null: nullpx
Noticias

"Tengo 16 años y por esto juego Pokémon Go"

Un adolescente cuenta en primera persona por qué es tan adictiva esta aplicación que apenas salió al mercado el pasado fin de semana.
11 Jul 2016 – 5:20 PM EDT

Por: Sebastian Ochoa

Desde que tenía seis años he estado jugando la popular franquicia conocida como Pokémon. Es un juego con el que muchos de mi generación estamos familiarizados y que además parece que nunca envejece.

La idea de que mis amigos y yo intercambiemos estos personajes y además batallemos entre nosotros, tiene mucho que ver con el reto de entrenar para ser los mejores.

Sin embargo, encontrar al pokémon más fuerte no solo ha sido lo más complicado del juego, sino también la tarea más satisfactoria.

Los pokemones más fuertes son siempre los más escurridizos, y por lo general tendrás que preguntar a tus amigos -que también han estado en esa búsqueda- dónde los hallaron.

Imagínense ahora si todo esto ocurre en el mundo real. Es allí cuando llega Pokémon Go, jugado por millones de personas en todo el mundo que en apenas tres días desde su lanzamiento han bajado la aplicación.

Esta app convierte el sueño de la mayoría de los jugadores de Pokémon en una realidad.

El hecho de que puedas salir de tu casa es una especie de aventura que cambia todas las reglas a la hora de ubicar y capturar toda clase de pokemones.

Y todo se debe a algo muy sencillo: de controlar un personaje en un videojuego, ahora te conviertes en uno de ellos. Eso es lo que hace a esta aplicación una aventura completamente distinta.

Pero no es solo eso. Ahora estás compartiendo el mismo sueño que tuviste con tus amigos por mucho tiempo: la posibilidad de batallar con el fin de capturar territorios para tu equipo.

Trabajar juntos

Y luego de eso, trabajar juntos para que esos territorios permanezcan fuertemente protegidos, independientemente de qué equipo decides escoger.

En Pokémon Go hay tres equipos de colores distintos. El equipo " Instinc" que es el amarillo, el " Mystic", que es el azul, y el "Valor", que es el rojo. Estos separan a los jugadores en diferentes grupos cada uno con el objetivo de controlar territorios o " Gyms" que pueden ser encontrados en diferentes lugares como escuelas o centros comerciales.

Esto es lo que lo hace más emocionante: estar con un grupo de amigos y trabajar juntos para capturar territorios. El hecho de estar peleando constantemente para controlarlos lo hace una experiencia fascinante que no termina.

El juego en sí es toda una nueva experiencia. Apenas estás en la calle de tu vecindario buscando pokemones, ves a gente haciendo exactamente lo mismo que tú. Puedes conocer a personas en el mundo real, que además están compartiendo la misma pasión y nivel de entretenimiento al jugar.

Puedes hacer amigos incluso si pertenecen a otros equipos. Yo, por ejemplo, he conocido a otras personas en mis viajes de búsqueda de pokemones que ahora son mis amigos.

Es una excelente forma de socializar, pasar el tiempo y estrechar aún más tus lazos con los amigos que ya tienes y con aquellos que apenas conoces.

Pero además te pone a hacer cosas que no harías sin alguna motivación. El pasado fin de semana estuve en Atlanta de vacaciones con mi familia. Mientras turisteábamos en un gran macizo rocoso llamado Stone Mountain me di cuenta que si subía en el teleférico del parque a la cumbre de la gran roca podía capturar a un pokemon que solo se encuentra en lugares aislados y muy específicos.

Un jugador no puede ir por allí en su vecindario y encontrar ese tipo de pokemones, tiene que viajar a lugares lejanos. Eso le agrega más interés al juego porque tienes que salir de tu ciudad si quieres encontrar personajes raros y únicos.

Con todas estas cosas son obvias las razones por las que ya es tan popular en tan poco tiempo. Parece tener todo lo que se necesita en un juego para conectarte con lo que más te gusta -y además- convertirte en el personaje principal.

Es difícil encontrar una excusa que no te haga disfrutar de esta app. Al final todo tiene que ver con lo divertida que es.

Lea también:

Publicidad