publicidad
Donald Trump durante una de las reuniones del G-20 en Hamburgo,
Daniel Morcate
Opinión

Miembro de la unidad política de Univision Noticias.

Trump: un gobernante extraño y aislado en el G-20

Trump: un gobernante extraño y aislado en el G-20

“El presidente puso otra vez de relieve su incapacidad para el cargo que ocupa y el preocupante aislamiento hacia el que encamina a Estados Unidos entre las democracias influyentes”.

Donald Trump durante una de las reuniones del G-20 en Hamburgo,
Donald Trump durante una de las reuniones del G-20 en Hamburgo,

Con su acostumbrada mendacidad, el presidente Trump proclamó el éxito de su segundo viaje al extranjero, en el que visitó Polonia y se reunió en Alemania con líderes de otros 19 países con economías grandes. Pero el viaje fue exactamente lo contrario. Puso otra vez de relieve su incapacidad para el cargo que ocupa y el preocupante aislamiento hacia el que encamina a Estados Unidos entre las democracias influyentes. En esta ocasión Trump no actuó como el proverbial elefante en una cristalería, como hiciera durante su primera visita europea en mayo, cuando incluso empujó al líder de Montenegro para situarse en el primer plano de las fotografías. Pero a los ojos de los gobernantes aliados consolidó su imagen de figura solitaria –de “odd-man out” o extraño en inglés– que desentona entre profesionales de la política y estadistas en su mayoría dispuestos a trabajar por el bien común.

publicidad

El viaje de Trump arrancó en Polonia, donde el presidente ultraconservador Andrzej Duda le preparó un dudoso baño de pueblo al estilo del que organizan las dictaduras comunistas, expertas en el milagro de las unanimidades aparentes. Miles de personas fueron trasladadas en autobuses a las calles que atravesó a su llegada a Varsovia la comitiva del presidente de Estados Unidos y al lugar donde pronunció un discurso en el que, por unos minutos, Trump no fue Trump sino el otro que desearían que fuese sus asesores más juiciosos. Los organizadores del evento repartieron miles de banderas estadounidenses entre la multitud. Fue una caricia meticulosamente calculada al notorio narcisismo del empresario gobernante. Y un contraste enorme con las violentas protestas con que los manifestantes antisistema les recibieron a él y a los otros protagonistas de la cumbre del G-20 en Hamburgo. Esos nihilistas obcecados no supieron ver en Trump a un aliado natural, dispuesto a desbaratar junto a ellos los sólidos tejidos con que Estados Unidos y la vieja Europa han protegido lo mejor de la civilización occidental durante más de siete décadas.

La cumbre en sí dejó a Trump y a Estados unidos más aislados. Líderes de Europa, Asia y Latinoamérica suscribieron acuerdos para la protección del medio ambiente y el libre comercio sin la participación del presidente norteamericano. En el manifesto final, todos menos Trump, declararon como “irreversibles” los acuerdos de París contra el cambio climático, en una clara indirecta al mandatario que de manera intempestiva retiró a Estados Unidos de esos acuerdos y exigió renegociarlos. Los demócratas europeos respiraron aliviados cuando Trump, bajo fuerte presión de legisladores demócratas y republicanos en casa, finalmente ofreció su apoyo al artículo 5 de la Carta Constituyente de la OTAN, el cual compromete a Estados Unidos a la defensa de cualquier miembro de la alianza militar que sufra un ataque. Trump había sido el primer y único presidente norteamericano que había puesto en duda ese compromiso al que siempre se ha opuesto Rusia.

Trump ha mostrado mayor afinidad con autócratas como el chino Xi Jinping y el ruso Vladimir Putin que con los gobernantes democráticos de Europa y América Latina. Pero ni siquiera con ellos le fue bien. En Hamburgo fracasó en el empeño de convencer a Xi para que le apriete las clavijas a Corea del Norte, cuyo dictadorzuelo, Kim Jong un, consagra casi todos los precarios recursos de su famélico país a una carrera armamentista nuclear diseñada para amedrentar a Estados unidos y sus aliados en Asia.

El tan esperado encuentro con Putin resultó un desastre sin paliativos. Trump y sus voceros anunciaron que el presidente lo había “presionado” sobre la injerencia rusa en las elecciones en Estados Unidos en noviembre pasado. Pero Moscú rápidamente ofreció una versión diferente del diálogo: Trump, dijo, había aceptado la aclaración de Putin de que nunca interfirió en esas elecciones y ambos habían convenido en “avanzar hacia el futuro”. El presidente anunció asimismo que había acordado con Putin crear juntos un escudo contra la piratería cibernética, lo más parecido a colocar a la zorra al frente del gallinero. La peregrina idea provocó un sonado escándalo bipartidista en Washington. El senador republicano, Lindsey Graham, la ridiculizó, calificándola de “lo más parecido a la idea más estúpida que había escuchado” en su vida. Su colega republicano, Marco Rubio, advirtió que “asociarse con Putin en seguridad cibernética sería como asociarse con Bashar al-Asad en una unidad contra las armas químicas”. Acosado por las críticas y las suspicacias naturales, Trump terminó retractándose por Twitter del insólito trato con el cabecilla de los piratas rusos que atacaron nuestro proceso electoral.

publicidad

Un corresponsal australiano resumió con elocuencia la patética participación de Trump en la cumbre del G-20 en un video que se ha vuelto viral. “( El presidente estadounidense”, dijo Chris Ulmann, “fue una figura incómoda, solitaria y difícil” que en la reunión “no mostró ni el deseo ni la capacidad de liderar al mundo”). Más de la mitad de los estadounidenses parecen haber llegado a la misma conclusión respecto a la capacidad de Trump de liderar a Estados Unidos, según las encuestas. Pero, por ahora y hasta nuevo aviso, a todos no nos queda otro remedio que padecer su invencible ignorancia y su falta de liderazgo. Después de todo, casi la mitad de los votantes lo eligieron presidente, con un poco de ayuda de los rusos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad