publicidad

Robbie Williams, rehabilitado

Robbie Williams, rehabilitado

El cantante de pop Robbie Williams fue internado en una clínica de desintoxicación por el abuso de antidepresivos.

Williams, conocido por sus tendencias depresivas, había sido internado pocas horas antes de que cumpliera 33 años, el 13 de febrero.

"Robbie Williams terminó su estadía en Arizona, y continúa con un programa de seguimiento terapéutico en Los Angeles", precisó su vocero.

Su madre Jan, consejera especializada en los problemas de droga y alcohol, viajó a Los Angeles para ocuparse de él, según los medios de comunicación británicos.

De acuerdo con el diario The Sun, Williams fue atendido en la clínica Cottonwood de Tucson, uno de los centros especializados más duros en la materia, donde los pacientes, que no tienen derecho a una habitación individual, son despertados todos los días a las 7 am.

El día de su internación, su publicista Bryony Watts sólo dijo que Robbie Williams había sido admitido en un centro de tratamiento en Estados Unidos por su dependencia de medicinas prescritas.

La hospitalización del ex vocalista de la banda "Take That", que vive en Los Angeles (EU), se dio a conocer pocos días después de que su ex novia, la modelo Lisa D'Amato, revelase en una entrevista que el artista abusaba de los antidepresivos.

"No bebe, pero necesita antidepresivos para afrontar el día. Parece estar muchas veces al límite", comentó la modelo recientemente al diario "News of the world".

publicidad

La modelo Lisa d'Amato, quien afirma sostuvo una breve relación amorosa con el cantante, reveló a un periódico local que Williams usaba antidepresivos de forma constante todos los días, "para poder salir adelante. Ya que lucha contra su mente todos los días".

La modelo aseguró que Williams no tomaba alcohol, pero que su dependencia a las drogas era muy grande y le ocasionaba fuerte ataques de ansiedad que incluso le impedían conciliar el sueño y lo hacían temblar durante largas horas.

Pese a sus millones y a su fama, el cantante nunca logró escapar a sus demonios, sufriendo largos periodos de intensa depresión, inseguridad y falta de autoestima. En una entrevista, Williams dijo que había sido como vivir en "un hueco negro".

Tras la separación de su grupo Take That, en 1995, el cantante, que se sumió en el alcohol y la cocaína, estuvo interno en una clínica de rehabilitación.

"A veces corría desnudo agarrado a una botella de vodka, peleando con fantasmas", contó.

Además, el cantante aseguró que había dejado las drogas porque le hacían engordar tanto como "un hangar para aviones pequeños".

Más tarde, tras su triunfo como solista con el tema "Rock DJ", sostuvo un altercado con su entonces amigo, el músico británico Elton John, quien por enviarle a una clínica de rehabilitación fue acusado por el propio Williams de "secuestro".

El ingreso del artista en la clínica estadounidense coincide con un ligero bache profesional, ya que su último disco, "Rudebox", no ha logrado el éxito de álbumes anteriores.

Williams, quien ha admitido públicamente que tiene problemas de inseguridad y depresión, pese a ser uno de los principales vendedores de discos en Reino Unido ha visto afectada su carrera con su más reciente álbum "Rudebox".

Aunque "Rudebox" logró colocarse en las listas de popularidad tras su lanzamiento, sólo ha vendido tres millones de copias a nivel mundial, un notable fracaso en comparación con el álbum anterior, "Intensive Care", que superó los siete millones de copias.

Además, este año es la primera vez que Robbie Williams queda fuera de los "Brit", los premios británicos de la música, que se fallan este miércoles, en las candidaturas al mejor cantante y al mejor disco.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad