null: nullpx

CAF: De puertas adentro

"Los retos para CAF no son pocos. El banco tendrá que aumentar su inversión social, incrementar su capital y acceder a los mercados financieros internacionales. Pero antes tendrá que arreglar su crisis interna, reconstruir su reputación y eso será difícil sin afectar su calificación de riesgo".
Opinión
Copresentadora del Noticiero Univision Edición Nocturna
2021-05-11T09:37:09-04:00
Comparte
Sede de la CAF en Caracas Crédito: CAF / Univision.com

En la agenda de la reunión del directorio de CAF, que integran representantes de 19 países, hay dos puntos importantes. El primero es buscar un sucesor a Luis Carranza, el exministro peruano de economía, quien renunció a la presidencia ejecutiva de CAF el pasado 23 de marzo, un año antes de finalizar su mandato. Por ahora, se eligió a Renny López como presidente ejecutivo interino hasta que se designe a un nuevo titular.

Otro punto a tratar es lo que precipitó la salida de Carranza: la decisión inédita del directorio, en 50 años de funcionamiento del banco, de integrar una comisión independiente encargada de investigar decenas de denuncias de acoso laboral, despidos injustificados, atropellos hacia funcionarios y cuestionamientos sobre la transparencia de ciertos manejos administrativos luego de que Carranza asumiera el cargo en 2017.

En su carta de renuncia, Carranza lamenta “el interés de politizar la actuación de CAF”. Atribuye su decisión a la falta de respaldo del directorio para aprobar “importantes iniciativas” y para aceptar el nombramiento de su designado en una de las vicepresidencias del banco.

El presidente ejecutivo va más allá: “En particular, los Directores por Argentina me solicitaron verbalmente y a través de mensajes escritos a principios de 2020, que designe como vicepresidente a una persona que no reunía las condiciones para el cargo”.

Lo que el saliente Luis Carranza sí quiso pasar por alto fueron los serios cuestionamientos de cerca de 40 exempleados sobre su política que califican como un “régimen de terror”.

De acuerdo con los testimonios de 8 exfuncionarios que entrevisté, fueron precisamente la integridad, la ética y la transparencia, los valores que se ignoraron para “deshacerse” de unos 100 empleados con muchos años de servicio a CAF.

El modus operandi

Según las declaraciones que obtuve, el esquema aplicado desde 2017 hasta finales de 2020 ha tenido un patrón:


  • Oferta de jubilaciones adelantadas.
  • Supuestas faltas cometidas por los funcionarios para justificar su separación de la entidad sin ofrecer argumentos ni la posibilidad de escuchar la defensa del funcionario.
  • Incumplimiento de los procedimientos administrativos para argumentar una separación del cargo.
  • Ultimátums telefónicos o presenciales (“o renuncia o lo despedimos”).
  • Una carta de renuncia previamente redactada.
  • Coacción de los funcionarios que ejecutan “las renuncias”, las cuales deben ser firmadas de inmediato o en el menor tiempo posible.
  • Bloqueo al instante del acceso al edificio y a sus computadores.

Los problemas comenzaron a evidenciarse tan pronto Carranza sucedió en la presidencia ejecutiva a Enrique García, quien con un prestigio generalizado presidió el Banco de Desarrollo de América Latina durante 26 años.

Las denuncias

Las primeras seis quejas llegaron a la reunión del directorio en noviembre de 2018, después de que algunos de los funcionarios le habían escrito directamente al presidente ejecutivo, sin recibir respuesta. Le pedían al directorio investigar sus denuncias.

Abusos, maltratos, despidos injustificados e ilegales realizados con arbitrariedad y desconsideración, en forma totalmente contraria a las prácticas usuales de CAF, fueron algunas de las quejas expresadas en una misiva de Soraya Lazcano, empleada en el área de relaciones externas.

Las primeras cartas que llegaron al presidente del directorio, según me contó Lazcano, causaron cierta conmoción, pero tal vez, dice, no era el momento para actuar, porque Carranza llevaba poco tiempo en el cargo. Los abusos laborales y cuestionables manejos internos del negocio de aprobaciones continuaron sucediendo en los años siguientes.

Ambiente de terror

A medida que fueron avanzando los despidos y las “forzadas renuncias voluntarias”, también se implementaron políticas administrativas que muchos vieron más acorde a “un régimen militar” que a un organismo financiero multilateral.

Otra de las observaciones que señalaron algunos de los exfuncionarios consultados tiene que ver con los miles de millones de dólares que aprueba CAF anualmente. Una gran parte del dinero se destina a líneas de crédito, muchas renovadas, a bancos e instituciones financieras públicas y privadas. ¿Por qué CAF aprueba mucho más dinero para bancos de la región en lugar de destinar gran parte de sus recursos a proyectos de desarrollo?

El detonante de la renuncia de Carranza se dio después de la más reciente reunión del directorio el 2 de marzo, cuando se leyeron las cartas de 10 exfuncionarios, incluyendo las enviadas en 2018, en las que se denunciaban los abusos laborales y se solicitaba la conformación de una comisión investigadora de las prácticas internas de CAF.

Varios exfuncionarios de CAF se han organizado en una asociación desde donde están dispuestos a declarar ante la comisión investigadora. Ellos quieren que los “acosadores” que aún continúan en el banco con sus “tácticas temerarias”, asuman su responsabilidad. Aseguran que sus denuncias no están vinculadas a ninguna politización o a ningún desacuerdo con “la eficiencia y meritocracia”.

Los retos

El desafío lo tiene a partir de ahora el directorio, que, para los efectos prácticos, es la máxima instancia de gobernanza de CAF. Los directores tendrán que establecer un calendario viable para realizar un proceso transparente de selección del presidente ejecutivo.

Por ahora suenan los nombres de candidatos de corrientes políticas opuestas. Sin embargo, el único que ha oficializado su candidatura es el exministro de Hacienda colombiano, Alberto Carrasquilla, quien no llega con la mejor carta de presentación. La semana pasada salió del gobierno colombiano por la puerta de atrás al verse obligado a renunciar por las masivas protestas provocadas por un cuestionado proyecto de reforma tributaria que el presidente Iván Duque se vio obligado a retirar. Además el exministro tendría que lidiar con un conflicto de interés porque su hermana Ana María Carrasquilla es una alta ejecutiva de una subsidiaria de CAF.

Lo sensato sería encontrar una candidatura de consenso, que combine en ese líder talentos técnicos con un buen manejo de relaciones externas, manteniendo su independencia frente a las diferencias políticas.

Los retos para CAF no son pocos. El banco tendrá que aumentar su inversión social, incrementar su capital y acceder a los mercados financieros internacionales. Pero antes tendrá que arreglar su crisis interna, reconstruir su reputación y eso será difícil sin afectar su calificación de riesgo.

Lo que suceda en CAF tendrá efectos directos en el desarrollo de Latinoamérica: presta alrededor del 30% de los recursos para la región. Este organismo que bajo el liderazgo de Enrique García se destacó por su independencia a los vaivenes políticos en la cooperación regional.

Hoy más que nunca Latinoamérica necesita de este tipo de organismos sin los cuales la recuperación económica y social será más difícil. Es hora de que CAF se encarrile con un buen timonel.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresada(s) allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representa(n). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Cargando Video...
¿Qué les espera a los países de América Latina en materia económica este 2021?
Comparte

Más contenido de tu interés