null: nullpx
Tráfico de Personas

"Después de una hora escuché que lloraban, que pedían agua. Toda la gente se desesperaba": el testimonio de sobreviviente del camión de Texas

Sin agua, sin aire acondicionado y hacinados, casi un centenar de inmigrantes viajaban a Estados Unidos. Diez murieron a causa de la asfixia y la deshidratación, los que se recuperan comienzan a desvelar algunos detalles del viaje de la muerte.
25 Jul 2017 – 04:51 AM EDT
Comparte

Adán Lara Vega, un mexicano de 27 años de edad que permanece en un hospital en San Antonio (Texas), donde se recupera de la deshidratación que sufrió en el camión en el que realizó el tramo final de su viaje a Estados Unidos, que comenzó en Aguascalientes (México) y fue fatídico para una decena de personas.

Vega se desmayó y cuando abrió los ojos estaba en la cama de un hospital. Otros no tuiveron su suerte y sucumbieron a la asfixia. Las autoridades han reportado una decena de muertos, de los que al menos cuatro mexicanos y un guatemalteco perecieron en su intento por llegar a territorio estadounidense.

El mexicano recuerda que hacía mucho calor, estaba oscuro y la gente gritaba por el traqueteo del camión, también el llanto de los niños que había entre las cerca de cien personas que viajaban hacinadas en el vehículo. No sabe con exactitud cuántos eran pero asegura que cuando llegó al punto donde le iban a recoger en Laerdo (Texas) para continuar la travesía el vehículo ya estaba lleno.

"Cuando llegamos allí el tráiler estaba lleno. Realmente no sabría decirle cuánta gente era", señala desde su lecho en el hospital.


Vega recuerda que en un momento del viaje trató de levantarse, pero le fue imposible, le faltaban las fuerzas. Le habían prometido que dentro de los 5,500 dólares que tenía que pagar para ser traficado a Estados Unidos estaba incluido un traslado en camión con aire acondicionado, pero no fue así.

"Después de una hora escuché que lloraban, que pedían agua. Y yo también sudaba. Toda la gente se desesperaba", contó Lara a The Associated Press. “Después perdimos la conciencia”, agregó.

El inmigrante relata que salió de su Aguascalientes natal por la falta de trabajo. "No hay trabajo, está difícil por allá y entonces pues uno toma decisiones", señaló. Decidió emigrar a Estados Unidos con seis amigos y, después de haber esperado dos semanas en una casa, subieron al tráiler en la ciudad fronteriza de Laredo (Texas).

"El hombre con el que estábamos en la casa nos dijo que nos iban a meter en una hielera, en una hielera con aire. Pero nunca lo hicieron", dijo.

Cuando se abrieron las puertas del remolque, en una calle de Laredo, ya estaba lleno de personas que pedían agua pero los traficantes no se la dieron y ni él ni sus amigos llevaban consigo, se suponía que el trayecto a San Antonio iba a ser de solo de 150 millas (240 kilómetros).

El mexicano señaló que nunca vio al conductor - que ha sido detenido y enfrenta cargos -, según explicó, cuando se trafica personas se les pide que no vean los rostros de los encargados y, en esas circunstancias, nadie se atreve a contradecir las órdenes.


El camión fue encontrado el domingo en el aparcamiento de un Walmart, había ocho pasajeros muertos y dos más murieron poco después. Cuando se abrieron las puertas algunos de los inmigrantes fueron recogidos en camionetas y trasladados a otros lugares, cuyo destino se desconoce.

Cuando Lara despertó se encontraba en un hospital dando vueltas en la cama, sin poder levantarse. Acostado y con monitores de frecuencia cardiaca pegados al pecho, puntualizó que todavía necesita mucha agua.

“Yo me caía, andaba bien débil. Necesitaba tomar mucho líquido para poderme controlar”, declaró.

Lara Vega mencionó que todos sus amigos habían sobrevivido, al menos era lo que él sabía, aunque algunos habían sido hospitalizados. Algunos de ellos tienen familiares en San Antonio.

Otro de los pasajeros nombrado en la denuncia sólo por sus iniciales, también procedente de Aguascalientes, contó a las autoridades que se les dio cinta de distintos colores para “que los traficantes nos pudieran identificar y saber a quiénes iban a recoger”. El hombre dijo que no vio quién abrió las puertas ni tampoco al conductor.

Vega, para quien era su segundo intento de entrar en Estados Unidos, espera conseguir un empleo de constructor para poder mantener a su esposa, su hija de 4 años y su hijo de 3.

“Uno toma decisiones sin pensar en las consecuencias, pero pues gracias a Dios aquí estamos bien”, expresó.

Lara Vega dijo que desconocía su estatus legal, funcionarios consulares mexicanos están dando asistencia legal a los sobrevivientes.

Familiares buscan sobrevivientes

Los familias que las víctimas tienen en Estados Unidos y esperaban su llegada están viajando desde todo el país desesperados para encontarlos.

Desde Colorado viajó la hermana de uno de los inmigrantes que viajaba en el tráiler y al que pudo visitar en un hospital de San Antonio (Texas).


La mujer, que prefirió no dar su nombre, contó a Univisión los pocos detalles que le relató su hermano aún convaleciente.

"Eran 60 o 70 personas, les pidieron que prendieran el aire... les dijeron que se lo iban a prender, pero nunca lo hicieron", dijo.

Señala que es poco lo que ha podido hablar con él porque sigue delicado, pero le comentó que "ya cuando abrieron la puerta se sentía muy mal, todos se deshidrataron, no traían nada de agua, nadie les dio agua".

"Son inhumanos esas personas. No está bien lo que están haciendo. Mi hermano no está bien pero está bien en comparación con otras personas", dijo entre lágrimas.

Estatus migratorio

Jonathan Ryan, director de la organización “Raíces”, que acudió para dar asistencia legal a los migrantes, aseguró en declaraciones a Univision que "todos califican para una visa U".

El activista lamentó que "aunque son sobrevivientes migración les está tratando como personas indocumentadas".

La mayoría de las víctimas eran mexicanos. Aunque aún no se conocen los nombres de los 39 inmigrantes hallados en el contenedor del camión, los consulados de México y Guatemala han dicho que hay ciudadanos de ambos países entre las víctimas fatales y los sobrevivientes.


La ruta incierta: el viaje de centroamericanos a EEUU (FOTOS)

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés