publicidad

Reunión entre el FBI y la NTSB para discutir las causas del descarrilamiento

Reunión entre el FBI y la NTSB para discutir las causas del descarrilamiento

Según Robert Sumwalt, miembro de la NTSB, este lunes se reunirán con el FBI para discutir una grieta que se encuentra en el parabrisas del tren.

Un grupo de investigadores federales están averiguando nuevas teorías sobre lo que llevó al fatal descarrilamiento la semana pasada de un tren de Amtrak que mató a ocho personas e hirió a más de 200.

Según Robert Sumwalt, miembro de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), este lunes se reunirán con el FBI para discutir una grieta que se encuentra en el parabrisas del tren. Algunos han especulado que el accidente fue provocado por un objeto.

"Eso es exactamente lo que queremos determinar", dijo. "Los investigadores quieren ver todo en este momento, no descartar nada", aseguró en una entrevista con Fox News.

Lea:  El FBI investiga si un objeto golpeó el tren Amtrak antes de descarrilarse

El tren de Amtrak iba a más del doble del límite de velocidad de 50 mph cuando entró en una curva cerrada y se descarriló.

Sumwalt apareció el domingo en varias entrevistas. La NTSB es la agencia que investiga el descarrilamiento fatal de Amtrak en Filadelfia.

Sumwalt dijo el viernes que un conductor auxiliar que iba en el tren, informó a los investigadores que oyó al ingeniero del ferrocarril  hablando por radio con otro ingeniero sobre un vagon regional justo antes del accidente la noche del martes.

El ingeniero regional dijo que su tren  había sido golpeado por una piedra u algún otro proyectil. Aunque Sumwalt se negó a especular sobre lo que podría haber golpeado el tren, por lo que dijo que harían una investigación a fondo.

publicidad

Sin embargo, Sumwalt declaró: "Entrevistamos a los despachadores y escuchamos la cinta de expedición y no oímos ninguna comunicación de que el ingeniero de Amtak hablara para decir que algo había golpeado a su tren".

Sumwalt dijo también que la NTSB le ha realizado pruebas de drogas y alcohol al ingeniero Brandon Bostian. También se han pedido los registros de su celular.

Bostian recuerda haber escuchado la campana del tren a su paso por la estación norte de Filadelfia, cerca de 4 millas del lugar del accidente, pero su memoria está en blanco después de ese punto, dijo Robert Sumwalt del NTSB.

Amtrak ampliará el control de velocidad

Este fin de semana, Amtrak anunció que ampliará el uso de un sistema de limitación de velocidad en las vías que se dirigen al norte de Filadelfia y cumplirá con otras directivas federales emitidas después de que uno de sus trenes se estrellara en la ciudad la semana pasada.

El sistema de control automático del tren se emplea ya en los que se dirigen al sur al acercarse a la curva donde tuvo lugar el descarrilamiento del martes. Este informa al maquinista cuando el tren circula por encima del límite permitido y acciona automáticamente los frenos si el conductor no ralentiza el convoy.

La Administración Ferroviaria Federal ordenó el sábado a Amtrak que expandiese el uso del sistema.

Amtrak dijo que acataría la norma, apuntando que su "meta global es proporcionar un viaje seguro a los pasajeros".

Amtrak planea reanudar el servicio de forma limitada entre Filadelfia y Nueva York el lunes, y ya al completo el martes.

Surgen nuevas evidencias sobre el choque de Amtrak Univision

La Administración Ferroviaria Federal también le ordenó a Amtrak analizar las curvas a fin de que evalúe los riesgos en el Corredor Noreste, el tramo de vías entre Boston y Washington en el que hay un intenso tránsito ferroviario, y determine si se puede hacer más para mejorar la seguridad.

"En áreas en las que la velocidad de acercamiento es considerablemente superior a la permitida en la curva, se debe implementar de inmediato la tecnología apropiada para prevenir descarrilamientos por exceso de velocidad", señaló la agencia.

Amtrak también tendrá que incrementar la cantidad y frecuencia de señalamientos que alertan a los maquinistas y ayudantes a bordo sobre la velocidad máxima autorizada.

publicidad

La empresa publicó un mensaje en su página web el sábado alabando un registro de seguridad "contundente", incluyendo la afirmación de que los descarrilamientos anuales cayeron de 80 a 28 entre 2000 y 2014.

"Aunque cualquier descarrilamiento de un tren es inaceptable, han pasado 28 años desde que se registró uno con víctimas mortales en el Corredor Noreste", dijo la empresa.

Después del accidente, el presidente de Amtrak, Joseph Boardman, prometió tener en operación el sistema de control de trenes de nueva generación a lo largo de la vía para finales de año, como exigió el Congreso en 2008. El sistema emplea transponedores, radio inalámbrica y computadoras para evitar que los trenes superen la velocidad máxima permitida.

Craig Schulz, portavoz de la compañía, dijo el sábado que Amtrak también planea analizar si podría activar parcialmente algunas de las capacidades de otro sistema de seguridad que ya está instalado a lo largo de todo el Corredor Noreste sin tener que retrasar la implementación completa de un sistema de última generación antes de que finalice el año.

Funcionarios dijeron que se han estado reparando las vías, señales y cables de alta tensión desde el accidente.

Los primeros funerales

El tren viajaba desde Washington D.C. a Nueva York. Unas 200 personas resultaron heridas y al menos ocho seguían en estado crítico en hospitales de Filadelfia el sábado. Se espera que todos sobrevivan.

publicidad

Los investigadores han estado analizando los motivos por los que el tren llegó a una velocidad cercana a los 170 kilómetros (106 millas) por hora en una zona de velocidad restringida de 80 kph (50 millas) mph.

El viernes se celebró en Long Island el funeral por una de las víctimas, Justin Zemser, un guardamarina de 20 años en la Academia Naval de Estados Unidos. El sábado tuvo lugar un servicio en Nueva York en memoria de Rachel Jacobs, una ejecutiva de software educativo de 39 años.

Para el lunes está previsto en Holmdel, Nueva Jersey, el de Robert Gildersleeve Jr., de 45 años y natural de Elkridge, Maryland. Gildersleeve era vicepresidente de una empresa de seguridad alimentaria llamada Ecolab.

Tren de Amtrak habría sido golpeado por algún objeto Univision

Una apuesta por renovar la infraestructura

El descarrilamiento  dejó en evidencia las deficiencias y antigüedad del sistema ferroviario estadounidense, problemas que se repiten en otras infraestructuras necesitadas de inversiones que no llegan.

El accidente,ocurrió en el corredor ferroviario con mayor volumen de pasajeros del país y ha servido para subrayar un mensaje en el que el presidente de EEUU, Barack Obama, y la Casa Blanca llevan meses insistiendo: hay que invertir más y de forma urgente en infraestructura.

Lea:  Tren de Amtrak habría sido golpeado por algún objeto

"Tenemos que invertir en infraestructura" que mantenga a EEUU como un país con una economía en crecimiento "no solamente cuando algo malo sucede, como el colapso de un puente o el descarrilamiento de un tren", subrayó Obama el jueves desde la residencia de descanso de Camp David (Maryland) tras una cumbre con líderes del Golfo Pérsico.

publicidad

"Eso es lo que hacen las grandes naciones", añadió el mandatario, quien ha citado varias veces que países como China o Alemania están gastando mucho más que EEUU en infraestructuras, medido en porcentajes del producto interior bruto (PIB).

Pese a que el corredor ferroviario del noreste es el que más pasajeros transporta diariamente, el tramo en que ocurrió el accidente del martes, muy cerca de la ciudad de Filadelfia, no cuenta con un sistema automático de frenado.

Y eso es solamente un ejemplo, ya que el sistema eléctrico "necesita mejoras" y hay túneles "con más de un siglo de antigüedad", recordó Robert Puentes, experto en transporte del Instituto Brookings.

El tren Amtrak que chocó viajaba a más del doble de la velocidad permitida Univision

En ese corredor el tren más rápido tarda unas seis horas y media en llegar de Boston a Washington, mientras que a su equivalente en Francia le cuesta cubrir la misma distancia, entre París y Marsella, unas tres horas, según comparaba el diario The New York Times.

El año pasado, la Casa Blanca indicó en un informe que el 65 % de las principales carreteras del país se encuentra en un estado por debajo del considerado correcto, el 25 % de los puentes necesita una reparación significativa y el 45 % de los estadounidenses carece de buen acceso a un sistema de tránsito.

De acuerdo con otro informe, en este caso de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles, costaría unos 3.6 billones de dólares reparar y equipar adecuadamente las carreteras, vías de ferrocarril y aeropuertos para dejarlas en un estado "seguro y duradero".

publicidad

Piden recursos para obras públicas

Un día antes del accidente de Filadelfia, el vicepresidente de EEUU, Joseph Biden, advertía al Congreso de los "peligros" que supone no reparar las maltrechas infraestructuras del país.

"Es alucinante que haya un debate en Washington, en el Capitolio, para decidir si tenemos que invertir o no en infraestructura", dijo Biden en una conferencia sobre el tema.

El fondo fiduciario que reúne los recursos para obras públicas de carreteras y tránsito se quedará insolvente a partir del 31 de mayo, cuando expira su base legal, aunque el Departamento de Transporte puede tomar medidas para aportar financiación hasta finales de julio.

Lea: El rostro de las víctimas del accidente en Filadelfia.

En febrero pasado, Obama presentó al Congreso su plan presupuestario, que prevé desembolsar 478.000 millones de dólares en seis años para modernizar la infraestructura y el sistema de transporte del país.

Ese plan se financiaría mediante una reforma tributaria para cerrar las "lagunas fiscales" que benefician al 1 % de los estadounidenses más ricos y que propone un impuesto obligatorio del 14 % sobre los beneficios que las compañías del país obtienen en el extranjero, que se elevaría al 19 % para ganancias futuras.

El desacuerdo de la oposición republicana con esas tasas impositivas ha paralizado hasta ahora el debate en el Congreso en torno a los fondos para proyectos de transporte.

publicidad

En paralelo, el Congreso, de mayoría republicana en ambas cámaras desde que comenzó el año, busca recortar los fondos públicos que se destinan a la compañía ferroviariaAmtrak, encargada de operar el tren que descarriló en Filadelfia.

La inversión en infraestructura "no solía ser un asunto partidista", afirmó Obama el jueves.

Si Estados Unidos "se convirtió en una superpotencia económica fue invirtiendo en nuestra gente, invirtiendo en infraestructura, haciéndolo mejor, más rápido y más grande que cualquier otro. Deberíamos hacer lo mismo ahora", urgió el presidente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad