Tesla

La SUV Model X de Tesla es un tanque eléctrico

La camioneta del fabricante de autos eléctricos se convirtió en la primera SUV en la historia en superar todas las pruebas de choque de la NHTSA con la máxima calificación.

Las pruebas de choque conducidas por la Agencia Nacional de Seguridad Vial ( NHTSA por sus siglas en ingles) le dieron una calificación perfecta de cinco estrellas en todos los renglones la SUV Model X de Tesla. El inusual resultado fue anunciado por la NHTSA esta semana.

Un comunicado emitido por Tesla señala que la Model X es la primera camioneta en la historia de las pruebas de choque del la NHTSA en obtener cinco estrellas en todas las categorías y subcategorías de las pruebas de choque. Las pruebas de la NHTSA buscan evaluar la resistencia e idoneidad de los vehículos para proteger a sus pasajeros bajo una gran variedad de escenarios.

Las categorías en que se dividen las pruebas de choque de la NHTSA son:

1. Choque frontal
- Frontal lado del conductor
- Frontal lado del pasajero

2. Choque lateral
- Lateral lado del conductor
- Lateral lado del pasajero
- Asiento delantero
- Asiento trasero combinado
- Barrera lateral

3. Volcamiento

La Model X, que se comportó como un verdadero tanque eléctrico en todas las pruebas, obtuvo 5 estrellas en cada una de ellas.

Tesla dice que el diseño específico para su tren motriz eléctrico le da una gran ventaja en materia de seguridad. Por ejemplo, según el fabricante “la batería rígida y reforzada de la Model X montada debajo del suelo del vehículo creando un centro de gravedad tan bajo que hace la Model X tenga la posibilidad más baja de voltearse entre todas las SUVs del mercado”.

Las pruebas de la NHTSA evalúan tanto la estructura del vehículo desde el punto de vista de su capacidad de evitar intrusiones en la cabina y de absorber la energía de los impactos, así como el desempeño de los cinturones de seguridad y de las bolsa de aire.

Aún falta por conocer cual es el veredicto del Instituto de las Aseguradoras para la Seguridad Vial (IIHS por sus siglas en inglés) cuyas pruebas son más rigurosas que las de la NHTSA y en las que el sedán gran de de Tesla, el Model S sufrió un duro reves. El IIHS penaliza a los modelos por fallas como el bajo desempeño del sistema de iluminación o la falta en ofrecer ciertos sistemas de seguridad activo como el de frenado automático de emergencia. Pero este es sin duda un buen comienzo.

La corta pero intensa historia del Tesla Model S

Loading
Cargando galería

Lea También:

RELACIONADOS:Autos EléctricosSUVCamionetasPlaneta