publicidad
El papa Francisco en el rezo del Angelus.

'Romero siguió el ejemplo de Jesús', dijo en el Angelus el papa Francisco

'Romero siguió el ejemplo de Jesús', dijo en el Angelus el papa Francisco

En el rezo del Angelus este domingo, el papa Francisco destacó la figura del arzobispo declarado beato.

El papa Francisco en el rezo del Angelus.
El papa Francisco en el rezo del Angelus.

El papa Francisco destacó el domingo una vez más la figura del arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, declarado beato en la víspera, de quien subrayó su entrega total por la causa de los pobres.

publicidad

Romero "eligió estar en medio de su pueblo, sobre todo entre los pobres y oprimidos, aún a costa de la vida", señaló.

El arzobispo salvadoreño fue beatificado el sábado por la Iglesia católica en San Salvador en una emotiva ceremonia que elevó al sacerdote a la categoría de beato y mártir de la fe, treinta y cinco años después de que fuera asesinado.

El Pontífice recordó a Romero tras el rezo del Angelus desde uno de los balcones del palacio pontificio del Vaticano, ante miles de personas que repletaron la plaza San Pedro.

"El beato Romero es una estrella luminosa de la santidad americana" Univision

Los pobres y marginados

Tras señalar que Romero fue asesinado por el odio de la fe, mientras celebraba la eucaristía, dijo que "este celante pastor, en el ejemplo de Jesús, eligió estar en medio de su pueblo, sobre todo, entre los pobres y oprimidos, aún a costa de la vida".

El Vaticano divulgó el sábado una carta enviada por el papa Francisco al arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, que fue leída en el acto.

El pontífice enfatizó en que el ministerio de Romero "se distinguió por una particular atención a los más pobres y marginados".

El papa recordó la figura del nuevo beato salvadoreño junto con la de la monja italiana Irene Stefani, misionera que también fue beatificada el sábado y que "sirvió al pueblo keniano con alegría, misericordia y tierna compasión".

De ambos el papa elogió su "ejemplo heroico", que suscitan entre los cristianos "el vivo deseo de testimoniar el Evangelio con valor y abnegación".

La misa que concluyó 35 años después

Cientos de miles de católicos salvadoreños, junto a sacerdotes y jerarcas de esta iglesia, celebraron el sábado la beatificación del arzobispo "scar Romero con una misa que dio término a la que celebraba el religioso cuando fue asesinado en 1980.

En la historia del nuevo beato persistían dos misas inconclusas, la primera del 24 de marzo de 1980 en la que se disponía a consagrar las especies del rito católico cuando una bala le perforó el pecho y destrozó la aorta.

La segunda, el 30 de marzo del mismo año en la Catedral Metropolitana de San Salvado en el día de su exequias, unos estallidos iniciaron la estampida humana de los millares de feligreses presentes, el saldo fue un número indeterminado de muertos por aplastamiento, asfixia, tiros y otra misa inacabada.

Los asistentes inundaron los alrededores del monumento al Salvador del Mundo en San Salvador apenas amanecía, que muchos creyeron que no llegaría.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad