null: nullpx

Así está hoy el niño cuyo sufrimiento fue símbolo de la guerra de Siria

La imagen de este pequeño se convirtió en el emblema de la tragedia humanitaria que se vivía en Siria. Nuevas imágenes y un vídeo suyos sano y salvo y junto a su familia han aparecido publicadas en el Facebook de una periodista pro régimen que los entrevistó. ¿Es ahora su imagen usada para promover el régimen una vez que la guerra civil se ha tornado a favor de Al-Asad?
6 Jun 2017 – 1:57 PM EDT

La imagen del pequeño sirio Omran Daqneesh de 5 años sentado en una silla de una ambulancia aturdido por la explosión que había borrado para siempre su casa y otras decenas en el barrio rebelde de Qaterji le dio la vuelta al mundo.

Su actitud calma, sin llanto, su cara llena de sangre y el polvo que parecía esconder el cartoon de su camiseta se convirtieron en el emblema de la catástrofe humanitaria que escalaba en Siria y ante la que el mundo en agosto de 2016 no terminaba de tomar acciones definitivas.

10 meses después, nuevas imágenes de Omran han vuelto a aparecer. En estas, tomadas al interior de la que parece su nueva casa, se ve al pequeño perfectamente sano, con buenos trajes y sentado en un sofá junto a sus hermanos mayores y su padre.


Como lo dijo en su momento a la BBC el cirujano Ossama Abu Alez, que atendía víctimas en la parte este de Alepo, Omran paradójicamente y a pesar de lo que su imagen había encarnado, había sido uno de los niños con más suerte de Siria. Alguien lo había ayudado y lo había llevado a una ambulancia. Su destino había sido diferente de los 652 que según Unicef no lograron sobrevivir al conflicto en 2016.

¿Pero quién encontró a Omran si durante meses el destino de este pequeño y su familia había sido incierto? El fotógrafo que tomó aquel famoso retrato, Mahmoud Raslan, le explicó en su momento a Fox News que tras el efecto que había tenido la imagen del niño, el ejercito del presidente Al-Asad había confinado bajo arresto domiciliario a la familia, le había cambiado de residencia, y puesto bajo custodia sin oportunidad de tener contacto con la prensa internacional.

Las nuevas imágenes de Omran sentado en la piernas de su padre, han sido publicadas en el Facebook de la periodista Kinana Allouche quien no ha escondido sus filiaciones con el régimen y quien el 28 de abril de 2016 publicó una polémica selfie sonriente en la que se veían detrás los cuerpos muertos de unos rebeldes.


Las imágenes que retratan la entrevista que le hizo la reportera a la familia, acompañan las declaraciones que hace el padre en las que niega “que haya oído aviones sobrevolando su casa antes de la explosión” y asegurando que siempre se rehusó a dejar su país tras los ofrecimiento de partidos “que querían dañan la reputación de las fuerzas armadas sirias”.

Nada fácil ha de haber sido para la familia de Omran convertirse en emblema de la catástrofe mientras ellos mismos estaban luchando por su vida. El padre asegura, según tradujo The Guardian, en el corto clip que publicó la periodista que tuvo que cambiar el nombre del pequeño, cortarle el pelo y esconderse porque estaban siendo tomados como rebeldes y porque la prensa misma quería sacar provecho.


No se puede saber a ciencia cierta si las declaraciones que está haciendo el padre sean fruto de su verdad o de una impuesta por el propio régimen, pero si cabe preguntarse si la imagen de un Omran sano y tranquilo pueda tener algún propósito político de parte del régimen para dar cuenta de cuán bien van las cosas ahora que, justamente, la guerra civil Siria se ha tornado a favor de Al-Asad.

Si en medio de la tragedia y la sangre su rostro servía para delatar los desmanes del régimen, quizás, su rostro limpio, su buena salud, y su casa acomodada sirvan ahora para que el régimen le mande otro mensaje al mundo.

Pero más allá del juego político que puede estar detrás de esta guerra de imágenes, lo único cierto y digno de celebrar es que Omran Daqneesh esté vivo.

Vea también:

Los niños que sufren el horror de la guerra civil en Siria (FOTOS)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TrendingGuerra en Siria
Publicidad