null: nullpx

Gobiernos locales y ciudadanos de EEUU se rebelan en la cumbre del clima tras salida de Trump del Acuerdo de París

Alianza ‘rebelde’ aseguró este jueves que “Seguimos dentro” del Acuerdo de París e inauguraron un área para mostrar las acciones que se están realizando para honrar el pacto, a pesar de la negativa de la administración Trump.
10 Nov 2017 – 05:24 PM EST
Comparte

En fotos: Así vive Alemania la nueva cumbre global contra el cambio climático

Loading
Cargando galería

El gobierno de EEUU puede haber anunciado su intención de abandonar el Acuerdo de París en agosto de este año, pero muchos líderes estadounidenses tomaron la palabra esta semana en la cumbre mundial del clima, en Bonn para dejar claro que el país sigue siendo un aliado en la reducción de emisiones y en la lucha contra el cambio climático.

“We Are Still In” (Seguimos adentro) es el nombre de la coalición ‘rebelde’ de ciudades, estados, universidades, iglesias, compañías y otros grupos de interés que se formó en junio como reacción privada al anuncio de gobierno de EEUU. Entre sus miembros figuran los gobernadores de California, Jerry Brown; Virginia, Terry McAuliffe; Oregón, Kate Brown, o Washington, Jay Inslee. Cuenta también con el apoyo del exvicepresidente estadounidense Al Gore y los senadores Ben Cardin, de Maryland; Jeff Merkley, de Oregón, y Brian Schatz, de Hawaii.

La meta es asegurarse que, a pesar de la negativa de Trump y su administración, EEUU cumpla las promesas del pacto contra el cambio climático. La coalición cuenta ya con 2,584 miembros.

Mariana Panuncio Feldman, directora senior de cooperación internacional climático de WWF explicó a Univision Planeta que "esta es la coalición más grande que se haya visto en EEUU de actores no estatales para luchar contra el cambio climático y representa a 130 millones de americanos, 4, 2 millones estudiantes y cerca del 6.2 trillones del producto interno bruto. No solo decimos que seguimos comprometidos sino que las acciones están en marca en este momento. No son promesas, es evidencia que se viene a compartir para que los demás países tengan la confianza de que seguimos avanzando".

Y agregó: "Si vamos a tratar de encaminarnos hacia una descarbonización de la economía mundial para mantener a la civilización a salvo debemos de limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados Celsius. Es verdad y nos convendría más que la política federal de EEUU estuviera alineada con esta lucha mundial, pero el sistema federal de EEUU los estados tienen también la potestad para actuar por su cuenta y así lo están haciendo. Ya hay 21 estados comprometidos. Por ejemplo, a pesar de la normativa oficial, Nueva York implementó estándares de reducción de emisiones para sus edificios".

Según Panuncio, se espera que cada vez se unan más actores y personas desde su fe o iglesia, desde sus empresas o con su voto, presionando a los representantes políticos. El próxima 14 de noviembre se está llamando a una afiliación simbólica en la lucha contra el cambio climático con la campaña "I am still in"' (Yo todavía estoy comprometido), de la cual la próxima semana se darán a conocer más detalles.

Acción y debate

Para mostrar su compromiso, la coalición “We Are Still In” inauguró en las instalaciones de Naciones Unidas y de forma temporal el llamado Centro de Acción Climática de EEUU.

Este pabellón, es el primero de su tipo en estas cumbres. Por primera vez en la historia, EEUU no tiene un espacio oficial. En su lugar, el pabellón consiste en una serie de evidencias de cómo la sociedad civil de EEUU sigue comprometida con la lucha contra el calentamiento global. El espacio es patrocinado por organizaciones o empresas no federales como Bloomberg Philanthropies y NextGen America y tiene una amplia agenda durante todo el evento.

La apertura de un pabellón no gubernamental, así como la presencia de una delegación no oficial de EEUU de unas 700 personas crea un contraste incómodo para los negociadores oficiales encabezados por Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos.

La representación oficial de EEUU está integrada por solo 48 personas, un 50% menos que las delegaciones que asistieron a las cumbres de Marrakech (2016) y París (2015).

Comparte
RELACIONADOS:PlanetaCambio Climático

Más contenido de tu interés