publicidad
El mundo pide a gritos un internet abierto, accesible en las escuelas, en las casas, en los barrios pobres.
Fernando Nunez-Noda
Opinión

Especialista en tecnologías digitales y cibersociedad

Neutralidad de internet ¿en terapia intensiva o comienzo de una lucha?

Neutralidad de internet ¿en terapia intensiva o comienzo de una lucha?

Los partidarios de acabar con la neutralidad de internet tienen algunos puntos a favor, pero hay uno en contra del tamaño de una utilidad pública.

El mundo pide a gritos un internet abierto, accesible en las escuelas, e...
El mundo pide a gritos un internet abierto, accesible en las escuelas, en las casas, en los barrios pobres.

¿Qué pasó?

El 14 de diciembre de 2017, en votación de 3-2, la Federal Communications Commission (FCC) de EEUU ha decidido revocar la llamada Net Neutrality (NN) o “neutralidad de la red”. Estaba contenida en el Título II de la Ley de Comunicaciones, aprobado en 2015 por la Administración de Obama.

¿Qué significa la Net Neutrality o Neutralidad de la Red?

En esencia, que no importa quién sea el usuario, ni dónde esté, ni cómo se conecte, los proveedores de acceso a internet están obligados a ofrecer el canal en las mismas condiciones para todos. El website de una empresa transnacional corre por el mismo canal que el de una maestra de manualidades en un pueblo de Tennessee. Si uno carga más rápido que el otro es por virtudes del sitio web mismo, no porque en la autopista se le dé a uno trato preferencial sobre el otro.

publicidad

La NN no tiene que ver directamente con contenido, sino con el canal que traslada los bits entre servidores y dispositivos, como el que usa usted para leer esto. La neutralidad ha dado oportunidad, vitalidad y espacio a la creatividad en internet. Los innovadores o emprendedores, como Mark Zuckerberg o Elon Musk; o los activistas defensores del ambiente por mencionar algunos, empezaron sus proyectos desde una computadora en un garaje o un dormitorio universitario y un internet económicamente accesible. Léase “barato”.

Tim Berners-Lee, el creador de la World Wide Web, dijo sobre la NN en 2006: “La neutralidad de la red es muy importante. Permite un mercado justo. Sí, la regulación para mantener Internet abierto es regulación. Y, ciertamente, Internet se nutre de la falta de regulación. Pero algunos valores básicos deben ser preservados. La democracia depende de la libertad de expresión. La libertad de conexión, con cualquier aplicación, a cualquier parte, es la base social fundamental de internet y, ahora también de la sociedad basada en ella.”

Vale decir que la NN es altamente popular. Una encuesta reciente de la Universidad de Maryland revela que 83% de los estadounidenses no aprueba la decisión del FCC. Más interesante es encontrar que 80% de quienes se identificaron como republicanos apoya la NN.

¿Qué cambia el que no haya Neutralidad?

Pues que los proveedores de acceso pueden ralentizar la conexión para algunos y acelerarla para otros, léase, para quienes paguen más. Eso le da un poder enorme a proveedores de acceso como Comcast (el que yo uso) o AT&T, versus empresas de contenido, digamos Netflix o Facebook. Ni qué decir las pequeñas empresas, que verían sus costos aumentar para poder disfrutar de canales más rápidos. Podríamos ver distintos planes que permitan acceso a tales o cuales redes sociales y, por el lado de los proveedores de contenido, tarifas ascendentes de acuerdo a cuánta visibilidad y rapidez le dieran a sus websites.

Es bueno, sin embargo, señalar que una mayoría de estadounidenses (+75%) en varias encuestas, señalan que quisieran tener más información al respecto y que no favorecen que se regule internet como se hace con las utilidades públicas.

¿Qué dicen quienes defienden la no Neutralidad?

Tienen sus razones. Ese acceso cuesta dinero y aunque lo pagan los subscritores de servicios como Xfinity de Comcast o U-verse de AT&T, habían pasado a un estatus de servicio público, de infraestructura. De esa forma las tarifas y formas de servicio estaban regulados por el gobierno.

Porque más allá de los servicios comerciales, internet era visto por la ley como una utilidad pública, como la luz eléctrica o el agua en las tuberías, solo que esencialmente en manos privadas. ¿Es justo que el gobierno restrinja el desarrollo de una empresa privada porque es de utilidad pública? Algo falla allí.

Una utilidad pública no puede iluminar un vecindario que pague mayor tarifa y dejar a oscuras otra que pague la estándar. Tampoco puede empaquetar la luz eléctrica pública con el servicio telefónico privado. En el mundo de los proveedores de acceso (Verizon, AT&T, T-Mobile) esto se hace comúnmente, por práctica comercial, legal, en una integración de servicios que los abarata.

Allí hay una controversia entre el libre mercado y la regulación. ¿Puede el privado tratar un servicio público como un servicio comercial cualquiera? No suena lógico y por eso revocaron esas provisiones del Título II de la Federal Communications Act. Es razonable, pues, que los proveedores reclamen la libertad de fijar los precios (a menos que sea un servicio público).

publicidad

Por otro lado, las empresas que manejan la infraestructura aseguran necesitar al menos $200 mil millones anuales hasta 2020 para poner la red a tono con nuevos protocolos, como el 5G móvil (10 Gbits/seg) en el espacio y el “Súper Wi-Fi” a ras de la tierra, una propuesta que aprovecha las bajas frecuencias no utilizadas de la TV como vehículo y que podría solucionar el problema de acceso a bajo costo en zonas rurales o muy pobres.

Esta cantidad, dicen los proveedores y una mayoría del FCC parece apoyarlos, no podría recogerse o completarse si el gobierno le ata las manos a los proveedores, además de ser una intromisión en la libre empresa. Así lo afirman y algunos observadores le dan la razón.

Ajit Pai, Chairman de la FCC, lo dice así: “¿Qué es responsable del fenomenal desarrollo de Internet? Ciertamente no fue una regulación gubernamental de mano dura. Todo lo contrario: en los albores del internet comercial, el presidente Clinton y un congreso republicano acordaron que la política de Estados Unidos sería ‘preservar el mercado libre, vibrante y competitivo, que existe actualmente para internet... sin restricciones de regulaciones federales o estatales. ’ Esta política bipartidista funcionó.”

Cartel que simula un servicio de acceso selectivo con diversas tarifas p...
Cartel que simula un servicio de acceso selectivo con diversas tarifas por número de redes, si la neutralidad es revocada.


¿Se aplicará de inmediato la NN?

Todavía no. Viene ahora una revisión y reacción en todos los ámbitos: El Fiscal General de Nueva York Eric Schneiderman anunció el mismo día del anuncio del FCC que demandaría la medida. Le siguió Bob Ferguson, Fiscal del estado de Washington, quien también prepara su demanda y se han unido, hasta ahora, una veintena de colegas. La deliberación pasará por el Congreso y el sistema judicial (habrá más demandas). La reacción pública que -por lo que parece será intensa- anuncia boicots, pronunciamientos, manifestaciones, peticiones en línea y días muy ocupados para el lobby de uno y otro lado de la controversia. Pero si eso no prospera, cambiará el internet que hemos conocido hasta ahora.

publicidad

Es posible que haya que pagar más para acceder a ciertos websites y social media por el lado del usuario, o pagar más para que un website esté en la vía rápida por el lado de los generadores de contenido.

Ahora: ¿Libre mercado o utilidad pública?

Les dejo una visión personal: Hay quienes defienden la decisión del FCC alegando que es libre mercado. Pero recordemos que no toda medida en pro del libre mercado beneficia a todos los empresarios y al público. La des-regulación de los bienes raíces en la Administración Bush produjo un derrumbe de todo el mercado y una crisis que tomó millardos de dólares y varios años en revertir.

También es sano recordar que muchas medidas regulatorias han potenciado la libre empresa, el Sherman Act y todas las leyes “antitrust” que dieron autoridad al estado a romper monopolios, produjeron gran diversificación, crecimiento, innovación y riqueza. Las advertencias sobre el fin de la NN no solo vienen por los mayores obstáculos para los innovadores (la fuerza motriz del éxito empresarial) sino por el excesivo poder que tendrían algunos en un lado de la ecuación.

No obstante, para quien escribe, la clave del asunto está en la etiqueta “utilidad pública”. Puede parecer conflictivo que Internet sea un servicio público hoy, como la luz eléctrica, como el agua. Pero a quien no lo vea así solo le pido que adelante el calendario mental diez años ¡o menos! El siglo 21 desde ya reclama una sociedad conectada o, al menos, con la disponibilidad de conectarse en cualquier momento sin restricciones. En otras palabras: internet abierto, gratuito, en el aire. Como el alumbrado público, el servicio de agua, el correo físico.

publicidad

¿Quiere algunas citas citables al respecto? Tomemos por ejemplo no solo los sistemas informáticos, sino la escritura del nuevo lenguaje del mundo: el código computacional. El físico Stephen Hawking afirma que para “seguir una carrera en el siglo 21, la programación básica de computadoras es una habilidad esencial para aprender.” Sherryl Sandberg, COO de Facebook lo dice así: “Nuestra competitividad nacional depende de la capacidad para educar a nuestros niños en este campo crítico de la informática”. El emprendedor Richard Branson recuerda que: “Todo avanza con las computadoras, y no tenemos suficientes personas que puedan codificar.”

Esa necesidad de aprender, ejercitar y escribir código en EE.UU. y el mundo pide a gritos un internet abierto, accesible en las escuelas, en las casas, en los barrios pobres. No hay futuro económico sin eso. De paso, quienes resolverán mañana problemas de robótica, genética, viajes espaciales o lucha contra el cáncer no pueden estar sujetos a un proveedor de internet que bloquea un extraordinario ensayo científico porque no paga más y da prioridad a un episodio de las Kardashian que sí lo hace.

Y es, para este comentarista, un error que no haya una voluntad sólida de “empapelar” EE.UU. de internet libre y abierto o, al menos, un parte de internet que funcione como el alumbrado público. Hay actualmente al menos 83 ciudades en EE.UU. con wifi gratuito en amplias zonas. Los Ángeles planea tener el área más grande de cobertura abierta. ¿Para qué? Para dar vías a la innovación, estimular el turismo y darle a las poblaciones de bajos recursos una herramienta de logística, educación y oportunidades de trabajo.

publicidad

Estos proyectos de “muni-wifi” son financiados por gobiernos locales pero, obviamente, implantados por empresas privadas de telecom. Son preludio de lo que viene: internet abierto en lugares públicos y servicios privados dentro de viviendas, oficinas o establecimientos, como la luz eléctrica o el agua potable. No obstante, la muerte de la NN frenará o postergará estos objetivos.

Recordemos que un proyecto del FCC, en 2013, para desarrollar una red que proporcionara wifi y llamadas telefónicas gratuitas a largas áreas de EE.UU. fue contrarrestado por “lobistas que representan una industria inalámbrica de $178 mil millones. Los principales detractores fueron AT&T, Intel, T-Mobile y Qualcomm.”

En la película “Minority Report” (2002) de Steven Spielberg se anticipa que para el año 2050 ya habría ubicuidad en la conexión abierta a la red. El internet libre debería ser común y extendido incluso antes, pero hay que empezar ya a democratizarlo de verdad, como la luz eléctrica. Hay zonas sin luz, pues igual habrá zonas sin internet pero en cualquier pueblo o resquicio civilizado sabremos que hay una zona con conexión abierta.

La pagan los locales con tarifas y con impuestos. Si uno de estos lugareños va a mi pueblo pues podrá disfrutar perfectamente del internet gratuito y abierto, de la misma forma que nadie le cobra por el alumbrado público o el agua en el bebedero del parque.

publicidad

De modo que a razones como la innovación, la educación y el emprendimiento, agrego ésta de la preparación para el establecimiento pleno de una sociedad de información, que un país desarrollado y líder como EE.UU. debe asumir desde ya. Cómo se haga dependerá de la sinergia gobierno-sector privado, para cuidar los intereses del estado, de las empresas y de los usuarios.

Y la opinión pública y el activismo tienen roles importante en esta lucha. Si está a favor de conservar la NN infórmese de qué movimientos, peticiones o iniciativas se gestan en su ciudad o estado. Escríbales a sus representantes para que actúen en el Congreso.

Éste es un tema que hay que seguir. Vienen muchos acontecimientos que reportaré con gusto y espero que sea a través del internet más abierto y neutral posible.
…………………………
El blog de Fernando Nunez-Noda es Blognalism.net y puede contactarse en nuneznoda@3katslab.com

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad