null: nullpx

"El bebé está saliendo, tienes que cogerlo tú": esta fotógrafa terminó capturando un parto inesperado en el pasillo de un hospital

Tammy Karin lleva cinco años haciendo fotografías en las salas de partos. Suele llegar al hospital antes que los padres justamente para que su cámara no se pierda ni un solo segundo de todo lo inesperado que puede suceder en un nacimiento, pero en este caso el bebé casi llega primero que ella.
10 Feb 2018 – 09:30 AM EST
Comparte

Tammy Karin recibió una llamada a las 3:00 a.m. Contestó rápido pero tranquila. Después de trabajar por más de cinco años como fotógrafa de partos se ha acostumbrado a recibir llamadas a cualquier hora del día o de la noche. Tomó su cámara y se fue tan rápido como pudo al hospital.

Jes, una joven madre que estaba esperando su sexto hijo, la había contratado hacía unos meses atrás para hacer un seguimiento fotográfico de su embarazo, del nacimiento y del bebé recién nacido y ahora, su esposo le avisaba por el teléfono que había llegado finalmente el momento del parto.

Esta, sin embargo, no era la primera vez que recibía una llamada de esta familia para avisarle que el bebé venía en camino. Seis días atrás, la madre había sentido contracciones y su esposo Travis la había llevado a la clínica pensando que era el momento de que el bebé naciera.

Pero a pesar de las contracciones y la dilatación, el bebé quería esperar un poco más.

Pasaron varias horas en la clínica y convencidos de que querían proseguir con un parto natural se devolvieron a su casa y le dijeron a Tammy que estuviera pendiente de cualquier nueva noticia. “Estaba muy pendiente desde ese primer viaje al hospital así que esperé que me llamaran quizás a la mañana siguiente”, le contó a Univisión Noticias la fotógrafa.

En realidad los días empezaron a pasar y, aunque Jen mantenía con cierta frecuencia las contracciones, aún no sentía que de verdad que el bebé iba a nacer. Seis días después, sin embargo, se despertó de madrugada con unos dolores más intensos que los que había sobrellevado en los últimos días y le dijo a su marido que el bebé finalmente venía ya en camino.

En medio de la prisa de poder llegar a tiempo al hospital con un trabajo de parto ya en una fase muy avanzada, llamaron a la fotógrafa, quien logró llegar unos minutos antes que la pareja.

“He asistido a muchos nacimientos precipitados y siempre estoy dispuesta a dejar todo y salir corriendo a su encuentro si es necesario. Cualquier trabajo de parto puede progresar repentinamente rápido y, a menudo, creo que las madres realmente deberían haberme contactado un poco antes. Siempre haré todo para llegar lo más rápido posible en esas situaciones”.


Tammy vio entrar a la pareja por los pasillos del hospital y empezó a tomar fotos, -como siempre lo hace para no perder ningún detalle-, no podía sospechar que, en realidad, la madre no alcanzaría a llegar a la sala de partos. “ Travis, ya está, el bebé está aquí, está saliendo, tienes que cogerlo tú”, fueron las palabras que dijo Jena a su esposo, - según lo contó en el blog que Tammy tiene para sus clientes-, mientras intentaba reclinarse sobre el suelo con la ayuda de su éste.


La escena era completamente inesperada. La cabeza del bebé se asomaba por entre las piernas de la joven que a duras penas había alcanzado a bajarse los pantalones. Mientras el padre intentaba sostener la cabeza del bebé y una enfermera apurada aparecía con sus guantes para ayudarle, Tammy seguía disparando la cámara. “ ‘Primero dispara, luego haz la preguntas’, es una regla general cuando eres una fotógrafa de nacimiento, pero, ¡Dios mío!, mi corazón tiene otras cosas que decir al respecto cuando lo que quiero hacer es bajar la cámara y proporcionar el apoyo emocional tan necesario para los padres”.


En una impresionante secuencia de más de 14 fotografías quedó retratado el nacimiento del bebé en los pasillos del hospital. Este tipo de imágenes capturadas por la fotógrafa serían impensables en otros tiempos, pero Tammy explica que la fotografía de nacimiento cada vez cobra más auge en Estados Unidos.

“Las personas se han dado cuenta de lo valioso que es tener imágenes de calidad de esas historias que contarán más veces que cualquier otra en sus vidas”, explica Tammy. “ Nuestros nacimientos nos definen de muchas maneras. Sin embargo, mientras estamos en trabajo de parto, perdemos muchos detalles; todo lo que nos rodea es un borroso destello de amor, apoyo y sensaciones intensas. Es surrealista y muy a menudo, nuestras mentes se atascan en los momentos más oscuros cuando nos sentimos débiles y agotados”.

Cuando Jen fue llevada finalmente a la habitación, el trabajo de Tammy continúo, esta vez para retratar ese primer instante de los padres con el bebé, así como el momento en el que el bebé llegó a la casa para que conociera a sus otros cinco hermanos.

Las imágenes que tomó Tammy durante este embarazo han generado mucho revuelo en internet porque revelan explicitamente cada uno de los momentos del parto, pero como le dijo a Univisón Noticias Neely Ker-Fox, otra fotógrafa especializada en partos "Nosotros compartimos imágenes que ayudan a empoderar a las mujeres, que normalizan lo que es un nacimiento ante el público, nuestras imágenes traen sanación a los corazones rotos, y traen esperanza"

Para Tammy más allá de cualquier polémica, todo se trata de retratar a las mujeres en el que quizás es uno de los momentos más poderoso de sus vidas. “Estas imágenes que muestran a las mujeres en sus momentos más fuertes pueden ser increíblemente fortalecedoras y sanadoras, incluso cuando las cosas no salen como se esperaba. Quizás, especialmente, cuando no salen como se esperaba”.

Vea también:


Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:TrendingEmbarazo

Más contenido de tu interés