La Casa Blanca desiste de nominar a una negacionista del cambio climático como su principal asesora en política ambiental

Su nombre es Kathleen Hartnett-White y durante su audiencia de nominación en 2017, demostró desconocer y despreciar la ciencia climática. Este lunes el presidente de EEUU la retiró de la nominación por petición de ella misma.

La Casa Blanca desistió este lunes de la nominación de Kathleen Hartnett-White para ocupar el cargo de directora del Consejo de Calidad Ambiental de la Casa Blanca (CEQ, por sus siglas en inglés), es decir, como la principal asesora en política ambiental de esta administración.

Entre otras cosas, su nominación había sido cuestionada porque Harnett-White no tiene ninguna formación en temas científicos o ambientales como credenciales para ese puesto y ha calificado el cambio climático como “un dogma que poco tiene que ver con la ciencia”.

"Quiero agradecer al presidente Trump por su confianza en mí y continuaré defendiendo sus políticas y liderazgo en temas ambientales y energéticos de importancia crítica para hacer de nuestra nación un país grande, próspero y seguro", dijo en el comunicado. Además, explicó que ha estado en este proceso por más de un año y que pide que se retire su nombre "por el bien de facilitar la confirmación de los candidatos del presidente durante su administración", así como las necesidades familiares y laborales.

Hartnett-White obtuvo su licenciatura y maestría en Humanidades y Religión en Stanford, asistió al programa de Doctorado en Religión Comparativa de Princeton y completó un año de la Facultad de Derecho en Texas Tech. Además, ha argumentado que “ el dióxido de carbono es inofensivo y sus emisiones no deberían ser reguladas” y que, a su parecer, “la energía solar y la eólica son poco confiables y hasta parasitarias (refiriéndose a que consumen mucho en incentivos)”.

Sobre esta última afirmación vale destacar que los combustibles fósiles han recibido mucho más en exenciones impositivas y subsidios federales durante más tiempo que las energías renovables. Actualmente, la energía eólica es más barata que el carbón, la energía nuclear y el gas natural. Un análisis del Departamento de Energía prevé que las tecnologías renovables disponibles tienen el potencial de cumplir con el 80% de la demanda de electricidad de EEUU para el 2050.

Durante una de sus audiencias públicas en el 2016, ella demostró desconocer y despreciar la ciencia climática. De allí que no fuera avalada la nominación de Trump y ahora fuera descartada por petición de ella misma.


Desconocimiento

En el 2017 Harnett-White dijo a los miembros del Comité de Medio Ambiente y Obras Públicas del Senado que los niveles de dióxido de carbono han aumentado, pero que "no han subido drásticamente" desde la revolución industrial, cuando abundante investigación científica muestra que los niveles de dióxido de carbono saltaron a la más alta en la historia humana durante el último siglo o más, comparable a las lecturas que se vieron por última vez hace unos 3 o 5 millones de años.


También expresó que no estaba segura si el agua se expande a medida que se calienta, algo que todas personas descubren cuando se hierve o ver hervir agua. Esto es un concepto muy importante en el contexto del cambio climático. Los mares más cálidos significan niveles más altos del mar, y los niveles más altos del mar significan más inundaciones y más daños a los bienes raíces costeros. Derretir el hielo debido al calentamiento global elevará los niveles del mar, pero los mares más cálidos se expandirán por sí mismos.

Sus respuestas causaron sorpresa y hasta exasperación entre quienes la cuestionaron y quienes escucharon. Por ejemplo, tras oír su intervención, el senador de Massachusetts Ed Markey reaccionó diciéndole: "Sus posiciones están tan fuera de la corriente principal de pensamiento, que no son solo atípicas, sino escandalosas (...) Tienes una voz marginal que niega la ciencia, la economía y la realidad".

El analista político Philip Bump también la criticó en una columna de opinión en The Washington Post diciendo:“Es probable que Hartnett White sepa que el agua se expande a medida que se calienta. La mayoría de los humanos lo hacen. Lo que ella está haciendo es ofrecer una respuesta política a una pregunta formulada en un contexto político. La pregunta, entonces, es por qué considera que es políticamente valioso evitar reconocer que el agua se expande a medida que se calienta”.

Desde su nominación, una coalición de grupos ambientalistas estadounidenses se organizó para oponerse a ella. Entre otras cosas, ellos aseguraban que de 2001 a 2007, mientras Hartnett presidía la Comisión de Calidad Ambiental de Texas, esta entidad deliberadamente omitió reportar a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) la cantidad total de radiación que se encontraban en el agua potable de consumo masivo. Hartnett trabajó bajo el entonces gobernador de texas Rick Perry, quien ahora es el secretario de Energía de Trump.

“Kathleen Hartnett White no tiene ninguna cabida como líder de la oficina para el medio ambiente de la Casa Blanca. En su largo historial profesional ha distorsionando la ciencia, diseminado teorías de la conspiración y negado los serios problemas causados por la contaminación. Es una candidata anticiencia y pro-contaminación que no pudo pasar el proceso de nominación el año pasado y cuya peligrosa trayectoria deja en claro que no va a proteger la salud de nuestras comunidades", aeguró Sara Chieffo, vicepresidenta para Asuntos Gubernamentales de la Liga de Votantes por la Conservación (LCV).

"Kathleen Hartnett-White ha demostrado una comprensión deficiente del impacto de la contaminación en nuestro medio ambiente, nuestra salud y nuestras comunidades. Entre muchas ideas radicales, se opone a todas las fuentes de energía renovables y afirma que la contaminación del carbono es inofensiva. Su primera actuación de confirmación de la audiencia habría sido cómica si no fuera francamente aterradora”, había resumido Raúl García, Consejero Legislativo Principal de la organización ambientalista Earthjustice.

RELACIONADOS:PolíticaCambio Climático