null: nullpx

No hay abrazo de Trump con las víctimas de Harvey y Twitter lo critica con estas fotos de otros presidentes

En su visita de este jueves por las zonas afectas por Harvey, el vicepresidente Mike Pence hizo lo que todos los recientes presidentes han hecho: consolar y mostrar empatía con los damnificados. Eso incrementó las críticas por la distancia que mantuvo Donald Trump durante su breve visita por Texas.
31 Ago 2017 – 7:13 PM EDT

Cada vez que un presidente de Estados Unidos ha tenido que hacerle frente a la tragedia que han traído consigo los grandes huracanes que han azotado al país, han tenido también que sobrellevar las críticas.

A Barack Obama, por ejemplo, en 2012 mucho se le criticó porque su presencia le sumó complejidad logística a los organismos que ayudaban a las víctimas de Sandy. A George W. Bush le llovieron reclamos por demorarse en su visita a las zonas afectadas por el huracán Katrina que dejó más de 1,500 muertos. Donald Trump no iba a salir indemne, por supuesto, de Harvey.

A tan solo unas horas de la corta visita del presidente por Texas, algunos analistas hicieron notar cómo el discurso del presidente se había concentrado en la gran multitud que se había aglomerado, -“What a crowd” (¡Qué multitud!)” “What a turnout” (¡Qué participación!)” dijo en un improvisado escenario en medio de seguidores que solo se oían a lo lejos- en reconocer el trabajo de las autoridades, pero en dejar por fuera cualquier tipo de condolencia a las víctimas y los damnificados.

“Trump no pronunció una sola sílaba acerca de aquellos que perdieron su vida, sus casas y sus negocios y, por el contrario, terminó abrumando a los heroicos socorristas y voluntarios que están esforzándose por satisfacer sus demandas”, le dijo a CNN David Axelrod, quien se desempeñó como consejero senior del ex presidente Obama.

Otros, como la reportera del Washington Post, Jenna Johnson, catalogaron la frialdad de la visita casi de un “rally político”. “Su respuesta a la devastación que ha causado el huracán Harvey ha estado más enfocada en el poder de la tormenta y de la respuesta de su administración que en esos millones de texanos cuya vida se ha visto dramáticamente alterada”.

La falta de empatía del presidente Trump con las víctimas de Harvey se hizo aún más evidente cuando en la mañana de este jueves, el vicepresidente, Mike Pence, hizo lo que él no: en su arribo al pueblo del Rockport se encontró con las víctimas, las escuchó, caminó cerca de ellas y hasta las abrazó. "Estamos con ustedes y lo seguiremos estando hasta que Rockport y todo el sur de Texas se recupere".

Así, mientras los fotógrafos que habían cubierto la visita del presidente a Texas no tenían más que unas imágenes del mandatario bajando del avión con su elegante y entaconada esposa y en reuniones, Pence creó esasfotografías emblemáticas que los más recientes presidentes del país han tenido en sus visitas a las zonas de la tragedia.

Las redes sociales no tardaron en hacer notar la diferencia. El tuit de Talia, una profesora de California en el que colectó las fotografías de Bill Clinton, George HW Bush, George W Bush y Obama abrazando y mostrando manifestaciones de afecto con las víctimas pronto se hizo viral con 236,000 likes y más de 4,500 comentarios.

El antiguo fotógrafo de la Casa Blanca, Pete Souza, también aprovechó la distancia que marcó Trump con los damnificados para recordar una imagen de 2011 en la que Obama saluda a una familia afectada por el tornado F5 en Missuri. “No hay demócratas o republicanos afectados en Houston; sólo hay estadounidenses. Un momento como este, no debe girar en torno a la venta de sombreros de béisbol o comentarios sobre el tamaño de la multitud”.



Trump agendó su viaje a Corpus Christi, Texas, sin demora alguna y con torrenciales lluvias aún cayendo, y según voceros de la Casa Blanca, su visita fue así de corta en Texas “con la intención de no interferir en los procesos de evacuación y ayuda a los afectados”, pero Trump no tuvo un encuentro cercano con las víctimas, no al menos de manera pública y al parecer muchos creen que las funciones de un presidente pasan también por dar consuelo y esperanza a su pueblo.

El presidente volverá a Texas este fin de semana, quizás ahí él y su mujer decidan tener un contacto más cercano con los damnificados, y den pie a crear una de esas imágenes emblemática que tiene Bush, Clinton,Bush hijo y Obama. Por lo pronto, Trump ha donado un millón de dólares de su fortuna para ayudar a reconstruir Texas y queda entonces abierta una pregunta: ¿vale acaso más un abrazo que 1 millón de dólares?

Vea tambieán:

Fotos aéreas: La destrucción de Harvey a su paso por Texas

Loading
Cargando galería
Publicidad