Trump mostró sus verdaderos colores hace mucho tiempo y no nos va a engañar con sus trucos

“Este intento de ‘moderar’ su retórica y su política migratoria no es más que un espejismo para convencer a votantes blancos en los suburbios de que voten por él: aquellos que hoy por hoy se rehúsan a apoyarlo por su racismo”.
Opinión
Directora de Comunicaciones de Latino Victory Project
2016-08-26T14:03:34-04:00

Durante el pasado fin de semana, Donald Trump se reunió con líderes hispanos en Nueva York para hablar sobre su estrategia política hacia nuestra comunidad. La reunión supuestamente tenía como fin establecer lazos con la comunidad latina y hablar sobre el tono de la campaña de Trump hacia los hispanos y los inmigrantes. Pero los latinos sabemos que por más que intente cambiar el mensaje, Trump mostró sus verdaderos colores hace mucho tiempo y no nos va a engañar con sus trucos.

Hay que hablar claro. Los latinos no necesitamos un discurso para saber cuál es la postura de Trump hacia la inmigración, lo que piensa de nuestra comunidad o el peligro que representa para nuestras familias y para nuestros seres queridos. Ya bastante ha dicho durante toda su campaña presidencial, durante la cual se la ha pasado insultándonos.

Trump ha demostrado una y otra vez lo poco que valora y respeta las vidas y las contribuciones de los inmigrantes y de la comunidad latina en los Estados Unidos. Por cierto, obtuvo la nominación Republicana gracias a sus ataques racistas, a sus promesas de separar familias con crueles e imposibles deportaciones masivas, a su plan cómico de construir un muro entre los Estados Unidos y México, y hasta con su insulto hacia el juez federal Gonzalo Curiel al cuestionar su habilidad para hacer su trabajo debido a su herencia mexicana.

Trump dio su discurso de inmigración hace mucho tiempo. Y le creemos cuando dice que él es quien es, y que no quiere ni piensa cambiar sus ideas y su mensaje. Encuesta tras encuesta indican que los electores latinos conocen las posturas de Trump.

Por ejemplo, en una encuesta difundida por Latino Victory Fund y Latino Decisions, descubrimos que el 80 por ciento de electores latinos tienen una opinión no favorable de Trump, mientras que un 83 por ciento lo describió como racista, el 81 por ciento dijo que el candidato a la presidencia es inestable, y el 80 por ciento opina que es peligroso.

El daño ya está hecho. No importa cuánto intente Trump cambiar su mensaje hacia la comunidad latina, no puede esconder sus verdaderos sentimientos o desborrar lo que ha dicho. Una reunión con líderes hispanos y afroamericanos no va a cambiar lo que sabemos yá, que es un racista.

Aparte de su retórica racista hacia los inmigrantes; los latinos; los afroestadounidenses; los musulmanes; las mujeres, y la comunidad LGBTQ, entre otros grupos, la actitud de Trump y de su campaña indica que no existe ningún interés en establecer una conexión sincera con los grupos a los que ha antagonizado.

Recientemente contrató como su jefe de campaña a un nativista ejecutivo de la agencia de noticias Breibart, conocida por su contenido extremista y antiinmigrante; y, a lo largo de su campaña, ha ignorado y atacado a la prensa hispana, y ha rechazado las invitaciones de organizaciones hispanas a sus eventos. El candidato republicano ha hecho un magnífico trabajo dejando claro que la comunidad latina no le simpatiza y que no nos quiere en este país.

Trump quiere poner un velo sobre los ojos de la comunidad latina con su supuesta nueva estrategia hacia nosotros, pero no nos engañará. Los latinos sabemos bien que este intento de “moderar” su retórica y su política migratoria no es más que un espejismo para convencer a votantes blancos en los suburbios de que voten por él: aquellos que hoy por hoy se rehúsan a apoyarlo por su racismo.

La realidad es que Trump no está milagrosamente convirtiéndose en amigo de los inmigrantes, y sus palabras solo muestran su ignorancia cuando se trata de nuestro sistema migratorio. Lo único que Trump está haciendo es cambiando las palabras que usa para describir su plan y diciéndoles diferentes cosas a diferentes audiencias. Al final del día, Trump sigue planeando deportar a grandes números de inmigrantes, sigue prometiendo deshacerse de DACA y DAPA el primer día de su administración, sigue queriendo cambiar la cuarta enmienda que le da ciudadanía a cualquier niño nacido en los Estados Unidos independientemente del estatus migratorio de sus padres, y sigue queriendo crear un muro enorme entre México y los Estados Unidos. Las supuestas soluciones de Trump no son más que deportaciones masivas y políticas dañinas para nuestras familias y nuestra economía. Trump no nos ha dado ninguna razón para confiar en él y no tiene nuestro bienestar en mente.

Trump nos quiere vender gato por liebre. No se dejen engañar. Una reunión con líderes hispanos y una supuesta “nueva” política migratoria, no van a cambiar 14 meses de insultos, ataques racistas, y violencia hacia nuestra comunidad. Solo se necesita ver a la gente que Trump ha contratado y quienes lo están aconsejando para ver que sus intenciones no son nada buenas.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad