null: nullpx

¿Oprah Winfrey vs. Donald Trump en 2020?: sería un choque de dos celebridades muy diferentes

Tras el discurso de la presentadora en los Globos de Oro crecen las voces que le piden que se presente al próximo periodo presidencial entre quienes creen que a Trump solo pueden enfrentársele personajes de alto perfil como él. Sin embargo, Trump y Oprah son opuestos. Aquí 6 diferencias que los separan.
8 Ene 2018 – 02:33 PM EST
Comparte

Después del discurso de nueve minutos que dio este domingo en la gala de los Golden Globes 2018 las posibilidades que se habían insinuado ya en marzo del año pasado en un trabajo de la encuestadora Public Policy de que Oprah Winfrey le ganaría a Trump si se enfrentaran en las próximas elecciones, se hicieron más fuertes que nunca.

Mientras las redes sociales enloquecían ofreciendo respeto a su "próxima presidenta 2020", medios reputados como The New York Times también se formulaban la pregunta: ¿Oprah a la presidencia?

En un tiempo en el que presidente surgió del mundo del entretenimiento para tomar por asalto a la clase política, este parece un pensamiento poco descabellado.

Pero aunque aún es difícil advertir si la millonaria diva de la pantalla decidirá efectivamente buscar un lugar en la Casa Blanca, lo que sí parece fácil trazar es la gran diferencia que hay entre una celebridad como Oprah Winfrey y una como Donald Trump, aunque al final del día ambos estén tan lejos de ser un político tradicional.

1.

Oprah construyó su emporio, Trump lo heredó

En 1970, la fortuna estimada que ostentaba el padre de Trump alcanzaba los 200 millones de dólares. Aunque durante las primarias de 2016, el entonces candidato presidencial Marco Rubio equivocadamente afirmó que esa era la fortuna que el magnate había heredado, lo cierto es que fue el dinero de su familia -resultado de crear un verdadero emporio entorno a los bienes raíces-, el que le permitió a Trump emprender su propia ruta de negocios.

La historia de Winfrey es muy diferente. La celebridad nació en el hogar de una empobrecida madre adolescente en la zonas rurales de Mississippi. Sufrió de abuso sexual cuando era niña y fue su talento en los asuntos de la comunicación lo que le permitió abrirse un camino desde que era adolescente, primero en la radio y luego en la televisión. Ninguna herencia hay detrás de que sea la primera mujer afroamericana multimillonaria en Estados Unidos.

2.

Ideas muy diferentes sobre la igualdad de género

Trump ha atacado públicamente a las mujeres. Ha firmado leyes en contra de la libertad reproductiva de las mujeres, ha presumido de agarrarlas y besarlas sin su consentimiento y 9 mujeres le han acusado de abuso sexual.

Para Oprah la igualdad y el liderazgo femenino son una cuestión prioritaria. En 2007 inauguró la ' Oprah Winfrey Leadership Academy for Girls' en Suráfrica, una escuela para niñas de 8 y 9 grado que tiene cerca de 290 alumnas. Fue después de visitar a Mandela en el año 2000 cuando Oprah regresó con la idea de ayudar a la formación y al liderazgo de jóvenes surafricanas. Financió la academia con 40 millones de dólares y en los ejercicios posteriores la fundación ha gestionado las becas de la academia.

3.

Trump no lee, Oprah tiene un club de lectura

Mientras el presidente presume de no leer libros: “No tengo tiempo”, dice. Oprah Winfrey sí tiene el tiempo para leer y hasta para crear un club de lectura. Un segmento de su programa en el que entrevistaba a autores, en 2012 lo trasladó a internet para profundizar en el tema y continuar la conversación acerca de la literatura y la sociedad. En el club entrevista autores, recomienda libros y le pide a personajes célebres que le cuenten sus lecturas predilectas.

4.

Ser mujer negra no es como ser hombre blanco

Una tienda de Hermès en París que se reúsa a abrirle la puerta de su boutique para venderle una cartera a Oprah, que sin maquillaje y tanta parafernalia televisiva parecía más una mujer negra del común que una celebridad. Otra tienda en Suiza en la que una vendedora se niega a enseñarle una cartera de 38,000 dólares a la celebridad que paseaba de incógnito porque consideraba que no estaba a su alcance, y un tremendo debate nacional que abrió Oprah Winfrey para que la palabra en inglés con la que históricamente se ha ofendido a la comunidad afroestadounidense por siglos sea erradicada completamente del lenguaje son solo algunos de los episodios más recientes en los que la diva ha tenido que hacerle frente al racismo soterrado.

Donald Trump al ser un hombre blanco, que además es parte de una elite adinerada poco o nada ha tenido que padecer estos tratos y mucho menos se le ha visto inmiscuirse en los debates de raza. Si como los estudios sociales lo confirman, el hombre blanco es percibido como “el más confiable, el más amable y el más fácil de contratar” es evidente que a Oprah le ha tocado trabajar mucho para conseguir tan solo alguno de esos atributos.

El compromiso de Oprah por poner el foco en la desigualdad racial, algo cuya existencia Trump obvia, la ha llevado incluso a producir varias películas como ‘Selma’ en 2014, sobre las marchas para exigir el voto para los negros que tuvieron lugar en 1956 entre Selma y Montgomery. Produjo también ‘Precious’ en 2009, una durísima película acerca de cómo la pobreza y la marginalidad se ceba con una niña negra.

El año pasado produjo ‘La vida inmortal de Henrietta Lacks’, una película que cuenta la historia de una mujer negra que murió de cáncer cervical y cuyas células tumorales siguieron multiplicándose en laboratorios hasta muchos años después, sin que su familia lo supiera. Esto cambió el curso de la investigación de la medicina contra el cáncer.

5.

Una celebridad con la Medalla Presidencial de la Libertad

En 2013 Oprah recibió del presidente Barack Obama la Medalla Presidencial de la Libertad. Este es el reconocimiento más importante que el presidente de Estados Unidos puede conceder a un civil. Normalmente esta medalla se otorga a activistas de derechos civiles, personajes de la política, científicos, atletas y “individuos que hayan contribuido meritoriamente a la seguridad o el interés nacional de Estados Unidos, a la paz mundial, o a logros culturales o de gran significación pública”.

Esta medalla, sin embargo, generó críticas de personas y medios que no comprendían por qué era Oprah la elegida si, como reseñaba The Washington Post, su "nombre es famoso por… bueno, por conducir un programa de talk show”.

6.

Trump despide a aprendices en televisión, Oprah entrevista a Lance Amstrong

Oprah Winfrey puede llegar a las entrevistas que le hace a sus personajes en un avión privado, pero eso no impide reconocer que buena parte de su carrera se haya construido bajo la base de su trabajo como periodista.

Su entrevista a Michael Jackson en 1993, fue el cuarto evento televisado más visto de la historia de los Estados Unidos en su momento. Las entrevistas que le hizo esta conductora de programas a Obama en su época de campaña presidenciales resultaron decisivas, así como la entrevista que le hizo a final de su gobierno a Michelle Obama en la que le preguntó si consideraría lanzarse a la presidencia, insinuación que enloqueció a las redes sociales. Fue también en un programa de Oprah en el que el famosos corredor Lance Armstrong confesó todas las artimañas de doping que había usado en su carrera.

La fama construida en televisión por Trump además de productor e inversionista de reinados de belleza, ha estado sobre todo relacionada a su papel de despedir aprendices ineficientes para los negocios en su reality ‘The Aprentice’, que aunque fue una serie muy exitosa no proyecta en el negocio televisivo la misma inflluencia con la que cuenta Winfrey.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés