null: nullpx

Trump, el destructor de sueños

“Trump no tenía necesidad alguna de revocar DACA, si tanto decía que quería ayudar a los dreamers. Su argumento de que DACA es anticonstitucional no se sostiene. Solo lo revocó para complacer a su base y porque Barack Obama giró la orden y él ha deshecho todo lo tocado por Obama”.
Opinión
*Asesora ejecutiva de America’s Voice.
2018-02-20T11:57:56-05:00
Comparte
Beneficiarios de DACA salieron a las calles en Los Ángeles para protestar por el fin de este programa. Crédito: Reuters

No hay solución para los dreamers porque el presidente Donald J. Trump saboteó negociaciones y propuestas, incluyendo la suya. ¿Y ahora qué sigue?

Mientras Trump decía que quería una solución para los dreamers, un “proyecto de amor”, sus declaraciones y acciones atentaban en contra de la solución que presuntamente defendía.

Y aunque la contradicción se manfestó en su máximo esplendor la semana pasada, previo a los cuatro votos que sepultaron esa solución en el Senado, todo comenzó desde antes del cierre del gobierno a fines de enero, cuando los demócratas incluso accedieron a incluir miles de millones de dólares para el muro de Trump, pero el presidente rechazó la oferta.

Cuando finalmente los demócratas desistieron de presionar por el Dream Act en el marco del plan presupuestario y el gobierno reabrió, Trump y sus aliados sintieron que habían emergido fortalecidos y listos para terminar de quitarse las máscaras y exigir una larga lista de medidas extremistas a cambio de legalizar a los dreamers.

La Casa Blanca incluso emitió una amenaza de veto para el proyecto de ley que no incluyera los llamados “cuatro pilares” migratorios de Trump que no son otra cosa que planes extremistas para reducir la inmigración documentada y frenar el ingreso de personas de color.

De los cuatro votos en el Senado el pasado jueves, fue la propuesta que incluía los lineamientos de Trump la que menos votos acumuló: 39 de los 60 requeridos.

Pero Trump y sus asesores también sabotearon la propuesta centrista y bipartidista que le concedía 25,000 millones de dólares al muro fronterizo sumándole la vía de legalización para 1.8 millones de dreamers. Fue la que más votos logró: 54 de los 60 requeridos.

La realidad es que Trump no quería que nada avanzara.

A estas alturas solo alquien que viva bajo una piedra no sabe que Trump miente a cada oportunidad y que su compromiso y lealtad es con ese poco más de 30% de los votantes extremistas que componen su base más antiinmigrante y prejuiciosa. A esos les prometió el muro y no les ha cumplido porque sabe que haga lo que haga y diga lo que diga seguirán apoyándolo.

Además de mentir, Trump es cínico y culpa a los demócratas del fracaso migratorio y por “usar” a los dreamers, aunque los demócratas hayan apoyado incluso medidas poco populares entre su base, incluyendo el muro y otras restricciones migratorias si ello suponía ayudar a los dreamers.

Trump también recuerda a cada oportunidad que el 5 de marzo está a la vuelta de la esquina. El 5 de marzo se cumplen los seis meses que Trump dio como plazo para la “expiración” oficial de DACA.

La pregunta obligada es qué puede ocurrir a nivel legislativo tras el desastre en el Senado.

La Cámara Baja no ha considerado medida alguna y el presidente cameral, Paul Ryan, solo ha dicho que considerarán un plan que el presidente pueda promulgar. En el supuesto de que un plan de este tipo acumulara 218 votos, no hay garantías de que avance, pues en el Senado ese mismo plan solo recabó 39 votos.

¿Qué resta entonces? ¿Una extensión de DACA a cambio de fondos para el muro, como ya comienza a rumorarse?

Al menos los dos fallos judiciales en contra de la revocación de Trump hacen que, de momento, la administración tenga que seguir renovando los permisos existentes de DACA.

Sigue siendo, no obstante, un remedio temporal que mantiene a DACA con vida.

Lo más indignante es que todo pudo evitarse porque Trump no tenía necesidad alguna de revocar DACA, si tanto decía que quería ayudar a los dreamers. Su argumento de que DACA es anticonstitucional no se sostiene. Solo lo revocó para complacer a su base y porque Barack Obama giró la orden y él ha deshecho todo lo tocado por Obama.

Ahora vidas, sueños y esperanzas penden de un hilo por los designios de un cínico antiinmigrante, el único responsable de una innecesaria crisis sin razón de ser.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte

Más contenido de tu interés