null: nullpx

No dejemos que esta crisis empeore

“Si el Congreso y el presidente hubieran estado dispuestos a llegar a un acuerdo para abordar los problemas migratorios –conocidos desde hace mucho tiempo– la situación en la frontera podría haberse evitado”.
Opinión
Director de la Iniciativa LIBRE.
2018-11-29T16:12:58-05:00

La gran mayoría de los estadounidenses apoyan la tradición de nuestra nación de acoger a inmigrantes y refugiados, y también esperan ver nuestras fronteras protegidas y nuestras leyes aplicadas. Aún así, es evidente la incapacidad de enfrentar los desafíos humanitarios, legales y logísticos a lo largo de nuestra frontera suroeste asociados con la "caravana" de migrantes que ha llegado hasta Tijuana. Y lo más preocupante es que las cosas van empeorando innecesariamente, ya que el Congreso y el presidente se han mostrado incapaces de trabajar juntos para reformar nuestras obsoletas leyes de inmigración. Y la insistencia por parte de la administración en intentar frenar la inmigración legal y cambiar la política de inmigración a través de órdenes ejecutivas no hace más que empeorar las cosas.

A principios de este año, el presidente y los líderes de ambos partidos en el Congreso discutieron una propuesta para brindar seguridad a los dreamers (jóvenes traídos ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños) y proporcionar 25,000 millones de dólares en nuevos fondos para la seguridad fronteriza. Se esperaba que esos fondos incluyeran recursos para el muro propuesto por el presidente.

Desafortunadamente, los partidos no se pusieron de acuerdo y no aprobaron esta medida, culpándose unos a otros de ser los responsables de un fracaso más. Al final, los dreamers todavía siguen con la incertidumbre sobre su futuro, sin la certeza que necesitan para contribuir plenamente a sus comunidades y a la nación. Y las mejoras en la frontera que habrían sido financiadas con los recursos pedidos por la administración no se han realizado.

Mientras escuchamos las noticias sobre la caravana, podemos ver el costo de esta inacción. Los migrantes han arriesgado todo para venir a la frontera de Estados Unidos a solicitar asilo, con la esperanza de construir vidas mejores y más seguras en este país. Con una acumulación de solicitudes de asilo que ya va por los cientos de miles, esperaban vivir y trabajar en Estados Unidos al menos temporalmente, mientras se consideraban sus solicitudes. Para no incrementar ese atraso, el gobierno de Estados Unidos se ha esforzado por encontrar formas de evitar que las personas se inscriban, incluyendo una práctica de " medición", como una forma de impedir a las personas solicitar legalmente el asilo en los puertos de entrada.

Por otro lado, una muchedumbre en la caravana intentó atravesar la frontera de Estados Unidos, ya sea porque violar la ley era siempre su intención, o por frustración ante los cambios en el proceso de asilo que han hecho que los solicitantes de asilo deban esperar días, semanas e incluso meses fuera de los puertos de entrada antes de que se les permita comenzar el proceso de solicitud de asilo. Para prepararse para esta eventualidad, la administración convocó a los militares para fortalecer las barreras y ayudar de ese modo a asegurar la frontera.

Si el Congreso y el presidente hubieran estado dispuestos a llegar a un acuerdo para abordar estos problemas –conocidos desde hace mucho tiempo– la situación en la frontera podría haberse evitado. Ahora las comunidades fronterizas, los militares de Estados Unidos, los migrantes y otros se ven obligados a asumir el costo de esta inacción.

El hecho es que el fracaso en la reforma de nuestro sistema de inmigración ha estado perjudicando a las comunidades, socavando la seguridad fronteriza y limitando las contribuciones de los inmigrantes durante años. El pueblo estadounidense es el más compasivo del mundo. Quiere seguir dando la bienvenida a los refugiados que huyen de los gobiernos autoritarios y la opresión en todo el mundo. Lamentablemente, la inhabilidad para adjudicar las solicitudes de asilo de manera oportuna significa que refugiados con méritos no sean reconocidos como deberían. Y muchos que no califican están siendo llevados a emprender un viaje largo y peligroso que probablemente terminará en decepción.

No actualizar las leyes de inmigración también limita las contribuciones de los inmigrantes legales. ¿Sigue Estados Unidos aceptando a los mejores y más brillantes de todo el mundo? ¿Nos mantenemos abiertos a recibir y beneficiarnos de aquellos que desean venir aquí, los que buscan trabajar arduamente y contribuir a nuestras comunidades? ¿Se están satisfaciendo las necesidades críticas de nuestra economía? ¿Se les está dando a los estudiantes extranjeros que reciben una educación en Estados Unidos la oportunidad de construir vidas y contribuir con nuevas ideas aquí? Estas son preguntas que deben ser abordadas regularmente por el Congreso. En cambio, el sistema funciona esencialmente en piloto automático, como si el sistema que atendía las necesidades de Estados Unidos hace 30 años fuera el mismo que debería satisfacer sus necesidades dentro de 30 años. Sabemos que eso no es cierto.

La buena noticia es que el Congreso y el presidente tienen la oportunidad de iniciar el proceso de actualizar nuestras leyes para así darle la certidumbre que necesitan los dreamers y también financiar la seguridad fronteriza durante la próxima sesión del Congreso. El presidente ha dejado en claro que cree que ha llegado el momento de comenzar a financiar sus prioridades de seguridad fronteriza. También existe un amplio consenso sobre la promulgación de una protección permanente para que los dreamers puedan planear sus vidas y construir su futuro. Ahora es el momento de juntar estas dos propuestas, de modo que ambas pueden convertirse rápidamente en ley.

No esperemos a que la crisis empeore. Actuemos ahora.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad