Un Gorrión en el Pantano: Cultura y extinción en el Río de Hierba

Las medidas que las autoridades de Florida están implementado para proteger al gorrión de los Everglades de la extinción están afectando a la tribu Miccosukee.
25 Sep 2017 – 4:13 PM EDT

Desde el momento en que el gobierno de los Estados Unidos y los colonos blancos empezaron a drenarlo, el ecosistema de los Everglades, al sur de la Florida, ha pedido la mitad de su área. Así mismo, el cauce del rio que nace en el lago Okeechobee y desemboca en la Bahía de la Florida, la columna vertebral de éste tesoro natural, ha sido interrumpido por un sinnúmero de canales, diques y caminos.

Este lugar ha sido el hogar del pueblo Miccosukee por decenios, desde que algunas familias indigenas lograron sobrevivir a la guerra de exterminio que fue desatada contra ellos a mediados del siglo XIX, y se refugiaron en las islas arbóreas, perdidas en la inmensidad del pantano.

Pero con el tiempo, el desarrollo urbano y agrícola, el turismo, y hasta el cambio climático arrinconaron a los Miccosukee y a varias especies de animales silvestres como el amenazado gorrión costero de Cabo Sable, a un espacio limitado cerca al Parque Nacional de los Everglades.

Eventualmente, las circunstancias hicieron que los Miccosukee y el gorrión tuvieran que disputar el territorio, ya que las medidas que las autoridades han implementado para proteger al gorrión de la extinción están afectando el territorio de los indígenas.

A fin de cuentas, la lucha por los Everglades es una disputa por el control del agua, y su distribución, cantidad, calidad y temporalidad en el territorio —y por azares del destino, los Miccosukee y el gorrión costero de Cabo Sable se encontraron en la mitad del campo de batalla.




RELACIONADOS:PlanetaColor del Clima
Publicidad