null: nullpx

La particular razón por la que Kim Jong Un lleva un baño portátil a su encuentro con Donald Trump

En medio de un dispositivo de seguridad que incluye traer su propia comida, sus lápices y hojas, hay otras decisiones menos ortodoxas para mantener la seguridad y el hermetismo que se ha construido en torno al polémico líder.
11 Jun 2018 – 04:34 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Esta es la primera vez que, en calidad de líder de Corea del Norte, Kim Jong Un se aleja tanto de la península. Para su viaje a Singapur, en donde se reunirá esta noche con el presidente Donald Trump, Kim ha hecho una serie de preparativos poco comunes para un jefe de Estado, preparativos que han incluido en este caso transportar hasta su propio baño.

El hermetismo que se ha mantenido en torno a Kim -del que los expertos no saben ni siquiera a ciencia cierta si nació en 1982, 1983 ó 1984- parece ser una de sus fortalezas políticas más valoradas al punto que su equipo de seguridad no quiere dejar ni siquiera la posibilidad de que alguien rastree sus excrementos y termine por enterarse de cosas sobre su salud o su procedencia.

Aunque la idea parece descabellada, existen evidencias históricas que muestran que eso de expurgar las heces de los mandatarios fue una técnica legítima para construir los perfiles de aquellos que resultaban muy enigmáticos. Según confirmaron agentes en 2016, la policía secreta dela Unión Soviética en 1940, bajo la batuta del líder comunista Joseph Stalin, se valió de tan escatológicas prácticas para conocer más acerca al 'Gran Timonel' de China Mao Zedong.

"En aquellos días los soviéticos no tenían el tipo de dispositivos de escucha que los servicios secretos tienen hoy. Es por eso que nuestros especialistas idearon las formas más extravagantes de extraer información sobre una persona", dijo en su momento el exagente ruso Igor Atamanenco encargado de encubrir este proyecto. En las heces se buscaba datos que luego eran leídos como características del carácter de los mandatarios. Así, si eran detectados altos niveles del aminoácido Triptófano, concluían que se trataba de una persona calma y fácil de relacionarse. Por el contrario, la falta de potasio en el excremento era relacionado con problemas de insomnio y disposiciones nerviosas.

Aunque muchas décadas han pasado desde entonces, Kim parece estar más tranquilo si puede asegurarse de que ningún material genético pueda extraerse de sus idas al baño.

Esto en realidad, no es más que parte de un cuidado entramado de seguridad que llega casi hasta la paranoia y que ha alentado a que en otros viajes, como el que hizo a la frontera con Corea del Sur, además de empacar el modelo de baño portátil que se ajuste mejor a las circunstancias, (porque se ha reportado que tiene muchos) ha hecho que se lleven también hojas de papel y bolígrafos para que el líder no tenga que tocar nada extraño. Esto sin contar que su equipo limpia con paños desinfectantes todos lo que toca.

Para su estadía en Singapur, la agencia de medios de Corea del Sur ha reportado además que el líder de Corea del Norte se llevó en el avión un cargamento de alimentos que será los que comerá durante su estancia en el país extranjero.

El miedo a ser envenenado no es infundado, considerando que el hermano mayor de Kim Jong Un fue asesinado con un gas mortal en el aeropuerto de Malasia, a solo unos kilómetros de donde se encuentra ahora. Aunque muchos creen que quien lo envenenó fue el mismo Kim.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Trending

Más contenido de tu interés