null: nullpx

Los tres 'muscle cars' de EEUU no son tan duros como se ven: salieron mal en sus pruebas de choque

En el pasado compañías como Honda han mejorado sus diseños para pasar las pruebas del IIHS. ¿Harán Chevrolet, Dodge y Ford lo mismo?
24 Jun 2016 – 07:44 AM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

El Instituto de las Aseguradoras para la Seguridad Vial (IIHS por sus siglas en ingles) evaluó las versiones 2016 del Chevrolet Camaro, Dodge Challenger y Ford Mustang sometiéndolos a una batería de pruebas de resistencia a impactos. Los tres vehículos reprobaron el examen del IIHS al fallar en obtener el reconocimiento de la institución como Selección Superior de Seguridad. De los tres muscle cars, el Ford Mustang fue el que estuvo más cerca de obtener el codiciado reconocimiento, mientras que el Camaro aparte de fallar en una de las categorías tuvo deméritos por carecer de un sistema de prevención de choques frontales. El IIHS determinó que el Dodge Challenger necesita ser mejorado en la mayoría de los aspectos probados.

La pruebas incluyen choques laterales, pruebas de fuerza para el techo y choques frontales superpuestos moderado y pequeño, en este último se choca la esquina frontal del lado del conductor contra una barrera de concreto a 40 millas por hora lo que simula un choque frontal con otro vehículo.


La buena noticia es que los tres deportivos estadounidenses obtuvieron una calificación de “bueno” para protección de los pasajeros así como en los choques frontales superpuestos moderados y en los choque laterales. Sin embargo en la prueba de choque frontal superpuesto pequeño que el Camaro pasó con calificación de “bueno”, puso en aprietos al Mustang que sólo obtuvo la calificación de "aceptable" lo que evitó que ganara la Selección Superior de Seguridad y al Challenger que obtuvo una decepcionante calificación de "marginal".

“Durante el choque, la rueda frontal del Challenger fue empujada hacia atrás entrando al compartimiento de pasajeros. La obstrucción creada en el área para los pies atrapó el pie izquierdo del maniquí de pruebas y deformó su pierna” dijo Adrian Lund presidente del IIHS, añadiendo que “ nuestros técnicos tuvieron que desensamblar el pie para liberarlo. Estos atrapamientos son eventos muy raros. De hecho sólo han ocurrido cinco otras oportunidades en el choque frontal superpuesto pequeño”.

El Camaro y el Challenger obtuvieron la baja calificación de aceptable en las pruebas de resistencia de techo. El Challenger obtuvo la misma calificación para la protección de la cabeza.

La única categoría en que el Challenger superó a alguno de sus competidores fue la relativa a la de la disponibilidad de tecnología de prevención de choques frontales ya que el Camaro no cuenta con la tecnología.

De los tres vehículos el Ford Mustang fue el que estuvo más cerca de obtener la recomendación como Selección Superior de Seguridad . En el pasado compañías como Honda han mejorado sus diseños para pasar las pruebas del IIHS. La pregunta es si Chevrolet, Dodge y Ford harán lo mismo.

Las regulaciones gubernamentales han hecho que los autos de hoy en día sean más seguros que nunca antes. Los sistemas de seguridad pasiva como bolsas de aire, celdas de seguridad reforzadas y cinturones de seguridad han alcanzado un nivel de refinamiento tal que es hoy sólo los accidentes realmente violentos aún cobran víctimas y golpes que en otra época habrían sido mortales, hoy no pasan de ser un gran susto acompañado de la pérdida de bienes materiales. La Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA por sus siglas en ingles) calcula que las bolsas de aire salvan en promedio 2,213 vidas por año.

Es por esto que los pobres resultados obtenidos por los muscle cars construidos por los tres grandes fabricantes estadounidenses en la pruebas de choque llaman la atención y decepcionan profundamente.


Reacciona
Comparte