null: nullpx

Cómo conseguir que un robot insecto se pose sobre una hoja

Investigadores de Harvard diseñan microrobots que usan la electroadhesión para agarrarse a diferentes superficies inspirándose en la naturaleza.
19 May 2016 – 2:04 PM EDT

Pesan tanto como una abeja (unos 100 miligramos), pero son microrobots diseñados por ingenieros de la Universidad de Harvard. Inspirados en la naturaleza, su gran aportación es que pueden posarse como insectos sobre una simple hoja. Y esto puede tener interesantes aplicaciones para vigilancia ambiental o ante catástrofes naturales.

Como publica el último número de la revista Science, ya hoy en día existen diferentes versiones de drones inspirados en aves, murciélagos, insectos… Poder mantenerse en el aire por largos periodos tendría muchas utilidades, pero este tipo de robots se quedan sin batería de forma rápida. De ahí la importancia de ser capaces de posarse en algún sitio en altura, tal y como hacen estos RoboBees, que es como los ingenieros de Harvard han bautizado a sus insectos robóticos.

Para conseguirlo, se requiere que la máquina pueda agarrarse a una superficie en diferentes ángulos de forma facil y que pueda luego soltarse con la misma sencillez.

“Muchos animales diferentes usan el posado para ahorrar energía”, comenta Kevin Ma, coautor de la investigación y postdoc en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Harvard. “Pero los métodos que utilizan para posarse, como adhesivos pegajosos o cogerse con garras, son inapropiados para un microrobot del tamaño de un clip”.

En lugar de eso, los ingenieros han escogido otra estrategia: un electroadhesivo. El principio es el mismo que cuando uno frota un globo contra un suéter y luego lo aproxima a una pared. La electricidad estática generada (por la diferente carga de cada elemento) hace que el globo se quede pegado a la pared y es también el adhesivo utilizado para que los RoboBees se mantengan posados en una superficie. Su fuerza de agarre no es muy grande, pero sirve para estos microrobots.

“El uso de adhesivos controlables sin complejos mecanismos físicos, de bajo consumo de energía, y que puedan adherirse a una amplia variedad de superficies es perfecto para robots que son ágiles aunque tienen una carga limitada”, detalla Robert Wood, profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas.


Publicidad