –o cualquier animal– en un ataúd y enterrarlos", según Larry Spiaggi, presidente de la Asociación de Directores de Funerarias en Virginia.

Los panteones deben tener una sección dedicada a restos humanos junto al de las mascotas de los fallecidos, pero esta tiene que estar claramente marcada y no se permite que sean enterrados en la misma tumba, cripta o nicho que un humano.

En Nueva York, Nueva Jersey y Pennsylvania tienen leyes similares. Solo algunos estados dejan que las cenizas de humanos cremados sean sepultadas en cementerios de mascotas, mientras que unos pocos permiten que los restos de mascotas sean enterrados junto a restos humanos en un terreno familiar o en secciones adjuntas para animales. Otros estados lo prohíben totalmente.

Y aunque en Virginia, donde ocurrió este caso, los veterinarios están certificados para realizarle una eutanasia a cualquier animal, encontrar uno que quiera sacrificar una mascota saludable también puede resultar complicado. A pesar de que no es ilegal, pues las mascotas son consideradas propiedad personal, es más un asunto moral.

"Cuando nos enfrentamos con una situación de eutanasia es algo muy emocional y, más allá de todo lo que hablamos, un procedimiento que tenemos que hacer éticamente porque hemos hecho un juramento que nos obliga. Es algo que nos llevamos a casa también, nos pesa como profesionales", explicó el doctor Kenny Lucas de la Clínica Veterinaria Shady Grove, quien agregó que por obvias razones él no lo haría aunque se lo pidieran.


Mita también:


En fotos: Las mascotas también fueron afectadas por el terremoto en México

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EutanasiaAnimalesMascotasMuertesEEUU
Publicidad