Secuestro

El secuestro del futbolista mexicano Alan Pulido habría sido ordenado por un pariente

El esposo de una de sus primas, Osvaldo Velásquez García, fue identificado "plenamente" por los plagiarios detenidos como el autor intelectual del crimen.
1 Jun 2016 – 10:09 PM EDT

El secuestro de 24 horas del futbolista mexicano Alan Pulido fue presuntamente ordenado por el esposo de su prima, dijeron autoridades.

Osvaldo Velásquez García, de 29 años. Así quedó identificado el familiar de Pulido que según el fiscal estatal, Ismael Quintanilla, se encontraba en la misma fiesta en la que celebraba el delantero del equipo Olympiakos griego y "alertó a los autores materiales del momento preciso en que (el futbolista) salía de la fiesta" y del vehículo en que viajaba.

Este martes por la mañana fue detenido en una casa en Ciudad de México, luego de enfrentarse a disparos con la policía federal que, al repeler la agresión, lo hirió en el hombro derecho, explicó el fiscal.

Quintanilla informó además que el único de los cuatro secuestradores detenidos por el caso, había identificado "plenamente" a Velásquez García como el autor intelectual del secuestro. También informó que el joven de 29 años pertenece a un grupo delictivo dedicado al secuestro, la extorsión y trasiego de droga, que actúa en Tamaulipas.

Alan Pulido, de 25 años, había sido secuestrado cerca de la medianoche del sábado por cuatro hombres armados que lo interceptaron en una carretera a las afueras de Ciudad Victoria, capital de Tamaulipas, mientras regresaba de una fiesta. Su novia, que fue dejada en libertad por los plagiarios, alertó a la familia de lo ocurrido.

Armando Pulido, hermano del jugador, explicó este martes a la emisora Radio Imagen, que en la fiesta había unas 40 personas y que los Pulido se encontraban en una mesa con una docena de conocidos. "Nunca pensamos que podía pasar una situación de esta magnitud", dijo al recordar que los secuestradores habían pedido un rescate de seis millones de pesos (325,000 dólares) y habían amenazado la familia con matar al futbolista si el dinero no era entregado inmediatamente.

Pero el rescate no se pagó. Durante la madrugada del domingo el futbolista fue liberado por las autoridades policiales estatales y federales. El delantero había logrado llamar en tres ocasiones al número de emergencias, luego de golpear, someter y arrebatarle la pistola y el teléfono celular a uno de sus captores.

Según un informe policial, Pulido fue vigilado al menos por tres personas durante su cautiverio. Mientras dos de ellos salieron del lugar, el futbolista aprovechó para golpear al tercer captor y quitarle una pistola calibre .50 con la que era amenazado.

Lea también:

Publicidad