null: nullpx
Contaminación

Trump revierte norma de Obama que buscaba eliminar la contaminación de termoeléctricas que usan carbón

La nueva normativa le da luz verde a la industria del carbón para operar en EEUU sin los controles medioambientales implementados durante el gobierno anterior.
19 Jun 2019 – 4:19 PM EDT

Las centrales termoeléctricas que producen energía a base de carbón en Estados Unidos tienen luz verde para seguir operando e implementar actualizaciones de eficiencia, pues este miércoles el gobierno del presidente Trump dio marcha atrás a una norma de la era Obama que buscaba eliminar las actividades contaminantes de esta industria.

El jefe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Andrew Wheeler, un excabildero de la industria del carbón, firmó la Ley de Energía Accesible, una regla de reemplazo que le da a los estados un margen de maniobra para decidir sobre las centrales termoeléctricas.

Wheeler dijo en conferencia de prensa que las termoeléctricas de carbón seguían siendo esenciales para la red eléctrica, algo que los opositores niegan. “Los estadounidenses quieren una energía confiable que puedan pagar”, expuso. No se puede negar "el hecho de que los combustibles fósiles continuarán siendo una parte importante de la mezcla", añadió.

La normativa revocada buscaba cumplir con los compromisos internacionales de Estados Unidos para reducir las emisiones contaminantes, y así evitar las consecuencias del cambio climático, como señalan los Acuerdos de París firmados y ratificados en 2016, aunque el gobierno de Trump haya ordenado su retiro del pacto multilateral.

La regla de Obama, adoptada en 2015, buscaba remodelar el sistema de energía del país al alentar a las empresas de servicios públicos a depender menos de las centrales termoeléctricas de carbón y buscar fuentes energéticas más limpias, como el gas natural, la energía solar, la eólica, así como otras sin emisiones de dióxido de carbono.

El representante republicano David McKinley fue uno de los legisladores de áreas carboneras presente en la firma. Dijo que la energía solar y eólica no eran aún lo suficientemente confiables. “No estamos listos para la energía renovable, así que necesitamos carbón”.

El presidente Trump prometió durante su campaña revivir la industria del carbón, que ha sido afectada duramente por la competencia del gas natural y la energía renovable.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, emitió un comunicado en el cual consideró que “la escandalosa Estafa de Energía Sucia de la administración Trump es una prebenda asombrosa para los grandes contaminadores, dándoles a los intereses especiales la luz verde para asfixiar nuestros cielos, envenenar nuestras aguas y empeorar la crisis climática”.


Joseph Goffman, funcionario de la EPA durante el mandato de Barack Obama, indicó que temía que la administración de Trump intentara establecer un precedente para que el gobierno federal se encuentre “casi sin autoridad para hacer nada” sobre las emisiones contaminantes de la red termoeléctrica causantes del cambio climático en el país y el mundo.

La nueva regla entrará en vigor poco después de su publicación en el Federal Register, el diario oficial del gobierno, aunque grupos ambientales han prometido apelar ante las cortes.

El cambio climático en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés