null: nullpx

Trenes masacran más de un centenar de renos en Noruega

En solo una semana 106 renos murieron en accidentes de tren en ese país: 41 en colisiones entre el miércoles y el viernes y 65 más arrollados por el ferrocarril este domingo.
27 Nov 2017 – 05:38 PM EST
Comparte
Cientos de millas de las vías férreas de Noruega están dentro del Círculo Polar Ártico y atraviesan territorios habitados por los indígenas Sami para quienes tener manadas de renos parte fundamental de su cultura y economía. Por eso, estos animales deambulan libremente, a menudo migrando hacia Suecia y Finlandia. Crédito: Getty Images

Semanas antes de Navidad, 106 renos se convierten en noticia roja en Noruega: 41 de ellos murieron en colisiones con el tren durante la semana y 65 más arrollados por el ferrocarril el fin de semana.

"Es una tragedia animal sin sentido ... una pesadilla psicológica", dijo consternado y molesto el propietario de los 65 renos atropellados, Ole Henrik Kappfjell a la emisora pública noruega NRK.

Kappfjell señala a los operadores ferroviarios como culpables del suceso, debido a que no han tomado las medidas que podrían evitar este tipo de muertes como colocar vallas de seguridad para contener el tránsito de los animales por la vías del tren en las zonas que son de paso para ellos y reducir la velocidad del tren en el área.

Noruega tiene una población de renos de alrededor de 250,000 y la mayoría de ellos viven en el extremo norte del país. Durante esta época del año ocurre lo que se llama la migración invernal de renos, es decir, la época cuando los animales salen a buscar pastos de invierno (o los llevan sus pastores).

Cientos de millas de las vías férreas de Noruega están dentro del Círculo Polar Ártico y atraviesan territorios habitados por los indígenas Sami para quienes tener manadas de renos parte fundamental de su cultura y economía. Por eso, estos animales deambulan libremente, a menudo migrando hacia Suecia y Finlandia. Debido a que los renos son animales de rebaño, cualquier colisión con un tren puede lesionar hasta 50 de ellos a la vez, explica a Univision un portavoz de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza UICN. Entre el 2013 y el 2016 más de 2,000 renos murieron atropellados en la línea del tren.

Ante los sucesos, las autoridades de Noruega han salido al paso a decir que se construirán vallas en las vías para impedir más atropellos a partir de 2020. Sin embargo, los pastores de la zona dicen que esas son promesas que les han hecho antes, sin cumplir.

Cargando Video...
Estos pastores de renos del Artico están en peligro de extinción

Alternativa tecnológica

Otras opciones disponibles han surgido en concursos tecnológicos como es el caso de Savemyrendeer.com, una iniciativa anunciada el pasado mes de octubre que pretende usar la realidad aumentada para identificar dónde están los principales rebaños y advertir si están en riesgo de ser atropellados por los trenes.

SaveMyReindeer utiliza datos de la Dirección Ferroviaria de Noruega sobre la ubicación en tiempo real de cada tren combinada con datos abiertos para detectar un área móvil de 25 a 30 millas (40-50 km) alrededor de cada tren.

Al comparar el área de la valla geográfica con los datos GPS de los collares FindMy que poseen los renos, el sistema puede advertir a los maquinistas cuando se acercan a los animales para que puedan acelerar para alejarse del rebaño, reducir la velocidad o detener el tren.

El propietario de los renos también recibe simultáneamente una alerta en su teléfono inteligente advirtiéndole del peligro, lo que les da la oportunidad de evitar que la manada se ponga en peligro. Según sus promotores, esta tecnología existe, pero aún se está a la espera de más fondos para activarla en su máximo potencial.

Otras amenazas

Además de los atropellos por trenes, los renos son animales cuyas poblaciones están siendo también amenazadas debido al calentamiento global. Según un estudio noruego, como resultado de los cambios provocados por el aumento en las temperaturas el peso promedio de un reno disminuyó 7 kilos entre 1994 y 2010 pasando de 55 kilos a 48.

Steve Albon, ecologista del Instituto James Hutten de Escocia explicó que si bien los veranos cálidos son buenos para los renos, los inviernos se están volviendo muy difíciles debido a que en lugar de nevadas ahora cae mucha lluvia que se congela y crea capas de hielo, haciendo muy difícil que estos herbívoros logren encontrar comida. “Algunos renos se mueren de hambre, mientras que las hembras suelen dar a luz crías más débiles”, aseguró Hutten.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés