null: nullpx
Coronavirus

Trump y gobernadores se enfrentan por la cantidad de pruebas disponibles para los estados

Un día después del plan presentado por el gobierno para comenzar la reapertura del país, el presidente Donald Trump busca demostrar que el EEUU tiene la suficiente capacidad para suministrar tests de coronavirus, un paso crucial para lograr el regreso gradual a la normalidad.
18 Abr 2020 – 10:27 PM EDT

Estados Unidos está luchando por evaluar a suficientes personas para rastrear y controlar la propagación del covid-19, un paso crucial para reabrir partes de la economía, que el presidente Donald Trump está presionando para que se realice antes del 1 de mayo.

En la conferencia de prensa del viernes por la tarde en la Casa Blaca, el presidente aseguró que en las próximas semanas, el gobierno federal "enviará 5.5 millones de hisopos de prueba a los estados".

Las pruebas de hisopos dijo, “pueden ser realizados fácilmente por los propios gobernadores. Principalmente es algodón. No es gran cosa, puedes obtener algodón fácilmente, pero si no lo consiguen, nos encargaremos de ello".

Trump dijo que el gobierno de EEUU ha realizado hasta el momento 3.7 millones de tests de covid-19.

En la misma rueda de prensa, Mike Pence señaló que las pruebas realizadas en días pasados se han hecho en un promedio de 120,000 al día y dijo que los estados podrían duplicar la cantidad de pruebas diarias activando "todos los laboratorios".


Pero los funcionarios estatales y locales, aseguran que no pueden abrir hasta que haya más pruebas y suministros para realizarlas.

Esta semana, los gobernadores, los grupos de médicos y los directores de laboratorio pidieron a la administración Trump que aborde la escasez de hisopos, equipo de protección y productos químicos de laboratorio altamente especializados necesarios para analizar el material genético del virus. Los hospitales y los departamentos de salud estatales informan que recorren el mundo para obtener órdenes, compitiendo entre sí y con sus pares en el extranjero en un sistema que el gobernador Andrew Cuomo describió como "caos".

" El gobierno federal no puede limpiarse las manos de esto y decir:"Oh, los estados son responsables de las pruebas"", dijo Cuomo el viernes mientras se quejaba de la escasez de productos químicos fabricados en China. "No hago relaciones con China. No hago cadena de suministro internacional ".

Otros gobernadores, como en Missouri y Mississippi también decidieron no adherirse al llamado de Trump para volver a las actividades de forma gradual, pues dicen que el gobierno no ha hecho lo suficiente para concentrarse en la pruebas.

En la conferencia del viernes, Mike Pence dijo que habría una llamada adicional con los gobernadores el lunes sobre el tema de los suministros.

"Hoy enviamos una carta a los gobernadores de nuestra nación resumiendo todos los equipos y suministros médicos que FEMA distribuyó a su estado entre el primero de este mes y el 14 de abril a través del Proyecto Airbridge y la red de suministros comerciales", dijo Pence.

Pence dijo que el grupo también discutirá la capacidad de prueba y la activación de laboratorio "muy específicamente" durante la llamada del lunes.

4.5 millones de pruebas al mes

Según el Dr. Brett Giroir, Secretario Asistente del departamento de Salud, el país necesita realizar el menos 4.5 millones de pruebas mensuales antes de poder proceder con la primera fase de la apertura. Este número contrasta con el presentado por la Casa Blanca que anunció hoy que se han realizado 3.7 millones de pruebas en el país hasta el momento.

A pesar de eso, Pence insistió en que hay suficientes pruebas para los estados que buscan reabrir bajo las pautas de la fase uno. "Nuestros mejores científicos y expertos en salud evalúan que los estados de hoy tienen suficientes pruebas para implementar los criterios de la fase uno si eligen hacerlo", dijo Pence.


La doctora Deborah Birx dijo, sin embargo, que no está claro si Estados Unidos tiene actualmente suficiente capacidad de prueba de coronavirus para la fase dos de las pautas de la administración para abrir estados.

"Lo que haremos será monitorear cuánto tenemos que usar en la fase uno para realmente ayudar a informar la fase dos", dijo Birx. "Lo realmente desconocido en esto, ser completamente transparente, es la propagación asintomática y sintomática".

Mientras Trump viene diciendo que "cualquiera que quiera un examen, puede hacerse un examen", la realidad ha sido muy diferente. Hay numerosos reportes de personas que no pueden hacerse la prueba y los laboratorios y los funcionarios públicos dicen que la escasez crítica de suministros hace que sea imposible aumentar las pruebas a los niveles que los expertos dicen que es necesario para mantener el virus bajo control.

Trump por su parte ha argumentado que las pruebas generalizadas no son necesarias para partes "vastas" del país que han visto brotes más pequeños en comparación con algunas áreas metropolitanas más grandes. También afirmó que el gobierno federal no es responsable de "pararse en las esquinas" para realizar pruebas.

Desde el inicio de la pandemia, Estados Unidos ha visto su esfuerzo por realizar pruebas obstaculizado por su implementación inicial de pruebas, que presentaban fallas y que hizo perder valiosas semanas.

Mira también:

Inmigrantes con síntomas autoaislados en NY: la realidad del coronavirus para los que temen la deportación (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés