null: nullpx

¿Debe regularse en EEUU el contacto directo con animales peligrosos? El Departamento de Agricultura quiere saber su opinión

La falta de legislación en este tema promueve accidentes y el tráfico ilegal de grande felinos, aseguran las organizaciones ambientalistas.
18 Jul 2016 – 8:58 PM EDT

Una consulta pública abierta por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) revive el debate nacional sobre si este país debe regular el contacto directo de las personas con animales silvestres peligrosos como los felinos grandes.

Actualmente, este es un tema que no está del todo claro ni definido, pues se enfrenta a la férrea oposición de empresarios que venden, exhiben y cobran por alimentar o fotografiarse con cachorros de grandes felinos -u otros animales que pueden ser considerados como peligrosos-. Eso ha despertado el malestar de grupos ambientalistas y también ha redundado en accidentes letales desde hace años.

Este mes de julio, el debate público renació y los ambientalistas lo celebran con cautela. “USDA ha anunciado recientemente que volvería a abrir el periodo de comentarios sobre este tema, e incluyó en su nota de ocho preguntas para hacer frente a los comentaristas”, celebró Carson Barylak, jefe de campañas de IFAW.

En este caso, el departamento de Agricultura está pidiendo información adicional para orientar sus decisiones sobre la regulación de animales salvajes peligrosos. Cualquier persona puede presentar sus observaciones. Eso sí, el USDA ha dejado en claro que dará mayor peso a las opiniones de expertos en la materia.

Estas opiniones serán recibidas hasta la tarde del 31 agosto 2016, explica el Departamento de Agricultura en un documento oficial enviado al IFAW.

“Puede que una reglamentación técnica que no suene muy emocionante por sí sola, pero podría ser muy importante para el futuro de los grandes felinos en cautiverio en los EEUU”, explica Barylak.

Según el especialista, esto es significativo por dos razones principales. En primer lugar, la tenencia de cachorros de felinos puede considerarse uno de los grandes contribuyentes a la crisis de los grandes felinos en cautiverio.

Barylak asegura que cuando son cachorros, es decir, sólo durante un par de meses de sus vidas, estos animales resultan muy rentables para tomarse fotografías y para ponerlos en exhibiciones de pago donde se pueden tocar.

“Eso hace que haya una demanda constante para la cría de nuevos cachorros, pero si estas exhibiciones que promueven el contacto directo llegan a su fin, esto podría ser un incentivo importante para desincentivar su crianza en estas condiciones”.

En segundo lugar, para el IFAW esto es una indicación (aunque no una garantía) que el USDA está moviendo hacia una mejor regulación en el tratamiento de las especies exóticas en cautiverio en general.

“El Departamento recibió nuestra petición de revisar la legislación para regular el contacto directo con animales silvestres, se abrió un período de comentarios poco después y volvió a abrir el período de comentarios más tarde ese mismo año para reunir más información. Desde entonces, a pesar de la continua presión de los defensores de los animales, el USDA no ha tomado nuevas medidas sobre la petición. Sin embargo, la reapertura de este periodo de comentarios para restringir el comercio de tigres y otros grandes felinos es un signo positivo”, concluye el jefe de campañas.

Según datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), mientras que en estado salvaje apenas se cuentan 3,890 en todo el mundo, en Estados Unidos viven 10,000 de estos felinos en cautiverio. Estos animales son propiedad privada de personas y zoológicos.

Como no existe una legislación que regule la tenencia o manejo de grandes gatos ni su manejo cuando fallecen. Como sus propietarios no tienen que reportarlo a las autoridades, esto puede fomentar la venta de las partes de su cuerpo en el mercado negro de la medicina tradicional china.

Desde los ojos hasta los genitales, todos los órganos de los tigres se aprovechan. Está prohibida y no es aceptada ni por la Academia de Medicina Tradicional China, pero con los tigres en cautiverio se alimenta la demanda y con ello, se promueve aún su cacería en muchos países, explica Carlos Drews, director del programa global de especies del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Si bien lo que las personas opinen no garantizan la creación de una ley federal, la USDA podría, sin embargo, utilizar la información propuesta por parte del público y por los expertos para revisar la reglamentación vigente.

“Los reglamentos del USDA gobiernan el contacto directo con los grandes felinos, incluyendo el manejo de los cachorros, por lo que en última instancia ellos podrían tomar una decisión sobre si resulta favorable en términos de bienestar animal poner al contacto directo”, declara la IFAW.

Además de los felinos, otras especies podrían verse favorecidas por esta iniciativa.

Publicidad