null: nullpx

Nadie debería estar forzado a escoger entre su salud y su sueldo, ni en pandemia ni en otro momento

"El covid ha demostrado la necesidad por tener licencia pagada, pero esa necesidad no acabará cuando termine la pandemia. Crear un programa permanente y universal de licencias pagadas debe ser parte de nuestros planes a largo plazo para la recuperación económica. Eso es lo que haría la Ley FAMILY. Esta se modela a partir de programas estatales exitosos y asegurará de que se provee licencia pagada durante cada evento y para cada trabajador cada vez que sea necesario".
Opinión
Senadora Kirsten Gillibrand y Representante Rosa DeLauro
Gillibrand es senadora demócrata por Nueva York y DeLauro es representante demócrata por Connecticut.
2021-02-23T11:24:02-05:00
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
"Estados Unidos es la única nación industrializada del mundo que no tiene una política nacional para proveer licencia médica familiar pagada a todos los trabajadores". Crédito: APU GOMES/AFP via Getty Images

Durante el último año la pandemia del covid-19 ha devastado a familias, empresas y a nuestra economía. En el proceso, ha acabado con tres décadas de progreso en la lucha por lograr la equidad de géneros en el lugar de trabajo. Las cifras de empleo en diciembre son un ejemplo de ello. Mientras la economía sufrió una pérdida de 140,000 empleos netos, los hombres ganaron 16,000 empleos. Esto significa que cada empleo neto perdido pertenecía a una mujer. Estas cifras también demuestran que las mujeres de minorías étnicas y raciales cargaron con el mayor peso de estas pérdidas. Más de 154,000 mujeres negras abandonaron la fuerza laboral, lo que representa su descenso más significativo durante la pandemia.

Estas pérdidas pudieron haberse evitado. Obligar a los trabajadores estadounidenses, especialmente a las mujeres, a escoger entre sus familias y un ingreso no es algo nuevo. Estos números ilustran el fracaso de la política pública, algo que va más allá del covid. Sabemos que cuando los niños deben permanecer en casa, ya sea porque están enfermos o realizando aprendizaje a distancia, casi siempre son las mujeres las que se quedan en el hogar para atenderlos. Si esas mujeres no pueden trabajar desde la casa, ni pueden tomarse una licencia pagada, las consecuencias son nefastas. Estamos presenciando en vivo y a todo color esas consecuencias, particularmente para las mujeres de comunidades de color. Proporcionalmente suelen tener empleos esenciales que requieren trabajo de forma presencial, a la vez que tienen menos probabilidad de tener acceso a licencia pagada. Se les obliga a tomar la decisión imposible de cuidar de sus hijos o ganarse la vida.

El covid ha demostrado la necesidad por tener licencia pagada, pero esa necesidad no acabará cuando termine la pandemia. Crear un programa permanente y universal de licencias pagadas debe ser parte de nuestros planes a largo plazo para la recuperación económica. Eso es lo que haría la Ley FAMILY. Esta se modela a partir de programas estatales exitosos y asegurará de que se provee licencia pagada durante cada evento y para cada trabajador cada vez que sea necesario.

Permitiría que los trabajadores en compañías de cualquier tamaño puedan tomar 12 semanas de licencia pagadas para poder recuperarse después de dar a luz, para cuidar de un bebé recién nacido, para manejar una condición de salud seria o para cuidar de un ser querido que esté enfermo. Los trabajadores recibirán hasta un 66% de su sueldo mensual durante este periodo, lo que les daría a ellos, y a nuestra economía, un impulso muy necesario.

Cuando las mujeres se quedan sin empleo, el efecto es inmediato y duradero. No solo son sus familias que deben luchar a corto plazo para llegar a fin de mes, sino que las carreras profesionales y posibles sueldos de esas mujeres sufren traspiés que a menudo no pueden superar. Esto afecta de forma particular a las mujeres de bajos ingresos, ya que usualmente pierden la oportunidad de crecer profesionalmente cuando tienen hijos nuevos, se enferman o tienen que cuidar de sus padres cuando enferman. Nunca salen del primer escalafón para tener oportunidades para ascender en nivel de experiencia ni para devengar más ingresos.

Estados Unidos es la única nación industrializada del mundo que no tiene una política nacional para proveer licencia médica familiar pagada a todos los trabajadores. En la actualidad, más de ocho de cada diez personas trabajadoras no tienen acceso a una licencia pagada integral. Eso debe cambiar. Un informe del Center for American Progress halló que si las madres trabajadoras son obligadas a dejar la fuerza laboral o a trabajar menos horas debido a sus responsabilidades como cuidadoras, esto podría costar hasta $64.5 mil millones en actividad económica e ingresos perdidos. Ese es dinero que pudiéramos estarles poniendo en los bolsillos a las familias trabajadoras y a la economía.

No hay que buscar mucho para ver cómo las licencias pagadas realmente ayudan a las familias. Estados como Nueva York, Connecticut, California, Nueva Jersey, Rhode Island y Massachusetts tienen leyes de licencias pagadas que proveen una red de seguridad económica cuando surgen situaciones médicas o emergencias. Los empleadores y los empleados en esos estados, y otros que han estado usando este modelo, ya han visto los beneficios.

Esta pandemia acabará, y acabará más rápido si la gente puede quedarse en casa o con sus hijos si se enferman, pero siempre existirá la necesidad de que haya licencia pagada por enfermedad o para cuidar a familiares. La única manera en la que podemos verdaderamente reconstruir la economía como es debido es que reconozcamos este hecho tan sencillo y aprobemos la Ley FAMILY. Nadie debería estar forzado a escoger entre su salud y su sueldo. Ni durante una pandemia ni en ningún otro momento.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:OpiniónPolíticaCoronavirusSaludTrabajo

Más contenido de tu interés