Después de 150 años, se descubre a quién pertenece la vagina más polémica de la historia

Un intelectual francés dio con el nombre de Constance Quéniaux, una famosa bailarina de la época en la que Gustave Courbet pintó el cuadro que, debido a su contenido, no se expuso públicamente hasta 1995, más de un siglo después de que fuera creado.
25 Sep 2018 – 2:42 PM EDT

Cuando en 1866 el artista francés Gustave Courbet pintó su cuadro 'El origen del mundo', en el que se ve el primer plano la vagina de una mujer, la polémica no se hizo esperar. La imagen fue tildada como obscena y durante décadas estuvo prohibida su exhibición.

De hecho, no fue hasta 1995 que se colgó en un museo para que cualquier visitante pudiera apreciar la imagen, y eso que el estado francés la había adquirido casi 15 años antes. Hoy, este cuadro se encuentra en el Museo de Orsay, en París, y está considerado como una de las obras más famosas de la historia de la pintura.

Sin embargo, durante más de 150 años una incógnita ha rodeado al lienzo: ¿quién fue la modelo que utilizó Courbet para pintar un cuadro que aún sigue escandalizando por el realismo con el que plasmó el órgano reproductor de una mujer?

Durante décadas, los historiadores habían especulado con la identidad de la mujer. Algunos pensaban que podía tratarse de Joanna Hiffernan, una modelo irlandesa amante del pintor. Sin embargo, las dudas nunca se despejaron ya que Hiffernan era famosa por sus cabellos pelirrojos.

También había circulado la teoría de que era la amante de Jeanne de Tourbey, un diplomático otomano, pero era poco probable que quisiera hacer de modelo dado que era muy conocida en la sociedad de la época.

La incógnita ha quedado resuelta gracias a un estudioso francés, Claude Schopp, quien descubrió la identidad por casualidad.


Schoop, que es un especialista de Alexandre Dumas, estaba trabajando con la correspondencia del hijo del gran escritor francés y George Sand que encontró la pista que le llevó a resolver el misterio.

El especialista, quien obtuvo en 2017 el prestigioso premio Goncourt de Biografía, estaba analizando las cartas cuando descubrió una errata o confusión con una palabra que se escribe muy similar en francés: interior (intérieur) y entrevista (interview).

"No se puede pintar con el pincel más delicado y sonoro la entrevista (interview en francés) de la señorita Queniault de la Ópera", dice el fragmento en cuestión de una carta de junio de 1871.

"¿Entrevista? Eso no quería decir nada", explicó Schopp a la agencia AFP.

Por eso, decidió consultar los manuscritos originales, que se encuentran en la Biblioteca Nacional de Francia y constató que efectivamente aparece la palabra "interior" (intérieur).

"Fue una iluminación", recalcó Schopp. "Normalmente, debo trabajar mucho para realizar un hallazgo, esta vez fue sin buscarlo", explicó.

"Este testimonio de época descubierto por Claude me permite decir que hay un 99% de posibilidades de que la modelo de Courbet fue Constance Quéniaux", afirmó a la AFP Sylvie Aubenas, directora del departamento de estampas y fotografía de la BnF, a quien Schoop da gran parte del crédito del descubrimiento.

Hasta ahora, se sabía que la obra había sido encargada por el diplomático turco-egipcio Jalil-Bey y que Courbet la había pintado durante el verano de 1866.

Este descubrimiento viene reforzado por las fotografías de la época. Aubenas descubrió imágenes de ella en su departamento ya que Constance era una conocida bailarina que triunfó en la Ópera.

Las imágenes dan muestra de su cabello oscuro y fuertes cejas negras, como las que aparecen en la pintura de Courbet.


El año que se pintó el cuadro, ella tenía solo 34 años, aunque hacía ya siete que no bailaba. Para esa época se había convertido en una amante de Jalil-Bey, que fue quien encargó la tela.

Aubenas sostiene que seguramente era "un secreto conocido por todos" que ella había sido la modelo, pero no se divulgó. Si Dumas decidió romper ese silencio fue por resentimiento hacia el pintor, ya que Constance se transformó en una "mujer bien", "respetable" y entregada a las obras filantrópicas.

Un último elemento refuerza el hallazgo de Schopp, según relata la agencia AFP. Tras la muerte de Constance, en 1908, apareció durante la venta de su sucesión un cuadro de Courbet que representa un ramo de flores y varias plantas en macetas.

En la izquierda de la composición, destacan flores primaverales y en la derecha, camelias rojas y blancas, "las flores destinadas a las cortesanas desde Dumas hijo", autor 'De la dama de las camelias', destaca Aubenas.

Pero sobre todo, en el centro, una planta se ofrece al espectador con una corola roja, profunda y abierta: "El artista y el comprador no podrían haber hecho un homenaje más bello a Constance", agrega.

Así luce el cuarto inspirado en cuadro de Van Gogh que está en alquiler en Chicago

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TrendingFrancia
Publicidad