null: nullpx
Sexting

Video íntimo llevó al suicidio a una joven italiana tras un año de batalla legal

T.C., de 31, se ahorcó en su casa tras vivir bajo las burlas y los insultos después de que una grabación íntima se difundiera y llegara a convertirse en tema de memes, camisetas o canciones.
16 Sep 2016 – 04:13 PM EDT

La Justicia italiana ha decidido abrir una investigación después de que una joven de 31 se suicidara aparentemente por la presión que sufrió durante un año después de que se difundiera en internet un video de contenido sexual.

"Hemos abierto un sumario por inducción al suicidio", explicó el fiscal jefe de la Fiscalía de Nápoles Norte, Francesco Greco, en relación a la muerte de T. C. , quien el martes se ahorcó en el sótano de su casa. Puso fin a su vida después de un año en el que fue objeto de burlas después de que grabara un video con su expareja teniendo relaciones sexuales.

En 2015, ella descubrió que la grabación comenzó a ser difundida por numerosas páginas webs y su nombre aparecía en varios buscadores. En el video ella preguntaba "¿Estás haciendo un video? Perfecto" ("Stai facendo un video? Bravo", es español), una frase que fue objeto de memes y que incluso saltó al mercado en forma de camisetas, de fundas para móvil o vasos.


Angustiada por la presión, decidió modarse de su ciudad natal, Nápoles, pero no pudo escapar. En lugar de que el tiempo hiciera que la frase pasara al olvido, se convirtió en un fenómeno: se grabó una canción y hasta dos futbolistas famosos, Paolo Cannavaro y Antonio Floro Flores, grabaron otro video -ya borrado- burlándose.

A veces, era insultada por la calle por gente que siquiera conocía. Según su familia, esta situación la persiguió hasta tal punto que perdió su trabajo y cayó en una depresión.

Batalla legal

La joven, que incluso pensó en cambiarse de identidad, decidió acudir a la justicia para hacer prevalecer su derecho al olvido, es decir, que su nombre no apareciera en internet, La justicia le dio la razón: condenó a varios sitios que habían difundido la grabación y ordenó que se borraran los comentarios contra ella.

Pero la Justicia consideró que ella había realizado voluntariamente la grabación -que ella misma envió a su exnovio y otros tres hombres- y la condenó a pagar 20,000 euros (unos 22,3000 dólares) por gastos de juicio. Fue una resolución que no soportó y, a sus 31 años, prefirió el suicidio a seguir viviendo.

"Mi sobrina ha sido asesinada por la web y por la indiferencia de muchos", dijo una de las tías.

El caso de T.C. no es el primero en el que una persona decide suicidarse después de que imágenes íntimas se filtren a internet y la persona sea objeto de burlas e insultos.

En julio de 2008, Jessica Logan, quien tenía tan solo 18 años, decidió suicidarse en un clóset después de meses de padecer meses de presión por parte de sus compañeros de clase. Su exnovio había difundido una foto de ella desnuda. Automáticamente, comenzó a ser calificada "zorra" y "puta" de manera continuada.

Su madre afirmó que Logan decidió acabar con su vida porque ya no pudo aguantar más la situación. Desde entonces, los padres iniciaron una campaña para concienciar sobre las consecuencias del "sexting".

Una situación similar padeció Hope Witsell, una adolescente de tan solo 13 años, en 2009. La joven, originaria de Ruskin, envió una imagen de ella en topless para llamar la atención de un compañero. Este decidió difundir la foto y la historia se repitió: acosada por sus compañeros por los mismos calificativos que recibió Logan, decidió colgarse en su cuarto.

Una encuesta, realizada por Pew Internet & American Life Project y publicada en 2009, descubrió que casi uno de casi seis adolescentes entre 12 y 17 años en los EEUU con un celular ha recibido fotografías de personas desnudas o casi desnudas en un mensaje. El sondeo también reveló que el 4% de los jóvenes de entre esas edades habían enviado este tipo de imágenes.

RELACIONADOS:SextingMundoEstados Unidos
Publicidad