null: nullpx

Carrier: "incentivos" del estado de Indiana fueron motivación para mantener en EEUU casi 1,000 trabajos que iban a México tras acuerdo con Trump

La compañía de aire acondicionado anunció que, a pesar de llegar a un acuerdo con el presidente electo para mantener en el país la mayoría de los trabajos que planeaba mudar a México, sigue creyendo en el "libre comercio" y en la necesidad de mejorar la "competitividad" de EEUU.
30 Nov 2016 – 8:57 PM EST

Tras pasar la campaña presidencial como uno de los blancos favoritos de Donald Trump, la fabricante de aire acondicionado Carrier anunció que ya no planea trasladar casi 1,000 puestos de trabajo de su fábrica en Indianapolis, Indiana, a México.

El miércoles en la tarde la compañía publicó un comunicado en su página web en el explica que "los incentivos ofrecidos por el estado" de Indiana fueron "una consideración importante" en su decisión de quedarse en el país. Mike Pence, el vicepresidente electo, es el gobernador de Indiana.

A pesar de hacerle eco a la política de Trump, el comunicado recalca que el "acuerdo en ninguna manera disminuye nuestra creencia en los beneficios del libre comercio y que las fuerzas de la globalización continuarán requiriendo soluciones para la competitividad a largo plazo de Estados Unidos y de los trabajadores estadounidenses en el futuro".

La compañía había anunciado el martes por la noche en un tuit que había llegado a un acuerdo con el presidente electo.

"Estamos felices de haber alcanzado un acuerdo con el presidente electo Trump y el vicepresidente electo Pence para mantener casi 1,000 trabajos en Indy. Ampliaremos pronto".



Citando a funcionarios dentro del equipo de transición, el diario New York Times publicó que Trump y Pence estarán el jueves en la planta de manufactura de Carrier en Indianapolis para anunciar el acuerdo.

La fábrica de Carrier en Indianapolis emplea a 1,400 personas que iban a perder su trabajo de modo gradual hasta 2019. La producción iba a ser trasladada a una planta en Monterrey, México. Cuando la compañía matriz, United Technologies, hizo el anuncio de despido en febrero también dijo que cerraría otra fábrica en Huntington, Indiana.

Durante la mayor parte de la campaña, Trump sostuvo que mantener trabajos industriales en los estados del llamado Cinturón de Óxido sería una de sus prioridades, muchas veces usando a Carrier como ejemplo de compañías que estaban despidiendo gente al mudar sus fábricas a países donde fuese más barato producir.

Ni la empresa ni el presidente electo han detallado los detalles del acuerdo, y los empleados de la planta en Indiana se enteraron de la noticia a través de los medios de comunicación. CNBC reportó que el acuerdo incluye un incentivo fiscal por parte del estado de Indiana.

"Tranquilidad"

"Lo he visto por televisión y también me lo han dicho otros compañeros que me llamaron", le dijo Eloy Navarro a Univision Noticias. Navarro aseguró que los trabajadores con los que había hablado se sentían aliviados.

"Da cierta tranquilidad. Estaba viendo opciones de trabajo para el futuro", añadió Navarro. En la fábrica la mayoría de los empleados son afroamericanos e hispanos y según Navarro, de origen mexicano, no sienten simpatía por Trump, a pesar de que le reconocen el mérito por el acuerdo.

Navarro, que votó por la demócrata Hillary Clinton, dice que una minoría de blancos sí hablaban con entusiasmo de Trump durante la campaña y en los últimos días cuando se supo que el presidente electo estaba en conversaciones con Carrier.

El presidente del sindicato que representa a Carrier, Chuck Jones, le dijo a Univision Noticias que no habían participado en la negociación y que había tenido conocimiento del acuerdo a través de los medios de comunicación.

Trump había anunciado en un tuit el Día de Acción de Gracias que estaba "trabajando duro" para mantener la fábrica de Carrier en Indiana.

Según el sindicato, los líderes de la empresa les revelaron que en Monterrey, México, los salarios de los nuevos trabajadores serían de $3 por hora, mientras que la media de lo que ganan los empleados de Indiana es $20 por hora.

Univision Noticias visitó en mayo la fábrica de Carrier en Indianapolis. Los trabajadores desconfiaban de las promesas de Trump y otros candidatos como Bernie Sanders que aseguraban lucharían por impedir el traslado a México.

Los candidatos convirtieron a Carrier durante la campaña en el símbolo de una supuesta fuga de empresas fuera del país. El anuncio de despido el 9 de febrero en una sala de la fábrica tuvo un gran impacto nacional ya que fue grabado por uno de los empleados y se volvió viral.

"Carrier es mi bebé", dijo Trump en campaña. "Quiero ser el que arregle el asunto, amigos. No me gusta lo que hicieron".

Trump había amenazado con implantar como presidente una tarifa del 35% a los productos de compañías como Carrier que trasladaran la producción fuera del país.

Vea también:

Estos 13 olvidados del cinturón del óxido aguardan con esperanza a Trump (FOTOS)

Loading
Cargando galería



RELACIONADOS:PolíticaDonald TrumpEmpleo

Más contenido de tu interés