null: nullpx

Un llamado a la acción: debemos organizarnos para luchar contra las políticas migratorias de Trump

“Nuestros aliados en la comunidad legal están listos para defender a nuestras familias en los tribunales”.
Opinión
Director ejecutivo, Mi Familia Vota.
2017-03-03T14:31:23-05:00

La preocupación se puede ver en los ojos de nuestras familias, compañeros de trabajo, amigos y otros que buscan nuestra ayuda. El temor se ve agravado por la aleatoriedad y la velocidad con la que las vidas de las personas están cambiando bajo la administración Trump.

Si un padre en Virginia no hubiese llevado a su hijo a la escuela, si un beneficiario de DACA no hubiese estado en casa de su padre en Seattle cuando los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) llegaron a arrestar a su padre, si la madre no hubiese ido a su cita rutinaria en la oficina de ICE en Phoenix, todavía estarían con sus familias el día de hoy.

¿Qué hacemos ahora? Es la pregunta de las comunidades latinas e inmigrantes.

La respuesta está en la rapidez de nuestra comunidad en unirse para proteger los derechos constitucionales, civiles y humanos de aquellos que han sido retenidos en la campaña de deportación estilo militar de Trump. Desde las ciudades, en donde las voces de apoyo de los no inmigrantes se hace cada vez más fuerte, hasta los pasillos del Congreso, la lucha para resistir ha comenzado.

Aun así, el trabajo para proteger a nuestras familias y obligar a los políticos a que nos traten con dignidad y respeto es grande, así que pedimos que todo latino, sea ciudadano o no, se involucre.

La valentía de unos pocos ya ha producido importantes resultados.

Durante la primera sesión conjunta del Congreso del Presidente Trump, el hijo y la hija de Guadalupe (Lupe) García de Rayos, deportada por el gobierno, se sentaron en la galería de la Cámara de Representantes como invitados especiales de los representantes demócratas de Arizona Raúl Grijalva y Rubén Gallego.

Asistir al discurso presidencial fue una manera de hacer frente a una administración que de manera vergonzosa separó a su familia para ganar puntos políticos. Trump está en apuros para explicar cómo su madre, quien vivió en Estados Unidos por más de dos décadas y se presentaba antes ICE de manera regular, representaba una amenaza para la seguridad nacional.

En Colorado, Jeanette Vizguerra, de 45 años, tenía programadoa reunirse con un oficial de inmigración, e instintivamente decidió buscar santuario en la iglesia First Unitarian, en donde permanece todavía. Su intuición se agudizó debido al involucramiento con su comunidad. Hace cinco años cofundó la Colisión Santuario de Denver. El mayor de sus cuatro hijos no es ciudadano pero se encuentra legalmente presente en Estados Unidos bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

El espíritu de Vizguerra se mantiene en alto al recordar y recordarles a los reporteros que llaman de manera regular que por 20 años ha pagado impuestos a nuestro gobierno, algo que Trump no ha querido comprobar. Los defensores de los derechos de los inmigrantes de todo el país se mantienen en contacto con ella, y recientemente cientos de partidarios, incluyendo a miembros de Mi Familia Vota, se reunieron en la iglesia para apoyarla.

Ya hemos dado antes esta batalla, así que tenemos una buena idea de a qué nos estamos enfrentando.

El alguacil Arpaio de Arizona, que organizó las redadas en las que se detivo a Lupe hace varios años, era un oficial mezquino y antiinmigrante a quien se llevó a juicio varias veces por violar la Constitución. Fue vencido en su intento de reelección el pasado noviembre por Paul Penzone, un exsargento de policía que dijo: “Arizona representa algo más grande, no importa de dónde venimos o cómo nos vemos, todos merecemos respeto”.

El arquitecto del plan de deportación de Trump elaboró estrategias similares en estados como Arizona, Alabama, Georgia, pero las leyes estatales fueron rechazadas por las cortes federales después de toparse con problemas constitucionales.

Ya vimos que el primer intento de Trump de prohibir el ingreso de musulmanes fue bloqueado por las cortes. No importa lo que la administración nos ponga enfrente, nuestros aliados en la comunidad legal están listos para defender a nuestras familias en los tribunales. Lucharemos nuevamente.

Mientras tanto, pedimos a los inmigrantes que sean valientes, conozcan sus derechos y estén preparados. No están solos. Y ya que nuestra comunidad continúa organizándose para defender sus derechos, podemos y vamos a ganar muchas batallas políticas.

Bajo las órdenes de Trump, cualquier inmigrante indocumentado, incluso aquellos que tiene DACA, son considerados una “prioridad” para la deportación. Un tercio de aquellos que han sido arrestados recientemente no tienen un récord criminal, o tiene cargo menores relacionados con inmigración.

Trump también les niega a los inmigrantes el debido proceso, evita las cortes de inmigración y acelera la deportación. La administración está ignorando las raíces que han echado aquí los inmigrantes y sus contribuciones. Y no le importan los niños ciudadanos que quedarán huérfanos.

Nosotros vamos a tornar nuestro enojo y nuestro miedo en acción. Si ICE llega a la puerta sin una orden judicial, vamos a resistir. No les vamos a permitir entrar. Vamos a usar el derecho a mantener silencio. Nosotros aconsejamos a nuestra comunidad que no firme ningún documento sin antes hablar con un abogado y registrar todo en papel, video, o audio, incluyendo el número de insignia del agente. Todos tenemos derechos constitucionales, independientemente de nuestro estatus migratorio.

Además, aconsejamos que toda familia en peligro tenga un plan de emergencia en caso de una detención, como si se tratara de la llegada de un huracán. Deberían compartir números de teléfono de líneas de ayuda que puedan conseguir asistencia legal, y plenear con los amigos quién va recoger a los niños de la escuela.

Pero más que nada, urgimos a que los residentes permanentes legales se conviertan en ciudadanas para que puedan poder votar en 2018.

Necesitamos elegir nuevos representantes al Congreso para que bloqueen la separación innecesaria de las familias; para detener la locura del nuevo régimen de deportaciones. La Cámara de Representantes y el Senado deben enfrentársele a Trump y aprobar una reforma migratoria. También debemos pedirle la rendición de cuentas a todos los funcionarios públicos, desde las juntas escolares hasta los consejos de la ciudad y las legislaturas estatales, y exigir protecciones para nuestra comunidad.

Se necesitará todo el valor, la fuerza y el poder de nuestras comunidades para organizarse y movilizar a sus miembros. Pero podemos hacerlo.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad