publicidad
Establecido el 18 de septiembre de 1996, este monumento nacional es, junto a 'Bears Ears', el más atacado por los republicanos quienes consideran que allí hay una riqueza mineral que debe ser explotada para el beneficio económico de las comunidades.

Trump abre la puerta a la explotación de gas y minerales en espacios protegidos con la reducción de dos monumentos nacionales en Utah

Trump abre la puerta a la explotación de gas y minerales en espacios protegidos con la reducción de dos monumentos nacionales en Utah

Se trata del Monumento Nacional Grand Staircase, donde hay gran presencia de fósiles de dinosaurios y del Monumento Nacional Bears Ears, que alberga amplias zonas arqueológicas y es considerado sagrado para cinco tribus de la región (los Hopi, Navajo, Ute, Ute Mountain y Zuni). La medida deja desprotegidas miles de millas para la exploración de minerales y gas natural.

Establecido el 18 de septiembre de 1996, este monumento nacional es, jun...
Establecido el 18 de septiembre de 1996, este monumento nacional es, junto a 'Bears Ears', el más atacado por los republicanos quienes consideran que allí hay una riqueza mineral que debe ser explotada para el beneficio económico de las comunidades.

Donald Trump anunció este lunes la reducción del tamaño de dos monumentos nacionales: el Monumento Nacional Grand Staircase, donde hay gran presencia de fósiles de dinosaurios, y el Monumento Nacional Bears Ears, que alberga amplias zonas arqueológicas y es considerado sagrado para cinco tribus de la región (los Hopi, Navajo, Ute, Ute Mountain y Zuni).

"Algunas personas piensan que los recursos naturales de Utah deberían ser controlados por un pequeño puñado de burócratas ubicados en Washington. Y adivinen qué, están equivocados (...) Las tierras públicas volverán a ser de uso público", dijo el presidente en una conferencia de prensa.

publicidad

"Esto va ser bueno para el país y para Utah, pues les va ofrecer acceso a la tierra que ellos conocen, entienden y sobre todo aman", afirmó ante una audiencia entusiasta con la medida.

Según Trump, con la medida el espera mostrarle a la comunidad de la zona que son escuchados por el actual gobierno. "No solo escuchamos su voz sino que les vamos a devolver el acceso y el disfrute de sus propias tierras para su uso", dijo.


La reducción es de cientos de miles de millas en ambos. Por ejemplo, el Bears Ears (de 2,000 millas cuadradas) perdería más del 70% de su superficie. En este monumento hay sitios ceremoniales, viviendas primitivas construidas en los acantilados, arte rupestre y diversidad de artefactos antiguos.

La reducción y evaluación del área de los parques para su uso comercial forma parte de un impulso más amplio de esta administración para reabrir las áreas de perforación, minería y otros desarrollos energéticos, algo que Trump había prometido desde su campaña y que ha sido consistente en todas sus decisiones ambientales.

Reacciones encontradas

El senador Hatch dijo que creía que la decisión del presidente Trump era una "victoria para todos", pues el gobierno federal controlaba alrededor de dos tercios de la tierra en Utah, y los principales políticos del estado siempre han presionado por un mayor control local de las tierras públicas.

Pero no todos celebran la decisión. "La jugada del Presidente Trump y el Secretario Zinke de suspender áreas de Bears Ears y Grand Staircase-Escalante como monumentos nacionales es el mayor ataque contra parques y tierras públicas en la historia de nuestra nación. Este acto sin precedentes excede por mucho la autoridad legal de la administración e ignora los millones de comentarios del público al igual que el duro trabajo de las comunidades tribales para proteger sus sitios sagrados y tesoros arqueológicos. Al abrir estos monumentos nacionales a los especuladores de petróleo, gas y carbón, la administración Trump comprueba una vez más que solamente les importa llenar los bolsillos de sus contaminadores aliados", dijo este lunes a Univision Gene Karpinski, Presidente de la Liga de Votantes por la Conservación, organización sin fines de lucro.

Y añadió: “Un solo ataque a un parque o monumento nacional es un ataque a todos ellos, amenaza nuestra economía de la recreación al aire libre y debilita el compromiso de nuestra nación de proteger nuestro patrimonio natural para generaciones futuras. El día de hoy estaremos vigilando muy de cerca al Presidente Trump y sus intentos de justificar esta acción insólita, y la Liga de Votantes por la Conservación va a seguir respaldando paso a paso a la gran mayoría de la gente que apoya a nuestros parques y monumentos.”

publicidad

Por su parte Tom Wathen, responsable de proyectos de conservación en los Estados Unidos de The Pew Charitable Trusts compartió con Univision su malestar. "Estamos extremadamente decepcionados con el anuncio de que el presidente Trump reducirá drásticamente el tamaño de los Bears Ears y los monumentos nacionales Grand Staircase-Escalante en Utah, eliminando así la protección vital para los artefactos culturales e históricos importantes y las características naturales especiales en estos dos lugares icónicos. Ambos monumentos nacionales tienen amplio respaldo público, como lo demuestran los casi 3 millones de comentarios en los que los ciudadanos pedían a la administración no hacer cambios en los límites de los monumentos".

Ubicado en el sur de Utah, el 'Grand Staircase-Escalante' se dis...
Ubicado en el sur de Utah, el 'Grand Staircase-Escalante' se distingue por sus peñascos de colores, cañones laberínticos y mesetas del desierto, así como por la abundante cantidad de fósiles de dinosaurios.


"Trump no tiene idea de cuánto ama la gente estos paisajes sagrados e irremplazables, pero está a punto de descubrirlo. Él ha demostrado su flagrante desprecio por las tierras públicas, los nativos americanos y la ley. Esperamos verlo en la corte”, había dicho a The Washington Post Randi Spivak, director del programa de tierras públicas del Centro para la Diversidad Biológica.

Para Tracy Coppola, de la organización ambiental Earthjustice, se trata de un "ataque sin precedentes" que puede marcar el inicio de un proceso para "socavar las protecciones de los monumentos del país"

"Estos majestuosos espacios son valiosos para toda la nación y por ende, el plan de Trump es una amenaza para todos los monumentos, incluyendo aquellos monumentos importantes para la comunidad Latina”, dijo Coppola a Univision Noticias

publicidad

"El presidente de los Estados Unidos no tiene la autoridad legal para reducir el tamaño de un monumento nacional, y Trump ciertamente va a exceder su autoridad si intenta hacerlo (…) En solidaridad con las tribus, nuestros abogados ambientales están listos para actuar y proteger estos monumentos nacionales”.

Coppola asegura que si se toma esta decisión es porque "la administración omitió a millones de personas que pidieron que se mantuvieran los monumentos como están, así que parece ser que en este momento la pelea va a ser en los tribunales legales y en los tribunales de la opinión pública. De manera que la ciudadanía puede mandarle tuits directamente a Trump, diciéndole exactamente cómo se sienten". Previo al anuncio, se prevé que hayan manifestaciones en la zona contra esta medida.

Relacionado
Grand Staircase-Escalante (Utah)
Trump ordenó revisar el área de al menos 30 monumentos nacionales de EEUU para reabrir partes a la minería y perforación petrolera

Una pugna con historia

En abril pasado, Trump anunció que se estaba “en el proceso de redactar otras proclamaciones bajo la Ley de Antigüedades que alterarían el tamaño de algunos monumentos nacionales y cambiarían la forma en que otros son administrados”.

Durante el anuncio, hecho por el secretario del Interior Ryan Zinke, ni siquiera él supo explicar si Trump tenía el poder de modificar el tamaño o uso de estas tierras. "Rescindir o alterar una designación de monumento nacional sería un nuevo terreno para el gobierno. No está probado, como usted sabe, si el presidente puede hacer eso”, reconoció entonces el propio Zinke.

La Ley de Antigüedades de 1906 autoriza al presidente a declarar tierras federales como monumentos y restringir el uso de las tierras, pero no le da un poder explícito a este para deshacer una designación ya declarada. Ningún presidente ha hecho algo así.

publicidad

Tras el análisis, en agosto pasado, de nuevo el secretario del Interior recomendó a la Casa Blanca reducir ambos monumentos nacionales. Desde entonces y pese a la negativa por parte de los grupos de conservación y los grupos tribales, personal del Departamento de Justicia y del Departamento del Interior han estado trabajando en la redacción de textos que puedan resistir los desafíos judiciales.

Relacionado
Trump abre la puerta a la explotación de gas y minerales en espacios pro...
Obama se le adelantó a Trump y protegió de la exploración petrolera tierras sagradas de Utah y Nevada


Polémicos desde su creación

Dos presidentes demócratas establecieron los dos monumentos nacionales del sur de Utah bajo la Ley de Antigüedades de 1906. Bill Clinton creó en 1996 el 'Grand Staircase-Escalante' de casi 3,000 millas cuadradas y Barack Obama estableció el Bears Ears en diciembre de 2016.

En ambos casos, ciertos grupos estatales y empresarios aseguraban que las protecciones ambientales introducidas estaban debilitando el crecimiento económico de las comunidades, pues eran desproporcionadas.

El gobernador de Utah, el republicano Michael G. Waddoups, se opuso a la designación de Bears Ears asegurando que no era la voluntad del pueblo, que dependía del desarrollo de la zona para su beneficio económico. EOG Resources, una empresa de exploración de hidrocarburos con sede en Texas, ya había obtenido en el pasado la aprobación para hacer perforaciiones exploratorias en el 'Bears Ears'.

publicidad

A pesar de que tiene 20 años de existir, la polémica sobre el 'Grand Staircase-Escalante' aún continúa. Y es que según un estudio del Utah Deparment of Natural Resources, el monumento que se extiende por los condados de Kane y Garfield, Utah incluye algunas de las tierras más ricas en energía en los 48 estados más bajos.

Los datos federales muestran que aproximadamente el 40% de la tierra de este parque se encuentra encima de reservas de energía, lo que podría proporcionar millones de dólares en pagos de regalías y cientos de empleos para las economías locales de Utah.

Un informe del Utah Geological Survey, que fuertemente promovido por los republicanos dentro del Comité de Recursos Naturales en la Cámara de Representantes, descubrió que el valor total de los recursos minerales energéticos en la tierra oscila entre $223,000 millones y $330,000 millones, y la gran mayoría proviene de reservas de carbón.

Pero para el director ejecutivo del Sierra Club, Michael Brunent. explicó a Univision Noticias que los parques y monumentos nacionales también tienen un valor económico.

"No es necesaria una revisión para demostrar lo que familias de todo el país ya saben de primera mano —los monumentos nacionales proveen beneficios de salud, naturales y económicos tangibles e impulsan la economía de actividades al aire libre, la cual mantiene 7.6 millones de empleos y genera $887,000 millones en gastos de consumo anuales", expresó Brunent.

publicidad

“Los parques y terrenos públicos del país no necesitan ninguna reestructuración corporativa. No deberíamos preguntar qué partes de nuestra historia y patrimonio podemos eliminar, sino cómo podemos hacer que los parajes naturales reflejen la verdadera historia norteamericana", afirmó.

Estos son los 10 parques nacionales más visitados de Estados Unidos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad

Recibe las últimas noticias ambientales