publicidad
La ola llegó a elevarse a casi 20 metros, lo que la convierte en una de las más altas jamás registradas. (Foto de archivo)

Una monstruosa ola es registrada en una zona remota al sur de Nueva Zelanda

Una monstruosa ola es registrada en una zona remota al sur de Nueva Zelanda

Se trata de una de las olas más grandes jamás detectadas por sistemas de mediciones instalados en el hemisferio sur por científicos que estudian el comportamiento de los mares.

La ola llegó a elevarse a casi 20 metros, lo que la convierte en una de...
La ola llegó a elevarse a casi 20 metros, lo que la convierte en una de las más altas jamás registradas. (Foto de archivo)

Científicos de Nueva Zelanda registraron una de las olas más altas jamás vistas desde que aparatos de medición comenzaron a monitorear los mares: 63.4 pies (19.4 metros).

La ola fue detectada por una boya ubicada a unas 400 millas al sur de Nueva Zelanda por MetOcean Solutions, una empresa que con las fuerzas de defensa neozelandesas registra este tipo de mediciones.

El gráfico muestra el pico a casi 20 metros.
El gráfico muestra el pico a casi 20 metros.

"Es una de las olas más grandes que se han registrado en el hemisferio sur", aseguró el científico Tom Durrant que trabaja para la empresa.

A pesar de su gran tamaño, la ola no rompió ningún récord. Sin embargo la Organización Meteorológica Mundial considera que el registro es importante porque se trata de una de las primeras mediciones en esa zona remota del Pacífico, donde apenas han comenzado a instalarse estas boyas especiales.

La ola más alta fue detectada en 2013 en el Atlántico Norte entre Islandia y Reino Unido.

La data recogida también por una boya en esa oportunidad mostró un pico máximo de 25 metros (82 pies).

MetOcean Solutions señaló que la boya al sur de Nueva Zelanda está haciendo un trabajo sin precedentes debido a que pese al tamaño de las olas no ha dejado de transmitir datos. "Está haciendo registros detallados en condiciones extremas en los océanos del sur, una región donde no existen instrumentos de medición" , indicó el comunicado.

publicidad

Según los científicos, estos registros ayudarán a entender mejor la interacción entre el mar y la atmósfera en condiciones extremas, lo que ayudará a mejorar los modelos que se usan para simular olas.

Esto, además, contribuirá a hacer mejores predicciones sobre el comportamiento de los océanos.

Este es el Healy, un barco rompehielos que estudia el Ártico
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad

Recibe las últimas noticias ambientales