publicidad

Raúl Castro agradeció a Francisco en el Vaticano su mediación para acercamiento con EEUU

Raúl Castro agradeció a Francisco en el Vaticano su mediación para acercamiento con EEUU

El presidente de Cuba se reunió con el pontífice en el Vaticano y adelantó preparativos para su visita a la isla.

Raúl Castro y el Papa Francisco se reúnen en el Vaticano Univision

El presidente de Cuba, Raúl Castro, se reunió este domingo con el papa Francisco en el Vaticano, donde agradeció al pontífice su mediación en el acercamiento con Estados Unidos y pudo preparar el próximo viaje a la isla en septiembre.

Pero además, Castro salió de este encuentro, que duró 55 minutos, uno de los más largos que ha tenido el pontífice con los Jefes de Estado y de Gobierno, profundamente "impresionado" como él mismo reconoció.

Castro explicó a la prensa tras una reunión posterior con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, que salió de la audiencia "impresionado por la sabiduría, la modestia y todas las virtudes" del pontífice. "Le he venido a agradecer al papa", fue el resumen que hizo Raúl Castro mientras salía de la audiencia con Francisco.

'Regresaré a la iglesia'

Y continuó: "Leo todos los discursos del Papa y si el Papa continua hablando así volveré a rezar y regresaré a la Iglesia y no lo digo en broma", desveló Castro.

Además, prometió que asistirá "a todas las misas" que Bergoglio oficie durante su viaje a Cuba y recordó que él estudió en instituciones religiosas de jesuitas, la misma orden del papa Francisco.

Castro llegó al lugar a las 09:30 de la mañana y a continuación comenzó su audiencia privada con Jorge Bergoglio.

publicidad

Una reunión calificada como "cordial" y "familiar" y en la que además de un agradecimiento de la labor del Papa por el acercamiento con Estados Unidos, fue como una "preparación del viaje a Cuba" del pontífice, previsto para septiembre.

El encuentro tuvo lugar en un pequeño salón contiguo al Aula Pablo VI, donde se llevan a cabo las grandes reuniones en el Vaticano.

Por el momento sólo se conoce que será la primera etapa del viaje que llevará al pontífice a Estados Unidos el 22 de septiembre, pero se desconoce si el papa pasará en Cuba uno o dos días.

Intercambiaron regalos

Aunque fue calificada como "estrictamente privada" tuvo los mismos protocolos que el resto de las visitas de los mandatarios como la presentación de la delegación y el momento del intercambio de regalos.

Castro entregó al pontífice un cuadro de grandes dimensiones del artista cubano Alexis Leyva Machado, conocido como Kcho, que representa una gran cruz hecha con varios barcos y un niño que reza ante ella.

El artista, presente en la audiencia, le explicó al Papa que quiso aludir a la tragedia que sufren millares de personas que intentan llegar a Europa desde el Norte de África y a la visita que Francisco hizo a Lampedusa, la isla próxima a Sicilia.

Castro también regaló al Papa una medalla que conmemora el 200 aniversario de la Catedral de La Habana, de la que solo existen 25 ejemplares.

El Papa, por su parte, regaló a Castro un medallón de San Martín de Tours, patrón de Buenos Aires, y su exhortación apostólica Evangelii Gaudium.

"Mire, es cuando San Martin se quita la capa y se la da a un pobre. Es una intuición de lo que tenemos que hacer. Cubrir la miseria de nuestra gente y promover esto", le dijo a Castro.

Después mientras le regalaba su exhortación apostólica "Evangelii Gaudium" bromeó: "Aquí encontrará una de estas declaraciones que tanto le gustan".

A la audiencia con el Papa asistieron unas 10 personas, entre ellas el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas Ruiz; el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, y el embajador de Cuba ante la Santa Sede, Rodney López.

Castro también presentó al Papa a su hijo menor, Alejandro, y también estaba uno de sus nietos.

"Rece por mí" dijo el papa a Castro, quien también le pidió que se acordase de él en sus oraciones. "Ya lo hago", contestó Francisco.

Tras su encuentro privado, el papa y Castro aparecieron juntos durante un minuto, sonrientes, antes de separarse.

Las relaciones entre Cuba y el Vaticano

El encuentro entre Francisco y Raúl Castro fue anunciado el pasado martes y también sirvió para cerrar los detalles del próximo viaje del pontífice a la isla, en septiembre. Francisco hará escala en Cuba antes de viajar a Estados Unidos, donde tiene previsto visitar Nueva York y hablar ante las Naciones Unidas.

publicidad

Cuando el 17 de diciembre Cuba y Estados Unidos anunciaron su acercamiento, el presidente cubano ya agradeció a Francisco sus gestiones como mediador.

Francisco será el tercer pontífice que visita Cuba, después de Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012.

No es la primera vez que Raúl Castro visita Roma. Ya lo hizo en 1997, cuando era ministro de Defensa, en una visita sorpresa cuando venía de Pekín. El líder cubano visitó entonces algunos lugares históricos dentro de la Ciudad del Vaticano.

Tras la revolución cubana de 1959, la Iglesia se opuso al nuevo régimen comunista, que reaccionó expulsando a un centenar de religiosos y nacionalizando numerosos bienes eclesiásticos.

Pero tras años de altibajos, el hermano de Raúl y líder histórico cubano, Fidel Castro, relanzó las relaciones con la Iglesia con una visita al Vaticano en 1996, coincidiendo con la cumbre sobre alimentación en la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Castro fue recibido por el papa Juan Pablo II, que dos años después viajó a Cuba.

Los viajes de los papas a Cuba marcaron nuevos avances en las relaciones entre Cuba y el Vaticano. En 1998, cuando Juan Pablo II visitó la isla, Fidel Castro restituyó el feriado de la Navidad, que había sido suprimido a finales de los años 1960. En 2012, durante la gira de Benedicto XVI, el presidente Raúl Castro restituyó el feriado de Semana Santa.

publicidad

Y como parte del diálogo iniciado en 2010 por el cardenal Jaime Ortega y el presidente Castro, el gobierno autorizó la construcción de nuevos templos católicos. En 2013 comenzó además a devolver a la Iglesia varios inmuebles nacionalizados en los años 1960.

Encuentro con Matteo Renzi

Tras la audiencia con el Papa, Raúl Castro mantuvo una reunión con Renzi y en la posterior declaración a la prensa aludió a la inclusión de su país en la lista de países que favorecen el terrorismo y a la próxima salida de esa clasificación tras el mensaje correspondiente enviado por el presidente Barack Obama el pasado abril al Congreso.

Pero el presidente cubano declaró: "nunca tendríamos que haber sido incluidos en esa lista de países terroristas. Quizás el próximo 28 de mayo el Senado de los Estados Unidos nos sacará de esa famosa lista", comentó.

Por último, el presidente cubano admitió que su país está "intentando llevar adelante la mejora" de su "sistema político, social y cultural, pero es muy difícil hacerlo sin shock, sin dejar a nadie en el camino".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad