null: nullpx
Coronavirus

Para muchos pacientes con covid-19, la pesadilla no termina al salir de cuidados intensivos

Una gran parte de personas que han estado conectadas a respiradores artificiales durante largos períodos de tiempo sufre del síndrome post-cuidados intensivos que abarca secuelas físicas, cognitivas y emocionales.
23 Abr 2020 – 12:48 PM EDT

Todos nos hemos conmovido con las fotos o videos que circulan por estos días en las redes sociales. Médicos y enfermeros aplauden mientras alguien que estuvo en terapia intensiva por el covid-19, sale victorioso del hospital. Las probabilidades no juegan a favor de estos pacientes con Síndrome Respiratorio Agudo Severo que deben ser conectados a un respirador artificial: data de EEUU, China e Italia indica que la mitad de ellos muere.

Pero incluso para esos afortunados que logran sobrevivir, a veces el final feliz ni es el final, ni es tan feliz. Gran parte de ellos experimenta en mayor o menor grado secuelas físicas, cognitivas y emocionales.



Sobrevivir es apenas el comienzo de una larga recuperación que puede tardar meses o años. Muchos nunca vuelven a ser completamente los mismos. “ Desafortunadamente con frecuencia, esa persona que mejora y logra ser desconectada del respirador artificial, no es la misma que era al momento de ser conectada”, dice a NPR Amy Bellinghausen, neumonóloga y médico de atención crítica de la Universidad de California en San Diego.

Este lado oscuro de los milagros de la medicina moderna tiene un nombre: síndrome post terapia intensiva y abarca un amplio rango de síntomas palpables y no palpables a simple vista que también varían de grado según la persona.

Debilidad, fatiga, problemas de movilidad, ansiedad, depresión, disfunción sexual, problemas de sueño, recuerdos intrusivos, poca concentración y dificultad cognitiva son algunos de ellos.

“Me tardo en pensar las palabras”


Para David Williams, quien salió del hospital de veteranos en Little Rock entre aplausos luego de estar conectado a un respirador artificial durante 8 días por el covid-19, vino acompañado de debilidad muscular hasta el punto de necesitar una andadera para desplazarse.

Usa una cánula de oxígeno en casa, tiene problemas para recordar las claves y contraseñas que ha usado durante toda su vida y le cuesta completar oraciones. “Me tarda un tiempo pensar en las palabras que necesito usar”, cuenta a NPR el hombre de 54 años.

Aunque la causa específica del síndrome en cuestión no está del todo clara, se cree que este es consecuencia de una combinación de problemas de oxigenación, de los sedantes usados, toxicidad originada por los problemas renales o simplemente el resultado de estar al borde de la muerte.

Los pacientes conectados a un respirador necesitan sedación con poderosos fármacos para evitar que sucumban al impulso natural de sacarse el tubo que baja por su garganta hasta la parte superior del pecho.

La mayoría de las veces los médicos intentan usar la mínima cantidad posible para evitar efectos secundarios, pero en el caso de los pacientes con covid-19 el daño pulmonar suele ser tan extenso que hay que recurrir a una sedación profunda que permita ponerlos boca abajo para ayudar con sus niveles de oxigenación.

Algunos sufren delirios muy perturbadores. “Tuve un paciente que me dijo que estuvo semi consciente todo el tiempo y creía que las enfermeras estaban poniendo culebras venenosas en sus brazos”, cuenta Bellinghausen a NBC.

El trauma puede ser tan fuerte como para convertirse en Síndrome de Estrés Postraumático, que aqueja a 1 de cada 10 pacientes ingresados en cuidados intensivos.

Más tiempo, más secuelas


Mientras más tiempo se pase conectado a un respirador bajo sedación, mayor es el riesgo de efectos secundarios, lo que complica todavía más el panorama para los pacientes con el covid-19 ya que suelen estar entre dos y tres semanas -si es que no más- allí.

Otra agravante de la pandemia es el aislamiento total que enfrentan estos pacientes. En sus breves momentos de lucidez solamente ven personas cubiertas de pies a cabeza en trajes protectores y no cuentan con el apoyo físico de sus seres queridos.

Durante su delirio, Jeri Sharp, quien estuvo internado en cuidados intensivos por complicaciones de la gripe h1n1 en 2016, encontró consuelo en una voz familiar que le decía: ‘Jeri, está bien, está bien’”, cuenta a The Atlantic. Era la de su madre quien estaba al pie de su cama en la habitación de terapia intensiva.

“Quienes están en cuidados críticos necesitan tener a humanos alrededor que los calibren, los toquen, los miren a los ojos y los hagan entender lo que ocurre, pero eso es algo que los pacientes con covid-19 no tendrán porque están en aislamiento”, explica a NBC Wesley Ely, profesor de medicina crítica de la Universidad de Vanderbilt.

Una ilusión peligrosa


Intervenciones, sesiones de rehabilitación y terapia son cruciales para ayudar a estos pacientes a seguir adelante. “La noción de que los pacientes que requieren cuidados críticos y respiradores artificiales por varias semanas pueden ser dados de alta a casa sin recibir otro tipo de atención médica es una ilusión peligrosa”, advierte la Academia Europea de Rehabilitación en un documento que titulan 'Llamado a la Acción".

Recalcan que el impacto a largo plazo no sólo afecta la salud de estas personas, sino también a la sociedad en su conjunto. Un tercio de los pacientes que sufre este síndrome no regresa a la fuerza laboral y otro tercio no vuelve al mismo trabajo que tenía. “Al menos 25% de estos pacientes experimentan una dramática pérdida de independencia y quieren asistencia hasta un año después de su paso por cuidados críticos lo que impone retos a sus cuidadores”, explican.

“Ahora es el tiempo de reconocer y tomar seriamente la necesidad de generar una respuesta anticipada y coordinada para esta cohorte de pacientes que la pandemia creará”, recalcan e insisten en que los pacientes y cuidadores “deben estar informados” sobre estas secuelas que, para el desconcierto de muchos, no terminan con la dada de alta en el hospital.

Fuerzas unidas en la emergencia: el angustioso traslado de pacientes de covid-19 en Nueva York (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Coronavirus

Más contenido de tu interés