null: nullpx

“El mono más cool de la selva", el mensaje que H&M puso en el saco de un niño negro y que tiene indignada a las redes

De racista ha sido calificada la imagen de la marca de ropa que usó un niño negro para publicitar el polémico suéter. Basta con revisar un poco de literatura sobre el racismo para entender por qué tanta indignación: históricamente una forma de atacar y deshumanizar a los afrodescendientes ha sido compararlos con monos. La marca se ha disculpado en un comunicado.
8 Ene 2018 – 5:12 PM EST

La marca masiva de ropa H&M quería presentar tres nuevos diseños de sudaderas para niños. Para sus páginas online en EEUU y Reino Unido fotografió a un primer modelo, un pequeño blanco que muestra su sonrisa y al que le puso un saco en el que se ven muchas figuras de animales. Al otro modelo, un niño blanco con su pelo bien peinado, le puso un buzo anaranjado en el que se lee “Experto en Supervivencia” (“Survival Expert”). Al tercer modelo, un niño afroaestadounidense, le puso el último diseño, uno en el que se lee: “El mono más cool de la selva” (“Coolest monkey in the jungle”).

En redes sociales no tardaron en condenar el hecho de que justo al pequeño de piel oscura le correspondiera un modelo que lo presentaba como un mico. El columnista de The New York Times Charles M. Blow expuso entre signos de interrogación su descontento: “Acaso han perdido su jodido juicio?!?!?!”, preguntó en su cuenta de Twitter haciendo que el mensaje se hiciera viral y alcanzara más de 9,000 likes y más de 5,000 retuits.


La molestia era comprensible, haya o no tenido la intención la marca H&M de mandar con esta imagen un mensaje oculto racista, basta con leer un poco de literatura sobre este tema para entender que la fórmula equiparar con chimpancés a personas de raza negra apela a una lamentable relación que históricamente se ha hecho durante siglos para deshumanizarlos.

En relatos que recupera el profesor Wulf D. Hund de la universidad de Hamburgo, para rastrear los orígenes de esta equiparación racista, se muestra cómo en viejos textos del Siglo XVI se narra a manera de mito cómo las afrodescendientes nacieron de que un simio violara a una mujer blanca de origen portugués que había sido exiliada en el África. La idea descabellada y sin ningú tipo de fundamente ha sobrevivido hasta nuestros tiempos.

En 2014, los medios informaron sobre la preocupante tendencia en las ligas europeas de arrojar bananas a los jugadores de fútbol de raza negra e, incluso, Michelle Obama en su momento fue víctima de ofensas en las que se le equiparaba con un mono, como aquella que hizo el periodista Rodner Figueroa de la cadena Univisión, en la que dijo que la primera dama se parecía a un personaje de la película "El Planeta de los Simios" o la que hizo en 2016 la alcaldesa de un pequeño pueblo de West Virginia que la llamó “simia en tacones”.

Por todas estas razones era imposible que la imagen pasara desapercibida.

La cadena de ropa se excusó en un comunicado oficial: "Nos disculpamos sinceramente por ofender a las personas con esta imagen de un top con capucha impreso. La imagen ha sido eliminada de todos los canales en línea y el producto no se venderá en los Estados Unidos". Por su parte, un vocero de la marca al medio The Insider: "Creemos en la diversidad y la inclusión en todo lo que hacemos y revisaremos todas nuestras políticas internas en consecuencia para evitar problemas futuros”.


Las excusas, sin embargo, no parecieron llenar las expectativas de quienes levantaron su voz de protesta por esta imagen. “H&M decidió poner al niño negro con una sudadera con capucha de "El mono más cool de la jungla" y al niño blanco con una sudadera con capucha de "Survival Expert". No puedo creer que sea 2018 y que este racismo repugnante y ofensivo aún exista”, decían aún indignados los usuarios de la red social.

Cada vez más a la publicidad se le demanda ser más cuidadosa con los mensaje que soterradamente da con sus imágenes y fotografías.

Esta vez el turno fue para el gigante de retail sueco, pero hace solo unos meses los ojos estaban puestos sobre Gap porque había puesto a una jovencita blanca apoyando su codo sobre la cabeza de una niña negra. Mientras muchos reprobaron la imagen argumentando “racismo pasivo” y “subordinación”, el cineasta Matthew Cherry –de origen afroamericano– que además ha trabajado anteriormente con la marca, salió a la defensa de la firma en un tono más democrático.

En una comparativa con otra fotografía de la misma campaña lanzada en julio de 2015, en donde una chica rubia aparece en la misma postura bajo el brazo de una chica de color, Matthew cuestiona al público: “¿Acaso la foto de @GapKids de lado izquierdo hace a la de la derecha correcta? Vamos a debatir” twitteo el cineasta.


Aunque la imagen del saco en cuestión ha sido retirada de la página web de H&M , aún en el Reino Unido se vende el suéte y la polémica sigue.

Vea también:

11 respuestas locas de niños que se hicieron virales y pusieron a pensar a los adultos

Loading
Cargando galería


...


RELACIONADOS:Trending
Publicidad