Florida dijo sí a la energía solar

El martes, los votantes primarios del estado aprobaron una enmienda para hacer que la tecnología para producir energía solar sea más barata y accesible.
31 Ago 2016 – 5:03 PM EDT

Aunque Florida es el tercer estado de la nación en cuanto a potencial para obtener energía solar con paneles, en la práctica menos de un 0.1% de la energía que se consume se genera gracias al sol. Sin embargo esta situación está por cambiar.

Los habitantes del estado del sol votaron abrumadoramente esta semana a favor de una propuesta que ahora permitirá que la instalación de tecnología solar sea más asequible para personas y empresas en todo el estado.

Con más del 70% de la votación, la llamada enmienda 4 ya es parte de la constitución del estado. Gracias a ello, los propietarios de viviendas y negocios ya no tendrán que pagar impuestos adicionales cuando instalen equipos de energía solar y eso encarezca el valor de la propiedad.
Ya existe una política de este tipo en vigencia para algunos propietarios de casas; esta enmienda lo expandiría.
La enmienda también busca eximir de impuestos a los equipos solares arrendados.

La medida bipartidista fue puesta en la boleta de votación por parte de la Legislatura de Florida en primavera y debe obtener el 60% de votos a favor para ser aprobada el 30 de agosto. Una amplia variedad de grupos apoya la propuesta, incluida la Florida Retail Federation, Nature Conservancy, Christian Coalition y Conservatives for Energy Freedom.

Los defensores de la medida consideran este como un gran primer paso hacia el uso de las energías renovables en el estado del sol. En la actualidad, la Florida ni siquiera figura en los 10 primeros ugares de capacidad solar y menos de una décima parte del uno por ciento de la energía se está generando por energía solar. Aunque es el tercer estado de la nación en cuanto a potencial para obtener energía solar con paneles, en la práctica solo logra el lugar 14 en capacidad instalada.

Pero aún no termina la historia. El estado se enfrenta a una nueva votación solar en noviembre. Esta vez se trata de la llamada enmienda 1 que se centra en que se pueda vender la infraestructura solar y es mucho más discutible.

El amplio apoyo a la enmienda 4 es muy diferente al de otra enmienda constitucional que los residentes de la Florida votarán a finales de este año, la Enmienda 1, a la regulación de la venta de la infraestructura solar. Dicha modificación es mucho más controvertida.

Hasta ahora, los consumidores de Florida que desean instalar energía solar están obligados a depender de grandes empresas de servicios públicos del estado. En realidad, Florida es uno de los únicos estados donde la tecnología solar solo puede ser vendida por empresas de servicios públicos.

En muchos estados, los consumidores tienen la opción de elegir entre cientos de empresas que venden e instalan paneles solares a un bajo costo. Estas empresas alquilan equipos de energía solar para los propietarios de viviendas y les facturan mensualmente la electricidad generada. Algo que permite a la gente ingresar en el mercado con poco o ningún dinero como depósito y pagar a medida que avanzan. Como resultado de estas políticas en California, las instalaciones solares se encuentran cada vez más en barrios de moderados ingresos.

Una iniciativa llamada Floridians for Solar Choice trató de introducir una enmienda para cambiar las reglas en Florida, permitiéndole a empresas que no sean de servicios públicos vender energía solar para los consumidores. Pero el plan no recibió suficientes firmas para aparecer en la papeleta antes de que finalice el año.

En cambio, una modificación respaldada por los servicios públicos de la Florida sí aparecerá en noviembre. La llamada Enmienda 1 pondría en la constitución del estado las actuales normas sobre quién puede vender energía solar. En otras palabras, solo las empresas de servicios públicos.

Son compañías como Florida Power & Light Co, Tampa Electric Co y Duke Energy Florida, y argumentaron que la iniciativa legislativa para ampliar la oferta en equipos de energía solar despojaría a los gobiernos locales de las facultades de regulación, lo cual aumenta la posibilidad de violaciones de salud, seguridad y de las normas de construcción.

En marzo, la presidenta de la Corte Suprema de Florida, Barbara Pariente, escribió una fuerte oposición a la Enmienda 1, llamándola una manera intencional de confundir a los votantes. Es "un lobo disfrazado de oveja" ... "haciéndose pasar como defensor de la energía solar" dijo. "Que los consumidores de energía solar estén atentos", escribió Pariente.

Publicidad